Skip to main content

Noticia

VÍDEO: ¡Wow! Si conduce así en un simulador, imaginad en un coche de verdad...

Este chico tiene mucha mano...

Hay simuladores virtuales realmente espectaculares. El de este vídeo es uno de ellos y si conduce así en una pantalla… imaginad como se comportaría en un coche de verdad. ¡Para flipar!

No te pierdas: VÍDEO: Ojo a este invento, que es mejor que tocar el claxon

Los simuladores de conducción no son sólo un mero juego para entretenerse (no hay nada de malo en ello). Sirven a muchos jóvenes pilotos a ensayar lo que más adelante tendrán que hacer en un circuito. Cuentan con un volante deportivo, pedales de competición y su caja de cambios. Puedes controlar absolutamente todo y demostrar tus habilidades de conducción. Y este joven, sin duda, las tiene…

VÍDEO: ¿Hacer una mala salida y ganar una Drag Race? Se puede hacer

Simulador de coches muy real 

Conducir un coche deportivo al límite no es algo que todos los conductores puedan hacer sin experiencia y práctica. Se necesita mucha habilidad en las manos, mucha rapidez de pies y un gran control del vehículo. Por eso, este tipo de simuladores de coches tienen tantos fans. Es la forma más segura de montarte en un automóvil deportivo y darle caña en un circuito. 

Te interesa: VÍDEO: Se acabó dar vueltas buscando sitio… en Japón van años por delante

Este chico sabe lo que se hace. Lleva muchas horas de prácticas ahí sentado, porque la velocidad y la confianza con la que hace las maniobras es brutal. No para de cambiar de marcha y se nota que tiene mano al volante. Y si hace esto en un simulador (por realista que sea), imaginad en un coche de verdad. 

Simulador WRC

Quizás el único problema de este tipo de simuladores es que son demasiados caros para que todo el mundo los tenga en casa. Al final y al cabo sigue siendo un videojuego, por muy divertido y espectacular que parezca. 

Pero bueno, si tu sueño es coger un deportivo y salir al asfalto a exprimir al máximo su potencia, un simulador es la mejor forma de empezar. Así puedes cogerle el tacto a los pedales, ver cómo reacciona el coche a movimientos bruscos del volante y sobre todo, con la opción de tener vidas infinitas. Salir a un circuito no es ningún juego. 

Y además