Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Los 50 coches clásicos más bellos de todos los tiempos

50 clásicos más bellos

Hemos seleccionado los coches clásicos que más han conquistado nuestros corazones: desde la práctica Espace, hasta un impresionante Bugatti de los años 20...

Cada año, muchos coches que consideramos todavía “modernos” se convierten en clásicos, pero pocos se destacan del resto. Hemos seleccionado aquí los 50 coches clásicos desatan pasiones… Al menos, entre los periodistas de AUTOBILD. 

1. BMW M5 (E28)

Es un lobo con piel de cordero. Con el motor M88/3 del M1 bajo el capó, BMW M Group creó el primer coche con aspecto de taxi alemán capaz de generar litros de adrenalina pura. 

50 clásicos más bellos

2. Jaguar E-Type

La obra maestra de Sir William Lyons de 1961 fue una vez el superdeportivo de alguna manera económico. Las sexys líneas del E-Type no dejan indiferente a ningún aficionado a los coches, para muchos el coupé y el roadster de Jaguar encabezan la lista de los clásicos más bonitos de la historia. La primera Serie I llevaba un motor de 3.8 litros.

50 clásicos más bellos

3. Citroën DS

Nunca antes, ¿y tal vez nunca más? tanto ingenio y sentido de la estética fluyeron de esa manera en un automóvil. Especialmente no en un automóvil que se fabricó durante 20 años y se compró a granel. Y con tecnología de vanguardia

50 clásicos más bellos

4. Benz Velo 

Karl Benz ya fabricaba coches pequeños en 1894 y los vendía por todo el mundo diez años después de la invención del automóvil. Este “tetraciclo” con pinta de carruaje sin traqueteaba a una velocidad máxima de 20 km/h sobre las calles empedradas.

50 clásicos más bellos

No te pierdas: los 15 coches clásicos más ridículos de la historia

5. Ford T

La "pequeña hojalata" motorizó a Estados Unidos por ser muy asequible, y es que Ford fue el primero en implementar con éxito el concepto de producción en masa: 15 millones de "Tin Lizzys" en 19 años. No fue hasta 1972 cuando el Volkswagen Beetle pudo romper este récord. 

50 clásicos más bellos

6. Cadillac Eldorado Biarritz 

La gente de Cadillac logró construir un castillo barroco sobre ruedas. Fíjate en las enormes aletas decorativas, como si la marca de lujo de General Motors quisiera suministrar automóviles para las autopistas espaciales intergalácticas del año 2525… pero en 1959.

50 clásicos más bellos

7. Ferrari F40 

La venganza brutal de Ferrari: el viejo Enzo sabía que su reloj estaba corriendo, y el F40 debería ser su legado: motor V8 biturbo, 478 CV, 324 km/h de velocidad máxima.

 
50 clásicos más bellos

8. NSU Ro 80 

La berlina Wankel no solo se adelantó a su tiempo, sino que también fue rápida y atractiva. ¿Qué otro automóvil conoces que dio forma al estilo de diseño de toda una clase, con una aerodinámica revolucionaria, conceptos audaces de motor y transmisión y mucho espacio?

50 clásicos más bellos

9. Cisitalia 202 

Este automóvil anunció la era moderna con la firma de Pininfarina. La idea de una carrocería tipo pontón era completamente nueva cuando la incipiente marca Cisitalia impuso esta encantadora forma en su pequeño cupé deportivo. No en vano, un 202 se encuentra permanentemente en el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Debajo del capó largo no hay un V12, sino un motor Fiat 1100 revisado, que entrega de 50 a 65 CV.

50 clásicos más bellos

10. Porsche 909 Bergspyder 

Los fanáticos del motor quedaron asombrados con la idea de un bóxer de ocho cilindros y dos litros en la parte delantera… del eje trasero. Pero lo que es realmente impactante: los inventores de Porsche, bajo el jefe de Desarrollo Ferdinand Piëch, redujeron el peso de este animal de plástico con un chasis de aluminio hasta los 430 kilos. Los dos 909 solo corrieron dos veces, en Gaisberg y en Mont Ventoux.

