Prueba

Coches 4x4

Audi Q3 2.0 TFSI contra Range Rover Evoque Si4

Ignacio de Haro

19/12/2012 - 12:16

Estos dos todocamino compactos son objeto de deseo de los conductores más 'chic'. Audi Q3 2.0 TFSI contra Range Rover Evoque Si4; 211 CV contra 240 CV. ¿Con cuál vas en esta contienda?

¿Audi Q3 o Range Rover Evoque? En este cara a cara medimos al Audi Q3 2.0 TFSI contra Range Rover Evoque Si4. El cambio DSG de siete velocidades que monta de serie el Audi Q3 2.0 TFSI es la metáfora perfecta del coche en sí: sus transiciones son rápidas, eficientes, casi imperceptibles, diría yo. La pérdida de potencia es mínima. El nuevo SUV compacto de Audi trabaja de la misma manera: resulta tremendamente eficaz haciendo su trabajo. Su mecánica de 2,0 litros turbo gasolina de inyección directa con 211 CV empuja desde las 1.800 vueltas y no desfallece hasta las 5.500. Resulta la pareja de baile perfecta para el cambio de doble embrague.

El Range Rover Evoque 2.0 Si4 también equipa cambio automático, aunque por convertidor de par y con seis velocidades. Su funcionamiento es notable, pero no llega a la precisión del DSG. En cada transición pierde terreno con el alemán. Y eso que su motor turboalimentado entrega 29 CV más y 40 Nm extra de par. Pero su ‘relación’no es tan armoniosa. Esta sensación subjetiva se ve corroborada por la cifras del 0 a 100 km/h: 6,9 s del alemán frente a 7,8 del inglés. Los 105 kilos ‘extra’ que pesa el Land Rover influyen en las prestaciones. Lo curioso es que ambos utilizan el aluminio en algunas partes de su carrocería y suspensión para aligerar el conjunto, pero, una vez más, el alemán lo hace mejor. Y eso que el Audi Q3 es más largo que el Range Rover Evoque -4,385 metros frente a 4,355 m-. Incluso ambos montan sistemas de tracción parecidos: un embrague multidisco Haldex.

Además del peso, la razón de esta diferencia prestacional hay que buscarla en el principal argumento del Range Rover Evoque 2.0 Si4: su diseño. El Audi Q3 2.0 TFSI puede ser más rápido, pero el Evoque, es, sin duda, más imponente. Para ello ‘abusa’de  altura y anchura de carrocería. Debido a estos detalles, su coeficiente aerodinámico también es peor que el del Audi: 0,36 frente a 0,32. Por supuesto, la influencia en el consumo es directamente proporcional: el germano consume 0,8 l menos de media.

Land Rover ha sacrificado prestaciones en favor de la apariencia. Este dato se refleja en la altura libre al suelo: 170 mm del Audi por... ¡215 mm del Range Rover Evoque! Esa es la misma cifra que la de un Toyota Land Cruiser. Y es que al propietario de un SUV ‘premium’le gusta ir sentado bien alto.

Si me pongo a pensar en términos de prestaciones y eficacia en esta comparativa entre Audi Q3 y Range Rover Evoque, la elección lógica sería la del Audi Q3 2.0 TFSI. Su conjunto motor-transmisión roza la perfección. Además, no tiene nada que envidiarle en términos de confort de marcha al Evoque. Si a esto le sumas el precio, mi parte racional se rinde a las evidencias. Pero el Range Rover Evoque 2.0 Si4 me ha entrado por los ojos desde que lo vi aparcado en el garaje. A pesar de ser un SUV compacto, parece como si estuviera frente a un modelo de un segmento superior. Quizá no tenga la precisión del Audi Q3, pero su cometido es otro: está pensando para entrar por los ojos. Y si de mis ojos dependiera, el ganador sería él.


Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches