Skip to main content

Noticia

Motor

Lavado de coche sin contacto: así funciona

Lavado de coche sin contacto

A la hora de lavar nuestro vehículo, normalmente, tenemos dos opciones: hacerlo en un túnel de lavado o a mano (ayudados o no por una pistola de presión). Cada fórmula tiene sus ventajas y sus desventajas y en eso está basado el lavado de coche sin contacto: une lo mejor de ambas opciones. Así es su funcionamiento.

No te pierdas: Túnel de lavado o pistola, ¿qué es mejor para tu coche?

La mejor manera para mantener el coche en el mejor estado posible es decantarse por una limpieza manual con la pistola a presión. Es un método que lleva más tiempo, pero nos ayuda a eliminar cualquier resto de suciedad con bastante precisión. Hacerlo en un túnel de lavado es más rápido, pero puede que la pintura del coche sufra los efectos de los cepillos. Combinar las ventajas de los dos sería la solución y eso, precisamente, es lo que hacen los lavados sin contacto.

Una lectura virtual

Este método elimina cualquier contacto con los rodillos de las máquinas tradicionales y suministra el agua bajo una gran presión para conseguir el efecto de las pistolas. Su funcionamiento se basa en el autoservicio y por ellos pueden pasar unos veinte coches cada hora.

¿Cómo ponen a punto el coche? Su estructura (fabricada con acero inoxidable y aluminio anodizado) está formada por sistema de lavado que está suspendido del techo y se mueve a través de unos raíles ubicados en la parte superior. Tanto el diseño como el sistema de posicionamiento mantienen la pista de lavado abierta y sin obstáculos. Además, cuentan con una señalización combinada con mensajes de audio para proporcionar las instrucciones al conductor.

Lavado de coche sin contacto

Antes de ponerse en marcha llevan a cabo una lectura virtual del coche para conocer sus dimensiones y crear una forma en 3D. Cumplido con este paso, un brazo articulado va girando alrededor del coche para llevar a cabo las diferentes fases de la limpieza: prelavado, lavado, aclarado, encerado y secado, entre otros. En este proceso hace una distribución de todos los productos detergentes, se usan chorros oscilantes de largo alcance, un barrido de doble paso e, incluso, agua desmineralizada.

Antes y después del lavado

Sea como sea, recuerda que antes de meter tu vehículo en cualquier túnel (con contacto y sin él) debes prepararlo debidamente: sube las ventanillas, asegúrate de que todas las puertas están bien cerradas incluyendo el maletero, desactiva los limpiaparabrisas automáticos… Y cuando salga, además de eliminar los restos de agua con una bayeta de microfibra sin olvidar las zonas de difícil acceso, repasa que no haya ningún daño que no estuviera previamente. Si se da el caso, tendrán que facilitarte un documento escrito en el que quede constancia de ello. 

Y además