Skip to main content

Comparativa

Motos

Prueba Piaggio MP3 500 LT vs Peugeot Metropolis 400 RS

Prueba Piaggio MP3 500 LT vs Peugeot Metropolis 400 RS

Con carné de coche puedes conducir cualquiera de estas dos referencias en el sector de las tres ruedas que probamos aquí: la Piaggio MP3 500 LT Sport y la Peugeot Metropolis 400 RS. ¡Las hemos enfrentado!

Sin carné de moto grande, puedes conducir una de más de 125 cc... siempre que tengas el de coche con una antigüedad superior a dos años y que tu nueva compañera sea un triciclo a motor. ¿Lo sabías? Ese fue el gran tanto que se apuntó Piaggio cuando homologó su novedosa MP3 como tal, con un pedal de freno junto al pie derecho. Y ante el éxito de esta fórmula -aunque en España las motos de tres ruedas aún no sean tan importantes en cuota de mercado-, otros fabricantes como Peugeot se han sumado a ella. Por eso, ahora probamos y enfrentamos la Piaggio MP3 500 LT Sport y la Peugeot Metropolis 400 RS.

Y tras hacernos casi 1.000 km con las que ves aquí, podemos asegurar que el resultado ha estado francamente igualado entre estas motos que, papeles y estética aparte (la Peugeot tiene look de minicoche), se comportan casi igual que cualquier scooter de cilindrada media.

Cuestión psicológica

Y esto es lo primero que tienes que tener en cuenta si no has llevado antes ni siquiera un ciclomotor: ambas tumban para girar, superan los 150 km/h y se llevan como una moto de verdad porque lo son, aunque su eje delantero tienda a tener más aplomo que si hubiera una sola rueda, sobre todo, con firme deslizante o viento lateral. En otras palabras, aunque parezcan dos turismos 'chiquititos', tienen de coche el aspecto, algunos detalles como el cuadro de mandos y el pedal de freno, pero las dos ruedas de delante basculan para girar, en los semáforos tienes que echar los pies a tierra aunque los fabricantes permitan bloquear la inclinación con un botón y ambos vehículos dispongan de freno de estacionamiento para que no rueden hacia delante ni hacia atrás (eléctrico mediante botón en la Peugeot y de palanca junto a las piernas, en la Piaggio. 

Piaggio MP3 500: más afinada, cara y segura

La Piaggio MP3 500 supone una buena evolución de este concepto de tres ruedas que Piaggio se sacó de la chistera en 2006. Es muy ágil para la ciudad y sale a carretera sin complejos. Su posición de conducción requiere encajar las piernas en los laterales y, aunque es cómoda en líneas generales, el pedal de freno molesta, y en realidad es innecesario salvo por temas de homologación, porque la frenada con las manos resulta mucho más efectiva con las manos.

La respuesta es muy buena y a medida que le haces kilómetros, le coges el truco enseguida al comportamiento del eje delantero. Además, a alta velocidad, el zumbido y los pequeños rebotes que había en la pionera Piaggio MP3 400 propios de las ruedas pequeñas han desaparecido casi por completo. 

Su maletero se abre de una sola vez, por lo que aprovecharás bien todo el espacio. Al arrancar, es menos ruidosa, resulta más suave en su comportamiento y en los giros pronunciados tumba de manera más progresiva.

Por lo demás, en cuanto a la protección aerodinámica, el otoño ya ha empezado y toca aventurarse a la carretera para ir a trabajar, por ejemplo. Entonces, mientras que en la Peugeot  basta con elevar la pantalla a tope con un botón para ir tan a gusto, la Piaggio requiere llave Allen y elegir una de las tres posiciones. La más elevada, por cierto, protege muy bien, pero dispara el consumo. 

Peugeot Metropolis 400 RS: mejor en carretera, aunque sin ABS ni control de tracción

El motor de la Metropolis es su mejor baza: es más pequeño, pero tiene mejor respuesta y recuperaciones, alcanza su velocidad punta más desahogado (hasta 160 km/h) y su consumo, exprimiéndola, ronda los 4,5 litros.

Al entrar en ciudad, callejea casi igual de bien que la MP3, si bien, la ausencia de ABS y control de estabilidad (en la MP3, el ABS y el ASR son dos extras que cuestan 550 euros, pero en la Metropolis no existen ni como opción) dejan atrás a la francesa respecto a la italiana. El macizo tren delantero de la Peugeot, que tan bien va a altas velocidades, transmite las vibraciones a las muñecas más que en el caso de la MP3, y esto se acusa principalmente en las irregularidades del asfalto urbano.

Pero donde penaliza definitivamente es al tumbar en los giros cerrados. La Peugeot tumba, pero ofrece una desconcertante resistencia en curvas muy cerradas. Y es una lástima, porque esta Peugeot Metropolis 400 RS, en su conjunto, es un vehículo que está perfectamente a la altura de la MP3 500, e incluso la supera en los aspectos que hemos señalado.

Su maletero, por ejemplo, es muy práctico aunque se aprovecha peor que en la MP3 debido a que se abre en dos partes. Para hacer ciertos 'Tetris' y acomplar muchas cosas esto puede ser un poco molesto. Sin embargo, es una configuración que se puede convertir en una ventaja cuando quieres hacer varios recados por la ciudad con un acompañante: en cada parada, puedes echar el freno y poner el bloqueo y acceder al compartimento trasero sin que el otro pasajero tenga que bajarse de la moto en ningún momento. Además, Peugeot ha anunciado una inminente crecida de la capacidad de carga del cofre en las nuevas Metropolis que lleguen a partir de ahora, detalles interesantes de los que te iremos informando. 

La Piaggio, por muy poco

Como ves más abajo,  en las valoraciones y en las fichas técnicas de ambos vehículos, resulta ciertamente complicado establecer una ganadora global. La MP3 es la pionera y la referencia, goza de un diseño actual a pesar del tiempo transcurrido, es más silenciosa... pero es más cara, aunque el precio de la versión probada aquí cuenta con ABS y ASR, cuestiones que ni están ni se las espera a medio plazo en la Metropolis.

Por tanto, si atendemos a su cilindrada -media- y configuración, la compra de cualquiera de estas motos se justifica mejor para un uso cotidiano por ciudad y alrededores (y no al contrario). Y pensando en esa utilización, es algo más fácil decantarse por la Piaggio, pues es algo más completa en estas circunstancias.

Por contra, si vas a hacer muchos kilómetros para ir a trabajar, por vías interurbanas -y, al igual que con la MP3- no tienes carné o presupuesto para una moto de carretera propiamente dicha (o, simplemente, prefieres las bondades de un eje delantero con dos ruedas), la Peugeot te dejará mejor sabor de boca por su comportamiento a alta velocidad, diseño, postura de conducción (suelo plano), apertura de cofres y arranque 'sin llave'... por menos precio.   Eso sí: te decidas por una o por otra, ambas se convertirán sin duda en una amiga imprescindible para llegar a tiempo a todas las gestiones cotidianas y, por qué no, para ir solo o acompañado al centro el fin de semana, cómodo y, siempre, sin preocuparte por el aparcamiento. 

Equipación de la moto vencedora (Piaggio Mp3 500): casco Givi 30.3 Tweet, chaqueta Hevik Aquiles, guantes Tucano Urbano BET.

Lecturas recomendadas