Skip to main content

Práctico

Motor

Cómo colocar cadenas en el coche de forma fácil y segura

carretera cadenas nieve

La pregunta del millón todos los inviernos -y este, más-, tengas el vehículo que tengas: ¿cómo colocar cadenas en el coche de forma fácil y segura? No es tan difícil, pero tampoco es algo imposible... ni que se deba improvisar.

Prácticos: toda la información útil de tu coche

Para empezar, nunca viene bien, porque la necesidad se da cuando las condiciones meteorológicas son de lo más adversas. Y entonces, todo son prisas. Y si no has tenido la previsión de montar neumáticos de invierno (más efectivos que los 'normales' o 'de verano' cuando la temperatura desciende de los 7ºC y que sustituyen a las cadenas -y el coche mantiene mejores prestaciones- a efectos prácticos y legales) ni de comprar cadenas de algún tipo, pues llegará un momento en que no podrás circular: el coche patinará y, lo haga o no, habrá un punto en el que las autoridades prohibirán pasar de allí sin cadenas o neumáticos de invierno. 

Vídeo: así se colocan las cadenas metálicas

Por ello, antes de que todo el mundo se lance a comprar y las cadenas se agoten en tiendas de recambios, grandes almacenes y gasolineras, lo suyo es que te hagas con ellas y las lleves encima, por una cuestión de practicidad y, sobre todo, de seguridad vial. Y ojo: deben ser compatibles con las medidas de tus ruedas

Sí, no es extraño que la Guardia Civil de Tráfico, la Ertzaintza o los Mossos de d'Esquadra te ayuden a ponerlas. ¿Pero y si no tienes esa posibilidad? Pues es como cambiar una rueda: a la hora de la verdad, mejor saber hacerlo tú mismo

Cómo colocar cadenas en el coche de forma fácil y segura

Tengas metálicas, de tela o mixtas, lo mejor para aprender cómo colocar las cadenas en el coche de forma fácil y segura es practicar. Y en casa, a cubierto, sin prisas, para que tengas todo listo antes de que llegue la necesidad, con frío, mala luz...

Cómo poner las cadenas en tu coche de forma fácil y segura
Cómo poner las cadenas en tu coche de forma fácil y segura

Además, será una buena manera de que tengas los precintos quitados (una simple cincha de plástico sin unas tijeras a mano podrían arruinarte la operación), tengas las instrucciones a mano y revises si están en buen estado o, en caso de que estén usadas o hayas cambiado de coche, debas comprar otras.

Cómo poner las cadenas en tu coche de forma fácil y segura

Las de tela, por ejemplo, pueden estar tan deterioradas (se deshacen en cuanto pisan unos metros de asfalto sin nieve) que ya no sirvan; las de metal, pueden tener desperfectos por oxidación. Y en todas, hay riesgo de que las partes de goma y de plástico (cierres, enganches) también hayan acusado el paso del tiempo y estén agrietadas.

Vídeo: así se colocan las cadenas textiles

Unas y otras deben estar en un lugar accesible (no en el hueco de la rueda de repuesto, por ejemplo, ni en otro lugar que te obligue a vaciar el maletero o perder demasiado tiempo en localizarlas). Si la caja es rígida o las cadenas metálicas, evita el interior del habitáculo salvo que puedas asegurarlas, o en caso de accidente podrían salir proyectadas de forma muy peligrosa contra ti o contra el resto de los viajeros.  

Si te ves obligado a poner las cadenas en el coche, hazlo siempre de forma fácil y segura con estos consejos que te hemos dado y los siguientes: 

  • Detente en un lugar adecuado y en cuanto empieces a ver síntomas de que la cosa se pone fea o justo antes del punto kilométrico en el que se te indique que es obligatorio circular con cadenas o neumáticos de invierno (mediante un cartel luminoso, un control de las autoridades, etc.). No apures mucho, porque podrías quedarte empanzado o patinando en cuestión de metros. 
  • Enciende el warning y deja las luces de posición -en vías insuficientemente iluminadas, según lo establecido en el reglamento de circulación-. 
  • Ponte el chaleco reflectante (esto sí que debes llevarlo a mano en el interior del habitáculo y no en el maletero, para no tener que transitar por la calzada sin este elemento). 
  • Coloca el/los triángulos de emergencia según lo establecido, como si fuera cualquier otro tipo de detención involuntaria (como las provocadas por averías, pinchazos, etc.): en vías de un sólo sentido, uno detrás a unos 50 metros del coche y siempre visible a los 100 m de distancia; en vías de doble sentido, otro delante, con esas mismas distancias de referencia. 
  • Procede a poner las cadenas en las ruedas motrices de tu coche

Por último, vuelve a recoger el/los triángulos.  

  • Guárdalos en el maletero sin perder el tiempo en desmontarlos (ahí estarán seguros, sus aristas, picos y patas no dañarán a nadie y ya tendrás tiempo para colocarlos en su sitio en tu lugar de destino).
  • No te quites el chaleco (para cuando haya que bajar que bajar otra vez a retirar las cadenas). 
  • Circula con precaución y suavidad
  • Usa marchas largas para no perder tracción. 
  • Reduce mejor con el freno motor (bajando marchas) si el coche se embala, antes que pisar el freno de servicio salvo que no quede más remedio. 
  • No te confíes, porque el grip de las cadenas es limitado y el comportamiento del coche no es el mismo que sin ellas. 
  • Modera mucho la velocidad
  • Quita las cadenas en cuanto dejen de ser imprescindibles (especialmente, las de tela y las mixtas): además de romperse, podrían deteriorar los propios neumáticos, elementos de la suspensión y de los frenos... 

Y sobre todo, anticípate a estas situaciones y en los días de condiciones meteorológicas tan adversas, evita los desplazamientos innecesarios

Y además