Skip to main content

Noticia

El cargador de coches eléctricos más pequeño del mundo

El cargador de coches eléctricos más pequeño del mundo

Se llama Wallbox Pulsar y es el cargador más pequeño del mundo, tanto que cabe en la palma de una mano. Es obra de Wallbox, empresa española dedicada al diseño y la distribución de sistemas de carga para coches eléctricos. Tiene conexión a Internet, funciona como una tablet y ofrece una carga completa en solo tres horas.

En la Feria EcaTech de Munich (Alemania) se ha presentado el que de momento es el cargador de coches eléctricos más pequeño del mundo. Se llama Wallbox Pulsar y cabe en la palma de la mano.

Los cuatro modos de carga de un coche eléctrico

Dado que el gran problema que argumentan quienes dudan de que la movilidad eléctrica sea la opción del futuro es la recarga son muchos los actores del mercado que intentan demostrar que el problema no es tal.

Por un lado los fabricantes que trabajan duro para aumentar la autonomía de los coches eléctricos (sirva de prueba el nuevo VW e-Golf que llegará a los 300 kms con una sola recarga). Por otro, la industria auxiliar trata de hacer que las operaciones de carga sean lo más sencillas y eficaces posible.

El invento de Wallbox, empresa española con sede en Barcelona dedicada al diseño y la distribución de sistemas de carga para coches eléctricos, es compatible con todos los enchufables que hay hoy día en el mercado.

Se trata de un cargador doméstico que funciona con una pantalla táctil similar a una tablet. 

Wallbox ofrece el Pulsar en dos variantes:

Pulsar Tipo 1, para carga vinculada en el hogar. Permite una carga máxima a 7,4 kW de potencia, con lo que una batería convencional (20-30 kWh) podría estar llena en un plazo de dos o tres horas.

Pulsar Tipo 2 cuenta con la opción de cargar hasta a 22 kW (se debe disponer de alimentación trifásica). Con él los tiempos de recarga son de aproximadamente una hora. Es un cargador que se usará habitualmente para la recarga de oportunidad en centros comerciales, de ocio, etc, puesto que no es habitual disponer de acometida trifásica en las viviendas.

Ambas variantes, disponen de un cable de 5 metros que se puede ampliar de manera opcional hasta los 10 y con un peso menor a los 4 kilos. 

Lecturas recomendadas