Skip to main content

Prueba

Motor

Prueba Citroën e-Jumpy: una furgoneta eléctrica ideal para el trabajo 'corriente'

Galería de la Citroën e-Jumpy eléctrica
Nota

8

Muchos no entienden que a veces la felicidad consiste en las pequeñas-grandes cosas que facilitan la vida en un día cualquiera. Ni que la diversión de conducir en un circuito un coche de 500 CV... puede ser equivalente a recorrerte una ciudad de arriba a abajo, hacer muchas gestiones y ver a quien más quieres con tiempo extra por circular sin restricciones, aparcar gratis en la puerta y no tener que parar en la gasolinera. Pues esto parte de lo que nos ha arrancado más de una sonrisa en nuestra prueba de la Citroën e-Jumpy: una furgoneta eléctrica ideal para el trabajo 'corriente'... aunque este cómodo vehículo no sea precisamente 'del montón'. 

Se trata de la versión 100% enchufable de la Citroën Jumpy que ya conocemos (la tercera generación, que vio la luz en 2016) y que tantos éxitos lleva cosechando desde su lanzamiento. Además, para Citroën, este vehículo comercial tiene mucha importancia, porque pretende ser un hito en esta 'línea' de su negocio para facilitarte las cosas en el tuyo.

VÍDEO: Si eres conductor de furgoneta, esto te interesa

Y de hecho, aunque aquí también hablamos de las versiones de doble cabina, con ventanas, lo cierto es que la nueva Jumpy eléctrica está destinada eminentemente a trabajadores autónomos en todas su variantes (transportistas, repartidores, agentes comerciales...).

Autonomía: dos posibilidades a elegir

Y la clave: que tengan calculados los kilómetros que recorren al día y por dónde, algo que suena muy dramático para algunos particulares que piensan en un eléctrico para todo... pero que aquí es el pan de cada día para que cualquier empresa, grande, mediana o pequeña, sea rentable: planificación de recorrido y máximo ahorro de costes. De hecho, Citroën calcula que el 83% de los clientes tipo para este tipo de vehículos hacen menos de 200 km al día (y un 44% nunca supera los 300 diarios). 

Pues bien, con un motor eléctrico de 100 KW con una potencia equivalente a 136 CV la nueva Jumpy eléctrica se puede pedir con dos tipos de baterías una de 50 kWh (para todas las medidas -XS, de 4,60 m; M, de 4,95 m; y XL, de 5,30 m-, que permite una autonomía estimada de 230 km, u otra de de 75 kWh (sólo disponible como opción en las e-Jumpy de tallas medias y largas), con la que hacer hasta 330 km, en función, como siempre del tipo de conducción que se practique. En ambos casos, la furgoneta trae un cargador monofásico de 7,4 kW y otro trifásico de 11 kW. 

Prueba Citroën e-Jumpy

Para esta primera toma de contacto de la Jumpy eléctrica, quedamos una zona en la que se debería sentir como pez en el agua: una calle estrecha de la capital a la que no puedo acceder ni en mi propia moto por pertenecer al área de circulación restringida 'Madrid Central' (ahora, 'Madrid 360'). Y además, ¡hay que hacer portes reales con un recorrido marcado y una hora de entrega!

Citroën ë-Jumpy

Vaya, a esto le llamo yo "llegar y besar el santo", sobre todo, porque la misión de la que hablamos es llevar una serie de productos no perecederos desde un supermercado hasta la parroquia donde la ONG 'Mensajeros de la Paz', presidida por el Padre Ángel, ha llevado a cabo una campaña solidaria de alimentos apoyada hoy también por Citroën. 

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica
Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

Ademas, mi unidad de pruebas me espera con el warning puesto y las puertas abiertas en una estrecha callecita, así que apenas me puedo parar un minuto a hacer un par de fotos exteriores ni a admirar este gris metalizado en el que las puedes pedir por un sobreprecio de casi 500 euros. A mí me gusta, pero es cierto que la mayoría de los clientes de este tipo de vehículos comerciales se ahorrarán ese dinero, porque el color estrella en el sector suele ser el blanco (porque los rótulos de las empresas lucen más y es más económico de mantener limpio y repintar en caso de necesidad). 

Galería de la Citroën e-Jumpy eléctrica

Me siento a la carrera, coloco el cinturón, me aseguro de la ruta con el navegador en su pantalla central táctil. Y mira tú qué bien, a información se proyecta también en el parabrisas mediante un completo 'head-up display' en el que también aparece la velocidad máxima de la vía, junto a las instrucciones de guiado. 

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

Alguien espera detrás y estaría feo llenar este tranquilo lugar con ruidos de claxon y humos de coches enfadados y al ralentí... cuando yo tengo etiqueta azul de cero emisiones y un vehículo especialmente silencioso incluso a 100 km/h (alcanza de punta los 130 km/h), como comprobaré enseguida. 

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica
Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

Doblo la primera esquina y ya noto su buena manejabilidad. Primer semáforo: vuelvo a regular los retrovisores; segundo semáforo, compruebo que todo está a mano; tercer semáforo, me detengo a ajustar el cuadro para ver el estado de carga de la batería, los kilómetros que me quedan por delante, la hora estimada de llegada...; cuarto semáforo, saludo a la moto en la que he venido, que como es no tiene etiqueta, he tenido que aparcarla en una plaza cercana, pero unas calles más arriba del 'campo base' de esta presentación'...

