Skip to main content

Práctico

Tecnología

Cómo hackear Google Maps

Cómo hackear Google Maps
Hasta un niño podría hacerlo.

Dejando a un lado las que son de redes sociales, es posible que Google Maps sea una de las aplicaciones que más se usen en el mundo: en una era de tecnología accesible para todos, confiamos más que nunca en este GPS que, además, conectado de manera permanente a internet, puede modificar rutas sobre la marcha para evitar accidentes, retenciones, etc. Sin embargo, en estas últimas semanas se ha demostrado que no es precisamente infalible y es que, aquellos que alguna vez se hayan preguntado cómo hackear Google Maps, ya tiene la respuesta.

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Y es mucho más sencilla de lo que cabría esperar, no hace falta ser un avezado pirata informático, ni siquiera tener avanzados conocimientos sobre electrónica, simplemente hay que usar la lógica y pensar en la manera que tiene de funcionar el sistema.

Ahora bien, hay que reconocerle el mérito al artista Simon Weckert, que ha sido el primero en pararse a pensar en ello y en ponerlo en práctica, con uno resultados que dejan más que claro que es realmente fácil engañar al sistema:

Y es que, a toro pasado, la premisa parece muy sencilla: Google Maps obtiene su información en tiempo real recibiendo datos de los smartphones que utilizan la aplicación y la precisión de sus satélites le permite distinguir si estos van por la acera (en cuyo caso los identifica como peatones) o por la carretera (poniéndoles el cartel de vehículo).

Cómo evitar multas con Google Maps

En función de la concentración de señales que encuentre, marca una vía como congestionada o como libre, pero, claro está, como el único parámetro que utiliza para distinguir las señales es, además de que estén moviéndose, que se sitúen en la carretera o no… lo cierto es que llama la atención que hasta ahora a nadie se le hubiera ocurrido echar a andar por el asfalto cargado de móviles para ver que ocurría.

Es precisamente lo que probó Weckert, cargado con un carrito en el que transportaba 99 smartphones, todos con Google Maps activo, y poniéndose a deambular por las calles de su ciudad. El sistema detecta una concentración enorme de “vehículos” en el mismo punto, así que marca como congestionada la carretera, por lo que deja de desviar tráfico por ésta, cuando en realidad solo hay un hombre que tira de su carrito alegremente por una carretera que en la mayoría de las ocasiones está vacía.

Cómo añadir un velocímetro a Google Maps en cuatro pasos

Habrá quien diga que no es un hackeo propiamente dicho, pero lo cierto es que una sola persona ha conseguido cambiar la manera en la que funciona un sistema informático, aunque para ello haya utilizado un método bastante analógico.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Más:

Google

Y además