Reportaje

50 años de Scalextric: los coches de Peter Pan

Redacción Auto Bild

31/01/2013 - 17:25

No te confundas con el titular de este reportaje tras los 50 años de Scalextric, porque la afición al 'slot' -los coches de Peter Pan- es un asunto muy serio. Pero no cabe duda de que se trata de una pasión que nació en la infancia. Es el niño que llevas dentro el que juega cuando te pones delante de una pista de Scalextric

Queridos Reyes Magos (aunque estemos casi en febrero): este año he sido muy bueno y quiero que me regaléis un Scalextric”. ¿Cuántas cartas habrán recibido Sus Majestades de Oriente con ese mismo comienzo en los últimos 50 años? ¿Y en cumpleaños? Seguramente, sea un número casi incalculable.

Todo empezó en Gran Bretaña, allá por mediados del siglo XX. Primero fueron coches de metal tirados por una cuerda, el motor eléctrico y las pistas llegaron en 1957 y, tres años más tarde, la artesanía dejó paso a la industria y el metal, al plástico. En 1962, la juguetera española Exin empezó a fabricarlos en nuestro país y, desde entonces estoy seguro de que un Scalextric habrá pasado por alguna habitación de tu casa en un momento u otro.

La carrera más larga del mundo

Mucho ha llovido desde entonces y las cosas han cambiado considerablemente. No hace tantos años que los anuncios de juguetes de Navidad en televisión estaban copados por los coches de Scalextric y los de radiocontrol (de los que también se hablará en estas misma revista próximamente). Casi siempre lo pedías por si colaba, aunque te lo hubiesen traído el año pasado. Un nuevo coche, un nuevo circuito, siempre hay algo que pedir. Hoy en día, las videoconsolas y otro tipo de regalos les han arrebatado cierto protagonismo (en este último año, la marca dice haber asegurado su futuro empresarial en manos de Fábrica de Juguetes), pero, en ningún caso, han podido menguar la magia de las carreras de salón.

Scalextric Montjuic

No solamente fueron ‘carreras de juguete’ como se puede apreciar en esta vaya publicitaria que Scalextric tuvo en el circuito urbano de Montjuïc.

La era digital también ha llegado a estos juguetes para niños grandes. Y esto ha permitido, entre otras cosas, que varios coches corran por el mismo carril, miniaturas con luces efecto xenón, cronometrajes más precisos, adelantamientos, carreras contra bólidos controlados por un piloto automático y hasta paradas en boxes para repostar...

“Cariño, he encogido a tus ídolos”

Lo que no ha cambiado en este medio siglo es ese poder para miniaturizar el universo de la competición y la emoción cada vez que un niño (o su padre) sostienen sobre la palma de su mano una réplica del coche de su piloto preferido. Los más grandes han pasado y siguen pasando por el rayo electromagnético reductor de Scalextric, 50 años después.

En Fórmula 1, desde Jim Clark hasta Michael Schumacher (el Ferrari de 'El Kaiser' de la temporada 2004 ostenta el récord del coche más vendido de la historia, con más de 8.000 unidades), pasando por los monoplazas de Fernando Alonso, Pedro de la Rosa, Marc Gené, Carlos Sainz, Sebastien Loeb y ¡hasta Valentino Rossi y Dani Pedrosa! Porque otra de las grandes novedades de los últimos años ha sido el desarrollo y de las motos de Scalextric, muy demandadas por los seguidores del slot.

Publicidad Scalextric 1986

Una de las publicidades en prensa de los años 80 que seguramente muchos de los lectores recordarán.

En cuanto a los coches... Harían falta cientos de páginas para poder hacer la lista de re- producciones que ha fabricado Scalextric en estos 50 años. Ha habido de todo: monoplazas de F1, coches de rallys, prototipos de las 24 Horas de Le Mans, ganadores del Dakar, Gran Turismos, deportivos de calle, etc.

La imaginación es una de sus claves

Al igual que los circuitos, en los que se han llegado a incorporar el efecto barro o nieve de algunos tramos de rally con pistas deslizantes, así como otros con formas de trazados míticos, aunque en esto último gran parte de la responsabilidad recae en la propia imaginación del que juega. Porque todos los aficionados han mirado en alguna ocasión esa habitación de casa con un uso no muy concreto para vaciarla entera y montar una súper pista de forma permanente, rodeada de vitrinas en las que lucir y conservar la colección.

Scalextric Beatles

Grandes aficionados: se dice que los Beatles aprovechaban los ratos muertos en sus conciertos para echar unas carreras en el camerino.