Ya sobre la marcha -porque tampoco estoy parando tanto- y llevo ya un rato callejeando por la ciudad como si tal cosa, empiezo a notar perfectamente que, a pesar de sus dimensiones (la hay en varias medidas, como ves en el recuadro), es muy manejable y cómoda. Además, la respuesta del acelerador no es nada brusca si uno no quiere.

Galería de la Citroën e-Jumpy eléctrica

Y para optimizar estilo de conducción, tiempos y, sobre todo, autonomía de la batería, empiezo a jugar con el botón que hay junto al selector de cambio y que permite seleccionar los modos Eco (para estirar al máximo el alcance), Normal (para los desplazamientos habituales del día a día, entre el tráfico, a baja velocidad y con incursiones en travesías y carreteras de circunvalación) y Power (para esos momentos en los que necesitas la máxima potencia y la autonomía hasta llegar a tu siguiente punto de repostaje no es un problema). 

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

 Es curioso que no se note una retención mayor en los primeros dos casos (y así lo atestigua la aguja del potenciómetro -equivalente al cuentrarrevoluciones de un motor térmico convencional-) y que sólo puedas regenerar la carga de la batería con frenadas largas o utilizando el freno motor en la B de 'Brake' que hay junto al selector central. De hecho, se echa de menos un botón más grande y diferenciado para esta operación; e incluso unas levas en el volante que permitieran llevar esta operación sin desviar la vista del parabrisas e incluso elegir el nivel de retención y recarga en tiempo real, como tienen otros fabricantes. 

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

La parte positiva es que el compartamiento en cada uno de los tres modos es realmente bueno, con un par motor que ofrece desde abajo 190, 210 y 260 Nm, respectivamente.  

Cargar antes de recargar

Es el momento de entrar en el aparcamiento del supermercado (su altura única máxima de 1,90 m facilitan mucho las cosas, igual que su acceso y arranque por manos libres) y aprovechar bien su capacidad de carga (hasta de 1.000 a 1.275 kg, más un extra bajo demanda y otros 1.000 de remolque), por no hablar de sus 100 litros a bordo de huecos portaobjetos. 

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica
Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

La suspensión del Citroën e-Jumpy dispone de muelles de rigidez variable y Amortiguación Variable Dependiente de la Carga (AMVAC), "un sistema pasivo que permite adaptar la amortiguación en función de la distancia al suelo del vehículo. Esta combinación destaca por ofrecer una buena precisión de conducción, asegurando una amortiguación excelente. Cuenta con un tren delantero reforzado de tipo Pseudo Mc Pherson, con barra estabilizadora, y con un tren trasero de tipo triángulo oblicuo, que permite soportar una carga útil de hasta 1.275 kg", recalca el fabricante.

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

De vuelta, estoy seguro de que si tengo agujetas mañana, será porque tengo que hacer más deporte entre semana, pero no porque no haya contado con un buen compañero de fatigas con ruedas, repleto de asistentes y comodidades (como el mencionado acceso y arranque sin llave, la frenada automática de emergencia -Active Safety Brake-, el asistente para iniciar la marcha en pendiente -hill assist-, la alerta de atención del conductor, la de cambio involuntario de carril, la alerta anticolisión, el encendido automático de las luces de carretera, el reconocimiento de señales de tráfico o el sistema activo de vigilancia de ángulo muerto). 

¡Y listo! Se ha pasado la mañana volando y una vez entregada la mercancía por una buena causa, lo cierto es que trabajar así por una ciudad concurrida no tiene nada que ver con hacer lo mismo en una furgoneta lenta, ruidosa, manual y poco ergonómica como las de antes. 

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

Ahora toca que el personal de Citroën enchufarla otra vez. Esta operación no es su punto fuerte si lo haces en un enchufe doméstico, porque puede tardar de 30 a 47 horas, por lo que es recomendable hacerlo en un punto de recarga Monofásico (con 7,4 kW la batería de 50 kWh tardaría 7 horas y 30 min y la de 75 kWh, 11 h y 20 min) o Trifásico (con 11 kW, 5 horas o 7 h y 30 min, respectivamente). Aunque lo que recomienda el fabricante para un uso profesional es contar con un punto de recarga rápida de 100 kW, para poder tener la Citroën e-Jumpy al 80% en sólo 30 o 45 minutos). 

Precios de la Jumpy eléctrica

Dado al público 'pro' al que se dirije, también nos han contado en esta prueba de la Citroën e-Jumpy que esta furgoneta eléctrica para el trabajo parte de los 33.792 euros (con IVA y descuentos incluidos).

Prueba de la Citroën e-Jumpy eléctrica

No obstante, si te acoges con ellos a su sistema de leasing a 60 meses, puede salirte por 189 euros mensuales + IVA, con una primera cuota de 8.285 euros + una última cuota de 8.325 (ambos valores, sin impuestos), con el Plan Moves II incluido. 

Conclusión

Lo mejor

Comodidad, manejabilidad, prestaciones, capacidad de carga, ruido, modos de conducción, seguridad y conectividad.

Lo peor

Tiempos de carga prolongados para según qué instalación, ausencia de levas en el volante para cambiar más rápido el tipo de retención. 

  • Tipo de Motor

    Eléctrico

  • Cilindrada

    - cc

  • Par motor

    - / -

  • Potencia

    - / -

  • Cambio

    Automático

  • Tracción

    -

  • Capacidad maletero

    0 L

  • Aceleración 0-100

    -

  • Velocidad máxima

    130 km/h

  • Consumo oficial

    0 l/100km

  • Precio

    50.534

  • Garantía

    -

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Citroën Ë-Jumpy Todo sobre Citroën Ë-Jumpy

Y además