50 clásicos más bellos

11. Volkswagen T2 

La Bulli ofrece mucho espacio, es técnicamente simple y maravillosamente falta de pretensiones. Testigos de los años 70 y 80 recuerdan que la amaban gente de todas las clases sociales, desde ejecutivos viajeros hasta hippies que la convirtieron en su enseña. 

50 clásicos más bellos

12. Volvo 240

Es como una nevera con ruedas, y aun así consigue transmitir una increíble elegancia. Volvo lo planteó como un símbolo de estatus contra los símbolos de estatus. Duradero y espacioso, no pasa de moda porque renunció a virguerías estilísticas.

50 clásicos más bellos

13. Opel Kapitän P-LV 

Durante el milagro económico, Opel fabricó automóviles maravillosamente opulentos con chófer. El grande de Rüsselsheim era el automóvil más estadounidense en Alemania en ese momento y tenía el gusto de esos años de auge, cuando los alemanes miraban con nostalgia al otro lado del charco. Bajo el capó hay un motor de seis cilindros con una cilindrada de 2,6 litros, 90 CV y ​​(incluso para los estándares actuales) una suavidad de marcha increíble.

50 clásicos más bellos

14. Voisin C-25 Aérodyne 

Era diferente por convicción. El ex fabricante de aviones Voisin fabricaba automóviles para ricos excéntricos de la élite parisina. Su obra maestra, el Aérodyne, rueda con un chasis casi adaptativo, cuya firmeza puede ser ajustada por el conductor.

50 clásicos más bellos

15. Land Rover 

El Landy nos lleva conquistando desde 1947, y no hay nada que se le resista, ni siquiera el paso del tiempo. No negaremos que los ingenieros de Rover se inspiraron en el Willys Jeep de EE UU, pero terminó teniendo su propia personalidad y su propia leyenda. Su último descendiente llegó en 2015.

50 clásicos más bellos

16. Mauser Einspurauto 

Más moto en un coche no es posible. A Mauser ya no se le permitía fabricar rifles bajo el Tratado de Versalles, por lo que fabricaron este coche que se conduce como una motocicleta. Menos mal que lleva ruedines. 

50 clásicos más bellos

17. Porsche 911 2.7 RS Carrera 

El 911 2.7 RS Carrera es la joya en los 50 años de historia de un deportivo que se ha mantenido único durante más de medio siglo: ligero, poderoso, genial a altas revoluciones. Y con una carrocería arrebatadora. 

50 clásicos más bellos

18. Mazda MX-5 

Básicamente, el mejor coche deportivo británico de todos los tiempos. Sí, ya sabemos que es japonés, pero es como si los ingenieros de Mazda hubieran ido de vacaciones a Norfolk y capturado el espíritu de los clásicos descapotables isleños. Como un Lotus, solo que mucho más duradero. 

50 clásicos más bellos

19. Plymouth Roadrunner Superbird 

Chrysler quería robarle el título de NASCAR a Ford, por lo que Dodge y Plymouth les dieron a sus coches de serie un morro aerodinámico y un alerón XXL, y vendieron versiones de calle porque las reglas así lo requerían. 

50 clásicos más bellos

20. Mini 

Todo el mundo lo amaba: desde los ases de los rallies hasta las familias con urbanas. El diseñador jefe de BMC, Sir Alec Issigonis, inventó el mini coche moderno de tres metros en el que cabían cuatro adultos gracias al motor transversal y la tracción delantera.

50 clásicos más bellos

21. BMW 328 

Ningún otro automóvil deportivo era tan pequeño, manejable y rápido como el 328 en ese momento. BMW construyó 464 unidades entre 1936 y 1940 en Eisenach con el motor de seis cilindros en línea mejorado de dos litros del 326 y un total de 80 CV. Muchos éxitos en las carreras se pueden atribuir a este deportivo, como la Mille Miglia.

