Skip to main content

Práctico

Motor

Trucos para limpiar y recargar el aire acondicionado

Aspira las rejillas del aire acondicionado

Que en verano hace calor y en invierno, frío no es algo que sea noticia. Pero no por ello deja de ser importante, porque siempre se agradecen ciertos consejos o recordatorios para hacer la vida más fácil, conduzcas un coche nuevo o uno de segunda mano. ¡Y para eso estamos en Auto Bild (entre otras cosas)! Hoy, por ejemplo, te traemos una selección de trucos para limpiar y recargar el aire acondicionado, que seguro que te van a venir muy requetebién. 

De hecho, hasta a los conductores más veteranos se les (nos) olvida un poco los tiempos en los que este sistema de refrigeración no existía, y hasta los trayectos más cortos eran un auténtico suplicio en los meses más tórridos. ¿Lo recuerdas tú también? Pues para no volver a tiempos oscuros, es muy recomendable repasar estos puntos y así no someterse al horno que supone un vehículo sin aire acondicionado (a/a) o climatizador. 

Vídeo: así funciona el sistema de purificación del Aire de Volvo:

El drama se produce poco a poco (cuando el sistema va dejando paulatinamente de enfriar) o de repente (si hay un manguito que se suelta, el compresor se avería...). Así que uno de los antídotos al calor no deseado en el habitáculo tiene que ver con el mantenimiento del sistema en todos sus frentes. ¡Toma nota!    

Rejillas externas

Hojarasca en las rejillas

Es la primera parte del asunto. Si las rejillas exteriores que tan cuidadosamente diseñaron en su momento los ingenieros están sucias u obstruidas, no cumplirán su función, que no es otra que: 

  • Canalizar el flujo del aire hacia el radiador del aire acondicionado. 
  • Refrigerar el circuito del A/A haciendo que el calor se disipe. 

Así que trata de no aparcar debajo de árboles que suelten hojas, resinas (aunque sea tentador buscar su sombra), ya que, a largo plazo lo que te ahorrarás puntualmente en volver a refrescar el habitáculo podría dañar tu coche con suciedad acumulada. Limpia bien rejillas y desagües a mano y en seco antes de recurrir al agua a presión y comprueba que no se forman luego 'pastas' ni 'barros' bajo las rejillas que acaben por provocar atascos y malos olores. 

Aireadores

bentley-bentayga-speed_aireadores

Son la parte más 'visible' de la refrigeración del habitáculo, por lo que también tienen que permanecer impolutas. Como ves en la foto que encabeza este post, es bueno tirar de un potente aspirador y aplicarlo en estos lugares. También es efectivo acompañar esto con trapos húmedos, brochas y pinceles para llegar a todos los rincones... E incluso hay quien utiliza una especie de pasta de modelar específíca para que se queden pegados allí el polvo y la suciedad. 

Suelo del coche

Alfombrillas Amazon Basics

También es importante, porque el flujo de aire del sistema de ventilación no sale sólo por las toberas, sino que emerge también desde muchos otros rincones del suelo. Y debes localizarlos para ocuparte también de su limpiez. 

Al igual que en los aireadores superiores, si ves que al subir la potencia del ventilador salen trozos de materiales más sólidos, como de gomaespuma, la cosa se complica: el filtro del habitáculo/de polen puede estar hecho trizas o, directamente, se haya fragmentado el revestimiento que llevan algunas tuberías de A/A. 

Así tocará sustituir el filtro (véase el siguiente punto), esperar a que el sistema vaya 'escupiendo' los restos... o, si no fuera suficiente, desmontar el salpicadero (operación muy costosa en tiempo y dinero) y retirar los restos fragmentados. 

Filtros

Filtros del aire acondicionado

Este elemento tiene sus propios plazos de sustitución recomendados por el fabricante; lo que sucede es que a veces pueden deteriorarse antes de tiempo por exceso de suciedad, haber circulado o estacionado mucho en zonas muy húmedas... Cambiarlos no suele ser algo muy complicado siempre que te asegures de que compras el adecuado con el número de referencia correcto. 

Depósitos y desagües

Malos olores en el aire acondicionado

Otro de los trucos para limpiar y recargar el aire acondicionado que no todos conocen es seguir profundizando en el circuito hasta el depósito de desagüe que suele haber en la parte de la guantera. Si este elemento se atasca, tiene fugas o no se drena convenientemente, acabará echando por tierra todo el trabajo de mantenimiento y, encima, provocará malos olores. 

5 razones por las que huele mal el aire acondicionado

Recarga

Malos olores en el aire acondicionado

Otra de las operaciones más típicas de esta época del año es la de recargar el aire acondicionado. Según lo que suponga, es más o menos costoso, así que también aquí hay una serie de consejos que deberías tener muy en cuenta para que el daño se reduzca a unos pocos días de calor hasta que puedas llevar tu vehículo a un taller que ofrezca este servicio, porque, en efecto, no es una tarea que se pueda hacer una tarde en el garaje. Poner en orden el A/A consta de varios puntos (no todos son necesarios): 

  • Revisión del sistema para ver qué es exactamente lo que hay que hacer. 
  • Vaciado del gas viejo. 
  • Revisión de tuberías y conexiones. 
  • Reparación de fugas, si las hubiera. 
  • Rellenado del circuito con el líquido nuevo (que luego se convertirá en gas).
Frosty Cool Recarga Aire Acondicionado
  • Revisión de la centralita. 
  • Supervisión del compresor (y reparación o sustitución sin fallara).

Productos específicos

Neutralizador de olores

Además, hay productos específicos para limpiar, purificar y mantener el circuito libre de atascos y olores como este que ves aquí y que tu taller de confianza también puede manejar a la hora de desempeñar estas tareas. 

Presupuesto final y cerrado

No obstante, entre los trucos para limpiar y recargar el aire acondicionado, no puede faltar uno de los más importantes en toda tarea de reparación o mantenimiento que se precie: pedir un presupuesto cerrado, final y por escrito con todo incluido ya (sin extras por incluir luego como el IVA) con el que luego puedas contar como garantía si algo no se hace como se debe y, por supuesto, asegurarse de que no comiencen los trabajos hasta que tú lo hayas firmado para dar así tu consentimiento.  

Y además