Logo Autobild.es

El secreto del Škoda Octavia para perder peso

El secreto del Škoda Octavia para perder peso

Cuando un conductor decide comprar un coche, son muchos los aspectos que tiene en cuenta y evalúa. Al modelo que le gustaría conducir le pide que tenga un precio justo y que al mismo tiempo su consumo sea reducido, cuente con sistemas que garanticen su seguridad y ofrezca una conducción cómoda para todos, entre otros. Aunque no lo parezca, en estas características influye la arquitectura del modelo y la ligereza de la misma tiene mucho que decir. Teniendo en cuenta su importancia, Škoda se ha puesto manos a la obra y así ha logrado que el Škoda Octavia pierda peso.

No te pierdas: Škoda Hajaja, el olvidado ‘abuelo’ del Octavia Combi

En este proceso de ‘adelgazamiento’ han colaborado varios departamentos de desarrollo procedentes de áreas como Estilo, Prototipo, Simulaciones Numéricas, Diseño y Seguro de Calidad. El fruto de este trabajo conjunto ha dado lugar al uso de aceros de alta resistencia en la nueva evolución de la plataforma MQB, que le ha permitido perder unos 50 kilos y aunar todo eso que un conductor busca en un vehículo: ahorro, eficiencia, confort y protección.

El secreto del Škoda Octavia para perder peso

La carrocería del Škoda Octavia

Para lograrlo han trabajado en dos puntos. El primero de ellos es la carrocería del Octavia: han reducido el uso de acero embutido hasta emplear un 26,3% del mismo y han apostado por usar hasta un 20,6% de acero de ultra alta resistencia formado en caliente.

Este material es siete veces más resistente que el anterior, una característica procedente de su proceso de elaboración: se calienta a una temperatura de 950 grados antes del prensado y después se enfría a 180º. El resultado es un material que permite usar componentes más finos y, por lo tanto, más ligeros en zonas diseñadas para resistir impactos frontales y laterales en caso de colisión.

El secreto del Škoda Octavia para perder peso

Su estructura

La segunda área de trabajo ha sido la estructura: el 14% del esqueleto del Octavia está hecho de ese acero de ultra alta resistencia y de acero multifásico, es decir, de doble fase. Škoda se ha decantado por aplicar este último en áreas que están sujetas a un alto nivel de estrés por su resistencia y flexibilidad. Por ejemplo, gracias al acero multifásico, la rigidez torsional dinámica del nuevo Octavia es superior y esto repercute directamente en el confort durante la conducción.

Por otro lado, la estructura de esta berlina cuenta con hojas de metal laminadas que permiten producir componentes con un espesor de láminas variable: de esta forma las más espesas sólo se usan donde es necesaria una resistencia más alta como ocurre con los pilares A y B, por ejemplo.

Etiquetas: Berlinas

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.