Skip to main content
Así es una carretera exclusiva para coches autónomos

Así es una carretera exclusiva para coches autónomos

El mundo avanza inexorablemente hacia la conducción sin conductor. La prueba está en que, además de los muchos modelos que ya circulan en pruebas, existen carreteras exclusivas para coches autónomos. De momento, es un escenario que recrea la vida real en un campus universitario donde se ponen a prueba sus virtudes y defectos antes de sacarla al mundo real.

La carretera exclusiva para coches autónomos que hoy te mostramos está en Michigan. En realidad, no es una carretera como tal, sino un espacio del campus de la Universidad de Michigan en el que se ha recreado un entorno de basado en condiciones reales en el que todos los vehículos en circulación son autónomos.

Qué es y cómo funciona un coche autónomo

El objetivo es valorar los requisitos que debería cumplir una vía para poder ser 'apta' para la circulación de vehículos sin conductor.

En esta carretera exclusiva para coches autónomos hay intersecciones, rotondas, cruces ferroviarios, caminos de ladrillo, de grava y un parking. Las personas que por allí caminan tampoco son reales, sino muñecos que simulan ser peatones y que se colocan en un lugar u otro en función de las pruebas que se quieran hacer. Por la misma razón, las fachadas de los edificios son también movibles.

Las pruebas de fuego para los coches que circulan por este escenario sin conductor que los controle son un puente inalámbrico y un túnel. También hay una rampa que sirve de acceso a una carretera elevada.

Con este campo de pruebas, los investigadores podrán evaluar los riesgos reales de la conducción autónoma (por ejemplo, un peatón que sale de la parte de atrás de un autobús de forma repentina). "Cada kilómetro de pruebas en este escenario equivale a cientos de kilómetros en la vida real, ya que pueden pasar horas antes de que un coche autónomo se enfrente a uno de estos problemas" explican los responsables del proyecto.

Toyota tiene su propio campo de pruebas

La de Michigan no es la primera carretera para coches autónomos. Toyota tiene, desde hace tiempo, un campo de pruebas para coches autónomo similar en Japón (la gran diferencia es que en este sólo pueden entrar coches de la marca mientras que la de Michigan pone a prueba modelos de diferentes fabricantes).

La japonesa es una de las marcas que más activamente trabaja para el desarrollo de la conducción autónoma. Hace unos días hablábamos en este espacio del funcionamiento del sistema Urban Teammate que permite que los coches Toyota circulen sin ayuda del conductor; incluso tiene su propia cartografía para coches autónomos.

Más de Espacio Toyota