Aquaplanning

Aquaplanning: cómo evitarlo y cómo actuar si se produce

25/09/2017 - 10:47

Toda prevención es poca a la hora de garantizar tu seguridad ahí fuera. Tener nociones básicas de conducción para este tipo de casos y unos neumáticos en buen estado es fundamental para tu seguridad.

¿Está tu coche preparado para el otoño?. Su llegada es inminente y con él harán acto de presencia las primeras lluvias de la temporada. ¿Sabes cómo puedes evitar el aquaplanning? ¿Y cómo actuar si se llega a producir? Toma buena nota de nuestros consejos para ahorrarte un buen susto mientras disfrutas de tu vehículo en la estación más interesante del año si te gusta la explosión de colores ocre que lleva aparejada. 

Aquaplanning: ¿cómo evitarlo? 

Así afectan los distintos tamaños de neumático a la conducción

Sin duda alguna, lo mejor que puedes hacer contra el aquaplanning es tratar de evitar enfrentarte a él por todos los medios posibles. Si quieres llevar a cabo una conducción tranquila y sin sobresaltos debes prestar atención al estado de tus neumáticos -aquí tienes su importancia en los días de lluvia-, pues su nivel de desgaste resulta crítico a la hora de afrontar una situación adversa con agua de por medio. 

Como ya sabrás, el aquaplanning es un efecto producido por la incapacidad del neumático de evacuar agua a un ritmo suficiente como para garantizar el máximo contacto posible de su banda de rodadura con la calzada. Para evitarlo todas las gomas llevan una serie de surcos que se conocen comúnmente como ‘dibujo’ y que sirven para determinar el uso más adecuado de los mismos. A pesar de que la legislación establece que el límite para tener que cambiar los zapatos a tu coche es de 1,6 milímetros de profundidad en dichos trazos, lo mejor es que nunca dejes que lleguen a estar por debajo de los tres milímetros: un estudio llevado a cabo por Continental han demostrado que la capacidad desalojar el líquido elemento cuando se sobrepasa ese límite se reduce al 50%... lo cual es muy peligroso. 

Aquaplanning

No olvides revisar periódicamente el estado de tus neumáticos y comprobar los testigos que advierten sobre su desgaste: para saber si es el momento de cambiarlos de cara a la húmeda estación que está a punto de comenzar, debes fijarte en los indicados específicamente para el agua, marcados por una gota de lluvia en el perfil de la goma. 

Aquaplanning: ¿cómo actuar si se produce? 

Como siempre sucede cuando es preciso hacer frente a una situación de peligro al volante, lo mejor que puedes hacer si aparece el aquaplanning es mantener la calma. Mientras estés encima de la superficie anegada, procura dejar de acelerar y no tocar el pedal de freno, dejando a su vez el volante quieto para no provocar una pérdida de la trayectoria marcada antes de perder el contacto con el asfalto. Si fuera preciso para evitar un accidente puedes aplicar algo de fuerza sobre los frenos, puesto que lo normal es que tus neumáticos traseros tengan algo más de profundidad y te permitan tener algo de maniobrabilidad en estas circunstancias. 

Ahora que sabes cómo evitarlo y actuar, es hora de recordarlo: para no tener que contar ninguna anécdota relacionada con el aquaplanning lo que debes hacer es mantener siempre tus neumáticos en un estado perfecto y al día. Son tu único punto de contacto con la carretera... y por eso resultan esenciales para la seguridad vial. ¡No te la juegues!

Más de VisionZero by Continental