Dos tecnologías Toyota que adelantan el futuro

Dos tecnologías Toyota que adelantan el futuro

01/02/2017 - 00:01

En el CES Las Vegas Toyota ha presentado dos tecnologías que adelantan parte de lo que será el futuro de la automoción. Por un lado el Toyota Concept-i, un prototipo capaz de interactuar con el conductor hasta límites insospechados. Por otro, un sistema de generación cartográfica de precisión que reduce el riesgo de accidentes cuando se circula en modo autónomo.

Toyota nos invita a un viaje al futuro. Pero no a un futuro muy lejano en el que los coches vuelan y circulan por carreteras superpuestas al más puro estilo 'Minority Report', sino un futuro mucho más cercano en el que los vehículos tienen corazoncito y la tecnología reduce accidentes cuando dejamos que sea el coche quien tome el control.

Lo hemos visto en el CES 2017.

Toyota Concept-i: cuando el coche se vuelve cercano

En el Salón de Las Vegas, Toyota ha roto el mito de que la tecnología es fría.

Lo ha hecho con un prototipo bautizado como Toyota Concept-i.

El corazón del Toyota Concept-i es un potente sistema de Inteligencia Artificial que aprende del conductor para entablar con él una relación más humana. Más allá de los patrones de conducción y las programaciones, el prototipo ha sido diseñado para aprovechar múltiples tecnologías y medir la emoción, representada en función de los lugares y momentos por los que viaje el conductor en todo el mundo. 

El usuario puede escoger entre conducción autónoma o manual en función de sus preferencias personales, pero el Toyota Concept-i supervisa constantemente la atención del conductor y el estado de la vía con el objetivo de incrementar la conducción autónoma cuando sea necesario para potenciar la implicación del conductor o ayudar en la navegación en condiciones de tráfico potencialmente peligrosas. De esta forma hace de la conducción una experiencia más segura.

Todo esto se consigue a partir de una interfaz de usuario de nueva generación que sirve de plataforma para la inteligencia artificial del vehículo, apodado ‘Yui’.

El interior del Toyota Concept-i envuelve la zona del conductor y el acompañante delantero, así como el resto del vehículo, con unas líneas fluidas y unas formas interiores diseñadas para potenciar la capacidad del sistema de utilizar la luz, el sonido e incluso el tacto para comunicar información importante. En el centro del salpicadero, tiene el punto de inicio Yuli.

Como puedes ver en la imagen, el Toyota Concept-i evita las pantallas en la consola central y presenta la información cuándo y dónde es precisa.

Las luces de color en la zona de los pies indican si el vehículo está en modo autónomo o manual, unos discretos proyectores en la bandeja trasera presentan imágenes en el pilar de los asientos para avisar de ángulos muertos y un sistema de información proyectada en el parabrisas de nueva generación ayuda a mantener la mirada y la atención del conductor en la carretera.

Yuli aparece en los paneles exteriores de las puertas para saludar al conductor y los ocupantes cuando se acercan al vehículo. La parte posterior del prototipo muestra mensajes para avisar sobre curvas que se acercan o posibles peligros. 

“En Toyota somos conscientes de que lo más importante no es si los vehículos del futuro estarán equipados con tecnologías automatizadas o conectadas. Lo que de verdad cuenta es la experiencia de las personas que interactúen con esos vehículos. Gracias al Concept-i y a la potencia de la inteligencia artificial, creemos que el vehículo del futuro podrá interactuar a su vez con las personas”,  ha dicho el Vicepresidente Sénior de Operaciones de Automoción de Toyota, Bob Carter, sobre el nuevo Toyota Concept-i: 

Generación cartográfica de gran precisión

Toyota es uno de los fabricantes que más activamente trabaja en el desarrollo de la movilidad autónoma. 

Lo hace desde varios frentes:

- poniendo a prueba vehículos que circulan sin la necesidad de conductor en entornos controlados

- trabajando en el desarrollo de cartografía actualizada y precisa para reducir el riesgo de accidentes por fallos en la información que recibe el vehículo

Hoy nos quedamos con esta segunda labor.

En el pasado CES Las Vegas, los japoneses presentaron un sistema de generación cartográfica de gran precisión. Su promesa: una conducción automatizada con los máximos niveles de seguridad.

El nuevo sistema de Toyota se vale de vehículos de uso general equipados con cámara para recopilar imágenes de la vía e información de posición del mismo. Esa información se envía entonces a centros de datos, donde se combina, se corrige y se actualiza automáticamente para generar mapas de carreteras de gran precisión que abarcan un área muy amplia.

"Hasta ahora, los datos cartográficos pensados para la conducción automatizada se han generado mediante vehículos específicos equipados con escáneres láser tridimensionales. Los vehículos circulan por zonas urbanas y por carretera, y se recogen datos que luego se editan manualmente para incorporar información como las líneas divisorias de los carriles y las señales de tráfico. El carácter infrecuente de la recogida de datos supone que los mapas generados de este modo raramente se actualicen, lo que limita su utilidad", ha explicado Toyota en un comunicado.

Un sistema que utilice cámaras y GPS tiene una mayor probabilidad de error que un sistema que emplea escáneres láser tridimensionales, los errores de posición se pueden mitigar mediante tecnologías de combinación de imágenes que integran y corrigen los datos de imágenes de carreteras recogidos de múltiples vehículos, así como tecnologías de cálculo de trayectoria de gran precisión.

"Así se restringe el margen de error del sistema a un máximo de cinco centímetros en carreteras rectas. Al emplear vehículos de uso general e infraestructura existente para recoger información, esos datos se pueden actualizar en tiempo real. Además, el sistema se puede implantar y ampliar a un coste relativamente reducido", explica Toyota.

Más de Espacio Toyota