Comparativa

Comparativa: Bentley Bentayga Diesel vs Audi SQ7 TDI

Entrentamos al Bentley Bentayga Diesel vs Audi SQ7 TDI
Redacción Auto Bild

Son SUV, son diésel, son carísimos y aceleran como muchos modelos de Porsche; comparten motor y tecnología, pero son profundamente distintos.

El segmento SUV ha evolucionado de tal manera, que casi podría decirse que tiene su propio recorrido al margen de la generalidad del resto de coches. No hay categoría que se te pase por la cabeza que no esté representada. Desde económicos utilitarios hasta epítomes del lujo y la deportividad. Como estos que te traemos, tranquilo esta vez no hablamos de los eléctricos tan de moda. Comparativa: Bentley Bentayga Diesel vs Audi SQ7 TDI.

El Bentley Bentayga está emparentado técnicamente con el Audi SQ7 TDI. Comparten el mismo V8 diésel de 435 CV, en su última evolución de los de Ingolstadt. Lleva tres turbocompresores, y rinde un par salvaje de 900 N. ¿Lo más sorprendente? Entrega toda esta fuerza descomunal desde unas ridículas 1.000 revoluciones. 

VÍDEO: ¡Un Bentayga a fondo por el desierto!

Audi ha incorporado un compresor eléctrico que gira a 70.000 vueltas por minuto, y así se deshace de un plumazo del típico agujero del turbo. En ambos casos, el par motor se traslada por medio de una caja automática ZF de ocho velocidades, apoyada en una tracción integral Torsen con reparto que prioriza el eje trasero, a un 60/40. También comparten un sistema de control de balanceos.
Aquí comienzan las diferencias: al Bentley le basta con esto para ofrecer el mayor confort y refinamiento, Audi aún permite más dinamismo con un par de extras como el diferencial trasero activo o los frenos con discos cerámicos.

En el Bentley encuentro unos asientos de cuero noble cosidos a mano con ventilación y función de masaje, tanto delante como detrás. Por cierto: los pasajeros de la segunda fila disfrutan de sendas tablets de 10 pulgadas con, entre otras cosas, recepción de señal de televisión. 

Con todo, su palanca y consola centrales se ven algo clásicas. A su lado, el cockpit del Audi es más moderno, y renuncia a la instrumentación analógica en favor de un cockpit virtual con la navegación y los datos de conducción. Los acabados son impecables, pero no alcanzan las cotas de refinamiento del Bentley. Por cierto: el Audi cuesta casi la mitad.

¡Arrancamos!

¿Qué más los diferencia? El comportamiento, claro: el Audi pesa 2.436 kilos, el Bentley, 200 más. Y eso se nota. Pongo el SQ7 TDI en modo Dynamic, suelto el freno y piso el acelerador a fondo. Nadie esperaría esto de un SUV de este peso: salgo catapultado hacia delante, y me pongo en 100 km/h desde parado en solo 4,8 segundos, mientras el morro se eleva brevemente hacia el cielo. Si agujero del turbo, gira hasta las 3.000 vueltas como si no hubiera un mañana, y sigue con vehemencia hasta las 5.000. 

El Bentley esprinta algo más relajado, lo que no significa que no tenga una aceleración abrumadora: tampoco hay agujero del turbo, e invierte solo 5,2 segundos en pasar de 0 a 100 km/h. Luego se va relajando más y más, y al llegar a 200, ha perdido dos segundos respecto a su rival. El Audi está limitado a 250 km/h, mientras que el Bentley no para hasta los 270. Con esta cifra, el Bentayga es el SUV diésel mas rápido del mercado.

En carreteras de curvas, el Audi se siente mucho más dinámico, y como si pesara media tonelada menos que su rial. Su dirección es suave, y al mismo tiempo sorprendentemente precisa. Gracias a su control de balanceos y una suspensión firme en modo Dynamic, toma los giros con aplomo y una agilidad que nadie esperaría de un coche de este tamaño y peso. Sí, de vez en cuando hace algún amago de subviraje, pero basta con soltar un poco de gas, corregir al volante, y la zaga se coloca justo donde debe estar para salir de la curva. 
El Bentayga no tiene frenos cerámicos, pero sus discos de acero se bastan para detener a esta mole con contundencia. Sin embargo, no le pidas la respuesta deportiva de su rival. Tiene un modo "Sport", pero ni aun así es indicado para pasar por puertos de montaña a fondo. Aunque tenga estabilizadoras activas, se inclina notablemente en las curvas, y tiende más al subviraje, lo que requiere correcciones más acentuadas y constantes. 

Bentley Bentayga Diesel vs Audi SQ7 TDI
Bentley Bentayga Diesel vs Audi SQ7 TDI

Pero este Bentley (ni sus potenciales clientes) no busca reventar el crono en un circuito, sino proporcionar el máximo lujo y confort a sus ocupantes por vías amplias. Y en eso, es el rey: rueda silencioso y veloz, y da la impresión de que hace desaparecer las irregularidades del asfalto a su paso. No existe, en el mercado, un SUV más cómodo que el británico. 

En este punto te preguntarás: ¿Cuánto consumen? Porque al fin y al cabo, estamos ante dos vehículos diésel. Hemos medido 11,2 litros de media en el Audi, y 0,5 en el Bentley. Parecen muchos, pero son realmente contenidos, tratándose de pesos pesados con prestaciones con las que soñarían muchos deportivos de relumbrón. 

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

-

Lecturas recomendadas