Skip to main content

Lista

Cinco decisiones polémicas que ha tomado la DGT en 2018

Pere Navarro
Ojo porque la mayoría todavía no se han aplicado

Para bien o para mal, 2018 no ha estado exenta de decisiones polémicas por parte de la DGT. Nosotros hemos recopilado cinco; quizá tú añadirías alguna más...

Reducir la velocidad máxima en vías convencionales a 90 km/h

Lo de bajar la velocidad máxima permitida en vías secundarias de 100 a 90 km/h es una vieja cuenta pendiente de la DGT.

La medida tiene tantos defensores como detractores. Los primeros consideran que dado las salidas de vía son la principal causa de mortalidad en vías secundarias que son, además, las carreteras que registran la mayor parte de los accidentes mortales, es de esperar que reducir la velocidad ayude a frenar el número de muertos.

Los límites de velocidad que quiere bajar la DGT en enero

Los segundos creen que bajar la velocidad en 10 km/h no supondrá diferencia en el balance de siniestralidad y abogan porque serían más eficaces otras medidas, como mejorar el estado de conservación de las carreteras.

A pesar de las oposiciones parece que 2019 será el año en que finalmente se hará efectiva la bajada de la velocidad.

Vigilar las carreteras con drones

Drones DGT

Los drones de la DGT funcionan todavía en pruebas, pero los planes de Tráfico pasan porque en 2019 entren en fase operativa.

La medida ha sido polémica, primero porque los expertos aseguran que los drones todavía tienen muchas limitaciones como para prestar un servicio eficaz para la vigilancia de las carreteras. Y, segundo, porque alimenta ese fantasma que habla del afán recaudatorio de la DGT.

Confirmado: la DGT empezará a multar con drones

Lo cierto es que no hay confirmación de que los drones vayan a llevar radares acoplados y que, en principio, parece que su labor será más de vigilancia y alerta de emergencias que de poner sanciones, pero aún así son muchos los que lo consideran dinero tirado.

Las etiquetas medioambientales

Lo de etiquetar los coches por sus emisiones contaminantes y concederles una pegatina azul, azul y verde, verde o amarilla es algo que un principio no levantó mucha polémica, especialmente para los conductores de los vehículos más privilegiados.

Lo cierto es que la DGT no pensó utilizar este sistema como medida de sanción, sino todo lo contrario, dijo que era una forma de discriminación positiva. La polémica ha llegado cuando algunos ayuntamientos como los de Madrid y Barcelona han decidido utilizar las pegatinas medioambientales de la DGT como baremo para decidir qué coches pueden entrar y cuáles no en las áreas restringidas. Y, lo que es peor, para multar a quienes pasen sin deber hacerlo.

Etiquetas de la DGT: todo lo que debes saber para evitar sustos

Lo pero de todo es que la DGT ha marcado como criterios las emisiones en base a la fecha de matriculación de los vehículos y meses después de la entrada en vigor del sistema de etiquetas han comprobado que hay coches que por sus índices de contaminación podrían llevar etiqueta pero por su fecha de matriculación no. Sus propietarios están que trinan, la DGT admite el fallo pero, de momento, no parece que vaya a retractarse.

Volver a la línea dura en sus campañas

Vivo o muerto, campaña DGT

La última campaña de la DGT nos invitaba a elegir entre vivir o morir en un accidente de tráfico.

La primera respuesta de todos los conductores era vivir, por supuesto, pero la campaña dejaba claro que sobrevivir a un accidente que tú has provocado por una imprudencia como exceder los límites de velocidad, de alcohol o usar el móvil al volante no es nada fácil.

Tráfico volvía así a la línea dura en sus campañas y el debate estaba servido: ¿acierto o error?

Como es normal, hubo opiniones de todo tipo aunque fueron más las que apoyaban la medida que las que se mostraron en contra.

Endurecer las sanciones por uso del móvil al volante

Usar el móvil al volante restará 6 puntos a los conductores

De momento, usar el teléfono móvil en marcha supone para el conductor la pérdida de tres puntos (además de una sanción de 200 euros). La DGT tiene puesto el foco en la velocidad (de ahí el punto 1) y en las distracciones como principales causas de siniestralidad vial. Por eso, hace unas semanas, Pere Navarro adelantó que están estudiando elevar las sanciones por uso del móvil al volante.

La nueva medida que estudia la DGT aumentaría de tres a cuatro o seis puntos utilizar el teléfono con el coche en marcha; esto supondría equiparar el uso del WhatsApp con conducir borracho.

De habló también de que Pere Navarro y su equipo estaban valorando excluir de las sanciones el uso del móvil con el coche detenido, esto es, en semáforos en rojo, por ejemplo, pero de esto no se ha vuelto a hablar.

Y además