Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

El Nissan Sakura EV nos hace desear que hubiera kei-cars en Europa

Nissan Sakura EV

Los kei-cars son una de esas cosas que envidiamos de la industria automovilística japonesa, los pequeños cochecitos, creados así porque en la isla van ligeramente escasos de espacio, son modelos prácticos y con un concepto muy interesante para las grandes ciudades. 

Es por eso que parece el formato más lógico en el que implementar mecánicas eléctricas, y el Nissan Sakura EV es un claro ejemplo de ello.

Como es habitual en el segmento, las dimensiones del Nissan son realmente contenidas: 3.395 milímetros de largo, 1.475 mm de ancho, 1.655 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.495 mm.

A pesar de ello es bastante espacioso para sus cuatro ocupantes (dentro de lo que cabe, e entiende) y además tiene un radio de giro muy reducido: 4,8 metros. Entre sus contras está el hecho de tener solo 107 litros de maletero y que, dado que es eléctrico, su peso es más elevado de lo habitual en el segmento: 1.070 o 1.080 kilos, según versión.

Monta un pequeño motor de 64 CV y 195 Nm de par máximo, que puede funcionar en tres modos distintos, que regulan rendimiento y varían la autonomía de la batería, que es de 20 kWh y homologa un alcance de 180 kilómetros. Su velocidad máxima es de 130 km/h.

Puede cargarse en un enchufe doméstico, en el que tarda 8 horas, o en uno rápido, en el que pasa al 80% de carga en 40 minutos. Además, puede hacer las funciones de batería portátil, ya que es capaz de suministrar energía a electrodomésticos y demás.

El Nissan Sakura EV empezará a comercializarse en Japón a partir de verano con una horquilla de precios que va de los 2.333.100 a los 2.940.300 yenes, es decir, entre 17.250 y 21.740 euros. Además, el país nipón ofrece un subsidio a la compra de eléctricos que puede rebajar todavía más el montante final.

Y además