50 clásicos más bellos

22. Lotus Seven

Se merece estar en esta lista solo por la idea de Colin Chapman de ofrecer algo así como kit. Incluso con conductor, un Seven no pesa más de media tonelada: un automóvil mínimo, con el máximo placer de conducir.

50 clásicos más bellos

23. Fisker Karma 

Eliminó nuestros temores de un futuro eléctrico sin coches de ensueño. Aunque la marca está luchando por reinventarse, con su hermoso Karma híbrido enchufable, el danés Henrik Fisker nos mostró lo sexy que puede verse un sedán deportivo con propulsión eléctrica.

50 clásicos más bellos

24. Jensen FF 

Demostró que la tracción total no solo es buena para carreteras con baches. Y mucho antes de que a Audi se le ocurriera el Quattro. La forma del automóvil deportivo con la parte trasera de cúpula de vidrio provino de Vignale, los motores V8 del gigante automotriz estadounidense Chrysler. Y en West Bromwich, Jensen no solo fabricó el primer deportivo que araña el asfalto a cuatro patas, sino también el primero con ABS.

50 clásicos más bellos

25. Lamborghini Miura 

Fue el big bang que creó un nuevo universo de superdeportivos. Cualquiera que lo haya conducido siempre quiere volver a domar esta bestia salvaje.  Con su doce cilindros, que se asienta a lo largo de la espalda del conductor, su carrocería plana con las características pestañas de plástico sobre los faros elevables y el chasis perforado que ahorra peso. Y el comportamiento de conducción, que de repente puede volverse maravillosamente violento.

50 clásicos más bellos

26. Lloyd Alexander TS 

¿En serio? ¡Sí! Porque él es el antepasado de todos los coches pequeños deportivos. El hatchback ni siquiera se había inventado todavía. Con 25 CV y un eje trasero de brazo semitirado, un Alexander TS ("Touren-Sport") era divertido en lugar de un coche para simplemente llevar a personas (de baja estatura, eso sí) de un punto A a un punto B.

50 clásicos más bellos

27. Mercedes 450 SEL 6.9 

El jefazo de las Autobahn se llama W 116 y lleva el motor más grande de los años 70, un Mercedes para jefes corporativos… y el canciller. La suspensión hidroneumática, la larga distancia entre ejes y el aire acondicionado venían de serie. Se granjeó muchos fans, pero no tuvo sucesor. 

50 clásicos más bellos

28. Audi Sport Quattro

Abrió un nuevo universo para la marca, que le debe su imagen deportiva. El Sport Quattro de 306 CV solo se fabricó 220 veces. 

50 clásicos más bellos

29. Morgan +8

Este diseño ha logrado resistir al discurrir de la historia como ningún otro. La cosa no ha cambiado mucho desde que Morgan presentó su primer coche de cuatro ruedas en 1936. A partir de 1968 llegó el Morgan con motor V8 de Rover. Si quieres sensaciones puras al volante, este roadster salvaje es una sobredosis sensorial.

50 clásicos más bellos

30. Unimog

Este automóvil universal hace honor a su nombre. En Erhard & Sons soñaron con el ingenioso híbrido de tractor y coche ya a fines de la década de 1940. Lo hicieron construir por Böhringer en Göppingen antes de que Mercedes se hiciera cargo del taller. Más de la mitad de todos los Unimog jamás construidos siguen circulando. "Indestructible": esta frase no se adapta mejor a nadie que al ingenio universal.

50 clásicos más bellos

31. Fiat 500 Jolly 

Ningún coche hace la vida más dulce que este. A pedido del entonces vicepresidente de Fiat, Agnelli, Ghia usó las tijeras de hojalatero y conjuró una espaciosa cesta de playa con sillas de mimbre sobre un Fiat 500, para los soleados paseos en el puerto deportivo.

50 clásicos más bellos

32. Shelby Cobra 

Le enseñó a Ferrari a temer a sus demonios. El granjero de pollos de Texas, Carroll Shelby, ideó el automóvil deportivo estadounidense más tóxico de la década de 1960. La idea era bastante simple: tome un roadster isleño con ballestas, el AC Ace, y colocarle un gran motor Ford debajo del capó. Particularmente salvaje: el Shelby Cobra 427 con un V8 de siete litros y 500 CV.

