Noticia

¿Cómo funciona?

¿Cómo funcionan los frenos de disco?

Mónica Redondo

02/11/2015 - 11:33

Los frenos son un el sistema de seguridad activa más importante del coche. Por este motivo debemos vigilar el estado de nuestro sistema de frenado. En la actualidad, los frenos de disco son los más comunes en nuestros vehículos. ¿Quieres saber cómo funcionan los frenos de disco?

No te pierdas: Cómo cambiar las pastillas de freno

Los frenos son el sistema de seguridad activa más importante de un automóvil y una de sus piezas clave. Es conveniente recordar que el sistema de frenos es el mejor salvavidas de tu coche. Por esta razón debes mantenerlo en perfecto estado de funcionamiento, ya que es el máximo responsable de detener el vehículo en el menor tiempo posible. Cada vez es más frecuente que los coches lleven incorporados frenos de disco y no de tambor, aunque algunos modelos aún los incoporen. Que los vehículos que circulan a nuestro alrededor no vigilen en estado de sus frenos es un riesgo para todos los usuarios, no sólo para el vehículo en cuestión. Para aclarar algunas dudas que existen sobre el sistema de frenado te vamos a explicar cómo funcionan los frenos de disco.

Los frenos de disco se componen de un disco rotor metálico sobre el que se ejerce presión a través de las pinzas de freno. Éstas tienen que llevar montadas unas pastillas de material de fricción. La presión que realizan las pinzas de freno, normalmente, se realiza mediante un sistema hidráulico. Las pastillas son las que ejercen presión contra la superficie del disco y generan la fuerza de frenado. Es tan importante que el material de fricción esté en correcto estado y sea de calidad como que la pinza se deslice correcta y suavemente en sus guías.

¿De qué se componen los frenos de disco?

Actualmente, los frenos de disco son los más comunes en el eje delantero del vehículo. Por lo general, el freno de tambor ha quedado relegado al eje trasero y a los vehículos más antiguos por su menor eficacia. Son la superficie contra la que actúan las pastillas para frenar el vehículo. Giran a la vez que la rueda mientras nuestro vehículo circula y soportan temperaturas de hasta 500ºC.

¿Cómo funcionan los frenos de disco?

Cuando pisamos el pedal de freno se activa una bomba hidráulica que conduce el líquido de frenos hacia las pinzas de freno. La presión del líquido de frenos hace que los pistones empujen las pastillas. Las pastillas hacen fricción contra el disco de freno, donde la energía cinética se convierte en calor disipado, y así el conjunto del vehículo decelera progresivamente. Con el paso del tiempo, según el tipo de coche y la forma de conducir, los frenos se irán desgastando. 

No te pierdas: ¿Cómo funciona el GPS de tu coche?

Cuando se cambian los discos de freno se deben sustituir también las pastillas, ya que tendrán el mismo nivel de desgaste. Los componentes del sistema de frenos se deben reemplazar por ejes, solo así se asegura una frenada equilibrada a las dos ruedas del mismo eje y se garantiza la estabilidad del vehículo. Los elementos del sistema de frenado están interrelacionados entre sí. Recuerda que los discos no solo se pueden desgastar por el efecto de las pastillas, sino que también se pueden deteriorar al curvarse por un excesivo calentamiento, entre otras causas.

Si notas una fuerte vibración en la dirección al frenar, es posible que sea el momento de cambiar los discos de freno. Las pastillas de freno deben estar marcadas con el número de homologación ECE R-90, tanto en la caja como en la superficie de la propia pastilla. No existe una cifra exacta en kilómetros para hacer el cambio de pastillas ni de discos de freno, ya que dependerá en gran medida del vehículo y de la utilización que hagamos de ellos como conductores. Se recomienda controlar el desgaste de discos y pastillas cada 20.000 km. Como norma general, se puede afirmar que en ciudad las pastillas se desgastan antes que si viajamos por carretera. Los vehículos actuales suelen incorporar un testigo de desgaste en el panel de instrumentos que se activa, con cierto margen de tiempo, cuando las pastillas van llegando a su fin. En el siguiente vídeo podrás ver cómo funcionan los frenos de disco: 

El líquido de frenos: un buen aliado

El líquido de frenos en buen estado evita la corrosión, aumentando la vida útil de los componentes. Cuando el líquido de frenos hierve, el pedal de freno se vuelve esponjoso, efecto llamado Vapour Lock. Como norma cambia el líquido de frenos como máximo a los dos años y, cuando el vehículo

disponga de sistema de control de estabilidad, utiliza líquido de frenos especial para ESP.

Si notas que tu vehículo frena poco puede deberse a:

- Que le quede poco líquido de frenos.

- Que las pastillas estén desgastadas (oirás chirridos).

- Que los discos estén desgastados.

- Si notas el freno más duro puede que haya un problema con el servofreno.

- Si el coche frena mal y pierde líquido es posible que la bomba de freno esté en mal estado.

- Si en el frenado el coche tiende a ladearse comprueba la presión, el desgaste y la alineación de los neumáticos. Si estos se mantienen en correcto estado, puede que las pastillas de freno estén mal asentadas o que el ajuste de los frenos sea desigual. 

- Si notas el pedal de freno blando es posible que se haya introducido aire en el circuito o que el líquido de freno sea escaso.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de monica.rd

Mónica Redondo

Colaboradora

Periodista por vocación. Mis pasiones: la automoción y la información.

Buscador de coches