Skip to main content

Noticia

Motor

Hydrofoiler XE-1: la bicicleta que puede caminar sobre el agua

Hemos visto bicicletas rodando por la carretera y no nos hemos extrañado cuando por otros escenarios off-road como senderos, nieve o arena ha aparecido las mountain bikes o las fatbikes. Sin embargo, la startup neozelandesa Manta5 ha ido un poco más allá ampliando este espectro de paisajes con la Hydrofoiler XE-1: una bicicleta eléctrica para caminar sobre el agua.

 

“Los neozelandeses son los primeros del mundo en ver el amanecer y en celebrar el año nuevo. Ahora, lo serán también para montar en bici sobre el agua”. La empresa pudo lanzar este órdago gracias a la unión de Howard Willis, aficionado al ciclismo, con Roland Alonzo, diseñador de bicicletas.

El primero de ellos acumulaba tantos kilómetros en sus piernas después de recorrer Nueva Zelanda de un lado a otro y disfrutaba tanto de la experiencia, que quiso trasladar esto al agua. El segundo es un amante del ciclismo al que le conquistó la idea de crear una bicicleta eléctrica concebida para que su usuario pueda moverse en el medio acuático.

Hydrofoiler XE-1

Fibra de carbono

Así fue como, en 2011, la Hydrofoiler XE-1 se convirtió en un sueño hecho realidad. Su diseño es parecido al de una bicicleta eléctrica con su motor, sus pedales y su batería, pero aplicando la ingeniería aeronáutica. Las ruedas han sido sustituidas por un sistema de hidrodeslizadores que son lo suficientemente fuertes para izar la bici y reducir el arrastre. A este componente se una hélice capacitada para hacer frente al arrastre a altas velocidades y ayudar en el empuje cuando se va más despacio.

Con un peso total de 19,9 kilos y un diseño modular que permite transportarla de una manera compacta, el material elegido para el cuerpo de la Hydrofoiler XE-1 es aluminio 6061-T6. Eso sí, el elemento reinante es la fibra de carbono ya que juega un papel clave cuando el peso supone una peor flotabilidad. Y si alguien se está preguntando por el tema de la impermeabilización, en efecto, cuenta con ella.

Hydrofoiler XE-1

Igual que una bici normal

¿Y cómo funciona la Hydrofoiler XE-1? Como una bicicleta convencional: sus tres hidrodeslizadores están sumergidos y con el manillar dirigimos el timón. La propulsión, como decíamos, corre a cargo de la hélice (hecha de nylon y fibra de carbono) que se mueve con nuestro pedaleo. Su motor eléctrico de 460 vatios puede proporcionar asistencia eléctrica variable, que podemos controlar desde el manillar.

Esta bicicleta puede llegar a caminar sobre el agua a 20 km/h y se puede utilizar en superficies acuáticas como lagos, ríos y océanos. Su motor está alimentado por un paquete de baterías que genera una autonomía aproximada de una hora para una persona de 85 kilos y que se puede desmontar fácilmente para recargarlo en cualquier toma eléctrica.

Hydrofoiler XE-1

Según Manta5, la Hydrofoiler XE-1 requiere cierto proceso de aprendizaje y lo normal es que las primeras veces, la gente pase más tiempo en el agua que en la bici. Eso sí, cuando se acostumbran, aseguran que la conducción es muy divertida. Y es que esta startup neozelandesa confía tanto en el éxito de esta bicicleta eléctrica que cree que puede llegar a suponer el nacimiento de una nueva disciplina olímpica. De momento, para el común de los mortales es accesible a cambio de 6.590 euros.

Más:

Bicicletas

Y además