Skip to main content

Lista

Motor

8 consejos imprescindibles y sencillos para proteger tu coche del frío

Neumáticos de invierno Hankook

Faltan pocos días para que el calendario marque el inicio oficial del invierno, pero por sensación térmica la nueva estación se instaló hace tiempo en España. Aunque el nuestro no es un país con temperaturas extremas, no está de más repasar estos ocho consejos para proteger tu coche del frío.

Los que realmente sufren el descenso de las temperaturas son los coches que tienen que dormir a la intemperie. De noche, en muchos puntos del país el mercurio registra datos negativos y, bajo cero, es cuando la mecánica puede sufrir graves daños. Los expertos de Alquiber recuerdan que temperaturas por debajo de -10ºC puede provocar daños prácticamente irreparables en un vehículo, como la congelación del líquido del circuito de refrigeración. 

Pero la mecánica no es la única parte de un automóvil que sufre con el frío. Parabrisas,  limpiaparabrisas, cerraduras... también pueden resultar perjudicados. Para evitar males mayores, aquí van ocho consejos para que el frío no dañe tu coche.

Coche con nieve

Cubre la carrocería con una lona

La mejor manera de proteger el coche del frío es utilizar una lona que lo cubra completamente. De ese modo se evita la congelación de las piezas y se protege al vehículo contra agresiones como el granizo.

Cómo quitar el hielo del parabrisas sin dañar el cristal

Hay modelos de lonas que se adaptan a todo tipo de vehículos y son realmente fáciles de poner gracias a la goma autoajustable. Otra opción es usar una lona solo para la zona del limpiaparabrisas que evitará que tengas que rascar el hielo y no destacará tanto como una lona completa.

Evita que los limpiaparabrisas se queden pegados

Si la luna se congela, los limpiapabrisas quedarán pegados; intentar despegarlos con el cristal helado puede dejarlos inservibles. 

Para evitar que esto suceda, puedes dejar las gomas levantadas o utilizar unos tapones de corcho para evitar que tengan contacto directo con el parabrisas y queden adheridas a él por hielo. Así, evitarás que la goma se endurezca y cuartee mucho antes de la cuenta por culpa de las heladas. 

Levanta las escobillas del limpiaparabrisas para que no se peguen por el hielo del cristal

El líquido del limpiaparabrisas también es importante. Asegúrate de que no lo has rellenado solo con agua, ya que entonces se congelará muy fácilmente y no cumplirá su función.

Problemas con la batería

La batería es uno de los elementos del vehículo que más acusa el frío y es la causante de que tras una noche de heladas el coche no arranque. Para evitar estas situaciones comprueba su antigüedad ; y si ha cumplido su vida media de uso, es mejor que la reemplaces al primer signo de agotamiento. Es importante saber que partir de los cuatro años las baterías suelen perder efectividad.

Líquido refrigerante, que no esté caducado

Casi todo el mundo comprueba el nivel del líquido refrigerante, pero además es necesario asegurarse de que no está caducado, ya que con el uso va perdiendo propiedades. 

Normalmente el anticongelante se presenta como un líquido de un color vivo, si este se ha puesto translúcido, ha perdido intensidad, o está ennegrecido debes cambiarlo cuanto antes. Lo mejor es vaciarlo y reponerlo todo para evitar sorpresas. 

Cómo rellenar el líquido de los limpias y por qué no debes usar sólo agua

El líquido del circuito de refrigeración puede congelarse a partir de -20ºC. Sin embargo, con el paso del tiempo va acumulando impurezas que hacen subir su punto de congelación. Por eso es recomendable el purgado de circuito y la sustitución completa cada cinco años como mucho.

Cerraduras

Cuando las temperaturas bajan mucho el mecanismo de las puertas se puede congelar. En este caso, no es nada recomendable tratar de abrir el coche a la fuerza, porque se podría dañar el mecanismo. Lo recomendable utilizar alcohol, o incluso un secador de mano para abrir las puertas sin forzarlas. Para evitar definitivamente el problema, hay aerosoles lubricantes con los que evitarás la congelación.

Los beneficios del ralentí

El frío afecta también al interior del coche, y especialmente a los líquidos. Si se inicia la conducción cuando el aceite, el líquido de dirección, y el líquido de los frenos están aún demasiado fríos, se podrían dañar algunas piezas importantes. 

Carretera con nieve

Antes de lanzarte a la carretera, mantén el vehículo en ralentí unos minutos para que pueda calentar un poco toda su mecánica. Si tienes que dedicar unos minutos a quitar el hielo del parabrisas, lo mejor es arrancar el coche antes de empezar a rascar y poner la calefacción para que las lunas se vayan calentando por su parte interior.

Accesorios imprescindibles

tres formas quitar hielo parabrisas sin rascar

Estar preparado para ese frío mañanero será la mejor forma de evitar llegar tarde al trabajo. El kit imprescindible consta de: una rasqueta para retirar el hielo de las lunas, y algún producto descongelante para emergencias; unos guantes; cadenas; una manta; y una lata de aceite y combustible.

Y además