50 clásicos más bellos

33. McLaren F1 

Este aparato fue el rey de los superdeportivos en los años 90. Una velocidad máxima de 370 km/h significaba ir a 103 metros por segundo; ningún LaFerrari es tan rápido 20 años después. BMW suministró el motor de doce cilindros y 600 CV del coche ganador de Le Mans en 1997. Extraño: el F1 es un tres plazas en el que el conductor se sienta en el medio, por lo que los británicos se ahorraron la conversión del volante para exportarlo.

50 clásicos más bellos

34. Opel RAK 

Opel estuvo una vez lo suficientemente loco como para atornillar cuatro ruedas debajo de un paquete de cohetes. En abril de 1928, el primer Opel propulsado por cohetes rodó por la pista: una sensación. Luego, el 23 de mayo de 1928, el nieto de Adam de Opel rugió por el Avus de Berlín con el RAK 2, propulsado por 120 kilos de explosivos, a una velocidad de 230 km/h. Eso no fue suficiente para el récord mundial, pero a los miles de espectadores les gustó de todos modos.

50 clásicos más bellos

35. Lancia Lambda 

Era el coche gángster de la década de 1920: más ligero que otros, más ágil y fácil de girar, centro de gravedad más bajo, suspensión delantera independiente y ¡hola! – Frenos en cada rueda Cuando la industria del automóvil estaba aún en pañales, Lancia trajo el coche de pasado mañana: carrocería autoportante, motor de eje vertical. 

50 clásicos más bellos

36. Facel Vega HK 500 

Vamos, conduzcamos por Gotham City y persigamos al Joker. La marca de lujo francesa fabricó automóviles para la jet set de aquellos años en París. Desde 1958, un V8 de 5.8 litros de Chrysler martilló bajo el capó del glamouroso cupé, cuyas formas fueron dibujadas por el propio fundador de Facel, Jean Daninos.

50 clásicos más bellos

37. Mercedes-Benz 300 SL Gullwing 

El “Alas de Gaviota” es un símbolo de la era industrial en la década de los 50: todo el mundo conoce el 300 SL. Solo 60 de los 198 fabricados se quedaron en casa, la mayoría fueron enviados a los EE UU por Mercedes. Cualquiera que haya podido abrirse paso bajo el ala de gaviota sabe que conducir el automóvil soñado de la década de los 50 es un festival para los ojos y los oídos. Nada ha cambiado hasta el día de hoy. Y así es como se conduce.

50 clásicos más bellos

38. Alfa Romeo 1900 Sprint 

Pininfarina no solo realizó diseños increíblemente hermosos para Ferrari. Se dice que un entusiasta de los automóviles debe haber tenido al menos un Alfa en su vida; afortunadamente, aún pueden encontrarse ejemplares de este coupé, fabricado en Arese. 

50 clásicos más bellos

39. Peugeot 205 GTI 

Fue el mejor GTI de los años ochenta. En aquel entonces, no se le resistía ningún caminos rural por tortuoso que fuera, y los expertos que lo probaron lo llamaron "el GTI más real". El veloz 205 GTI avergonzó a la gente de Wolfsburgo, que defendía su condición de pionera con su Golf 1 GTI. En el Peugeot 205 GTI 1.9, 128 CV movían solo 880 kilos, y tenía el mejor comportamiento de todos los deportivos compactos de su época.

50 clásicos más bellos

40. Tucker 48 

Representó la cúspide de la inventiva de los EE UU en el mundo del automóvil. Cualquiera que sienta debilidad por los coches innovadores y los diseñadores locos adora este Tucker Torpedo de ojos ciclópeos (como se llamaba al coche en la preserie). A fines de la década de 1940, el empresario Preston Tucker quería crear el automóvil del mañana y fracasó estrepitosamente después de solo 51 automóviles fabricados a mano.

