Noticia

Las carreteras en mal estado le hacen todo esto a tu coche

Carreteras en mal estado
Alex Morán

¿Y quién paga los daños?

Es fundamental llevar a cabo una buena labor de mantenimiento para que no aparezcan averías en nuestro vehículo, pero en muchas ocasiones son elementos externos lo que provocan que este sufra. Uno de los más comunes son las carreteras en mal estado, que afectan a una gran cantidad de componentes del coche de maneras de lo más negativas.

VÍDEO: El mal estado de las carreteras

Desconchados en el asfalto, rajas que cruzan el pavimento, parches que solo arreglan a medias un desaguisado, resaltos, baldenes… las vías están llenas de elementos que agreden a los vehículos de manera continua y que si ya afectan a los vehículos de cuatro ruedas, adquieren un plus de peligrosidad para aquellos que montan en moto.

Pero ciñéndonos únicamente a la cuestión mecánica, como apuntan desde Tallerator, estos son los componentes del coche que peor lo pasan por culpa de las carreteras en malas condiciones.

Suspensión

Lo primero que viene a la cabeza. Es la encargada de absorber las irregularidades del terreno, por lo que cuantas más y más fuertes sean, más trabajo tiene que realizar y mayor desgaste se produce. Amortiguadores y silemblocks son los más afectados.

Neumáticos

Las cubiertas tienen un desgaste natural que se potencia si tienen que lidiar con firme suelto agujeros que la agredan de manera asidua. Esto va a producir que el neumático pierda efectividad y no hay que descartar la posibilidad de un reventón si el agujero por el que pasamos es demasiado hondo o la velocidad excesiva.

¿Y si la culpa del accidente fuese del mal estado de la carretera?

Dirección

Golpes y vibraciones excesivas puede provocar que el paralelismo entre las ruedas se vea modificado, afectando al control de coche. También se pueden producir holguras en la rótula de dirección.

Transmisión

Las mismas causas también afectan a la transmisión, concretamente en dos elementos: los rodamientos de la rueda, que pueden deformarse, y las junta homocinéticas, que se deterioran.

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Lecturas recomendadas