Y es que, el Scalextric es el juguete eterno, uno de los pocos que hacen que los padres todavía entren con una sonrisa a las tiendas, aunque solo sea por mirar las cajas de los circuitos y coches apiladas en las estanterías, mientras se dejan llevar por la tentación de maquinar la forma de conseguir que una de esas cajas acabe en casa, aunque no estuviera incluida en la carta del niño, ni de la niña...

¿Cuánto sabes de Scalextric?

El nombre de Scalextric deriva de la unión de dos términos. Por un lado ‘Scale X’ (es decir, escala variable) que fue el nombre con el que su inventor, Fred Francis, bautizó a una de sus dos primeras series de coches en miniatura. Más adelante, se le añadiría la terminación de la palabra británica ‘electric’.

La empresa responsable de su fabricación en los años 60, Triang, comercializó un disco de vinilo con el sonido de los coches de carreras para ponerlo en el tocadiscos mientras se jugaba y dar mayor realismo.

Scalextric

El Scalextric es el juguete eterno, uno de los pocos que hacen que los padres todavía entren con una sonrisa a las tiendas.

Hasta 1965 todos los circuitos tenían forma de cero, fue a partir de ese año, con el lanzamiento de la caja Gran Turismo GT-60 cuando las pistas empezaron a poder hacerse con forma de ocho. En aquella edición iban un Aston Martin DBGT y un Ferrari 250 GT.

En 1965, en la localidad de Sabadell, tuvo lugar la primera carrera de resistencia de Scalextric. Fueron 12 horas y para disputarla se hizo un circuito de 30 metros de largo con seis pistas. Actualmente se llegan a celebrar incluso pruebas de 24 horas.

El primer modelo vendido en España en estos 50 años de Scalextric fue un Lotus 21 directamente importado desde el Reino Unido en 1962. Después, en 1965, se empezarían a fabricar aquí el Cooper F1 y el Ferrari 156 Sharknose. El primer coche diseñado enteramente por Exin no podía ser otro que el SEAT 600 (1966), con el que también se estrenó el primer circuito español: el TC-600.

Entrevista exprés

4 Preguntas a... Miguel Gómez Ferrero Experto en ‘slot’. Síguele en Facebook: slot en casa

“Juego menos de lo que me gustaría”

  • ¿Cómo acaba uno montando un circuito permanente de ‘slot’ en casa?

En mi caso fue tanto una necesidad práctica como por el capricho de tener un circuito montado a mi gusto. Cada vez que organizaba una carrera en casa, tardaba más de cuatro horas en montarlo todo, así que al final decidí hacerme un circuito permanente que me permitiese tenerlo siempre preparado.

  • ¿Dónde guarda un circuito con una pista de más de 12 metros de longitud?

El trazado está montado sobre unos tableros y diseñé un sistema para poder colocarlo de forma vertical en la pared, así que apenas me ocupa espacio estando donde está plegado.

Miguel Gómez

Miguel Gómez, todo un apasionado del Scalextric.

  • ¿Cuanto tardó en fabricarlo y con qué materiales lo hizo?

Fueron unos cuatro meses de trabajo hasta ternerlo más o menos terminado como lo tenía pensado. Por ejemplo, mi hermano Javier, me dijo que podría darle la forma del circuito de Mónaco y que tuviera un entorno urbano. Así que me puse manos a la obra y, utilizando
espuma de construcción, que es fácilmente moldeable, fui dando forma a los relieves. Incluso acabé poniendo luces dentro del túnel.

  • ¿Cuales son los mejores coches para jugar con Scalextric?

Tengo reproducciones de los monoplazas de F1 de Fernando Alonso o Lewis Hamilton. La verdad es que son coches que corren mucho, pero son muy delicados. Los alerones y otras piezas pueden romperse con facilidad con cualquier golpe. Los turismos y coches de rally son más resistentes y algunos de Le Mans corren tanto que es casi imposible jugar con ellos.

  • ¿Cree que dejará de jugar algún día?

La verdad es que ahora mismo juego menos de lo que me gustaría, porque con el trabajo y la familia uno tiene menos tiempo de sentarse a disfrutar de las tandas, pero aún así, siempre intento sacar tiempo para dedicar algún rato libre. Lo bueno es que ahora mantenemos la afición muy viva a través de nuestro perfil en Facebook slot en casa’, para ‘matar el gusanillo’.

Texto: José Á. Gómez.

Fotos: fabricante,  AUTO BILD España.

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Buscador de coches