50 clásicos más bellos

41. Saab 99 Turbo 

El sueco que trajo el turbo a la clase media. En lugar de invertir en la costosa producción de un modelo superior de seis cilindros, la marca vitaminó su 99 con un turbocompresor. En 1977, el automóvil más deportivo de Trollhättan fue el Saab Turbo, presentado en el Salón de Frankfurt, con llantas de aleación, suspensión más baja, un alerón y un indicador de presión de sobrealimentación en el tablero.

50 clásicos más bellos

42. Auto Union Tipo C 

La lucha contra los elementos parecía no tener límites, allá por los años treinta, cuando el Auto Union plateado y los aerodinámicos coches de carrera de Mercedes competían de récord en récord. Patrocinadores: los nazis. En enero de 1938, la locura llegó a un final trágico cuando el viento atrapó al piloto estrella Bernd Rosemeyer. Su Auto Union volcó varias veces a 440 km/h y Rosemeyer murió.

50 clásicos más bellos

43. Renault Espace 

Fue la primera furgoneta compacta europea moderna, la única con carrocería de plástico y el verdadero germen del boom posterior de los monovolúmenes. Matra, el inventor de Espace, usó toda su experiencia aquí. El siete plazas francés cambió los viajes familiares, era un autobús y una camioneta al mismo tiempo y mucho más, con sus asientos variables y la sensación de espacio de una basílica.

50 clásicos más bellos

44. Messerschmitt Tg 500 

Aunque el scooter de 19,5 CV parece un saltamontes cansado, sus apenas 360 ​​kilos corren como un galgo, pero también costaba tanto como un Volkswagen y, por lo tanto, nació para fracasar. Solo se fabricaron 290 unidades. Hoy en día, su precio es casi inestimable. 

50 clásicos más bellos

45. Ford Mustang

El padre de todas las fantasías de la Ruta 66. El Mustang siempre fue popular, nunca vanguardista. Pero eso no importa si logra que nos sintamos como Steve McQueen detrás del volante del pony car. 

50 clásicos más bellos

46. Tatra 87 

El V8 refrigerado por aire en la parte trasera debajo de una carrocería de este tipo es simplemente impresionante. Diseñado para la nueva Autobahn del Reich, el aerodinámico Tatra alcanzaba hasta 160 km/h en ese momento. El diseñador Hans Ledwinka era amigo de Ferdinand Porsche; no es coincidencia que la forma recuerde mucho a la del Beetle. 

50 clásicos más bellos

47. Panhard Dyna Z 

Esta nave aterrizó dos años antes que la DS: carrocería de aluminio, 660 kilos, consumo de 6,5 litros, 130 km/h de velocidad. El Dyna Z ofrecía el desempeño de un coche de carreras, la comodidad de un sedán y asientos para seis personas. 

50 clásicos más bellos

48. Bugatti Royale

En 1926, el supercoche de emperadores y reyes se llamaba Royale, era un vehículo superlativo de seis metros y medio de largo, más potente y exclusivo que cualquiera de los coches de la época:¡13 litros, ocho cilindros en línea, 300 CV! Aún quedan ejemplares en buen estado de los seis que se fabricaron y puedes hacerte con uno… si tienes 20 millones de euros en la cuenta. 

50 clásicos más bellos

49. Nissan Skyline 

Así funciona el humor japonés: Nissan afirma que el GT-R R32 tiene 280 CV; la potencia real es, probablemente, el doble. Algunos aún van de compras en su R32, y destruyen algunos egos de conductores de Porsche en el camino de vuelta a casa. 

50 clásicos más bellos

50. Volkswagen Golf I

El coche que nos catapultó a la era moderna. En 1974, el Golf heredó el cetro del Beetle, el cambio de modelo más extremo en la historia del automóvil alemán. 

50 clásicos más bellos

Motor en línea en la parte delantera en lugar de un bóxer en la parte trasera, una carrocería autoportante Giugiaro, refrigeración por agua y tracción delantera. El Golf fue inmediatamente el coche número 1 de Alemania. Y se ha ganado un lugar permanente en nuestros corazones. 

Y además