¿Qué hacer con los neumáticos de invierno en verano?

¿Qué hacer con los neumáticos de invierno en verano?

06/05/2015 - 10:51

El comienzo de la primavera marca el momento de quitar los neumáticos de invierno? ¿Se pueden utilizar en verano?

A diferencia de nuestros vecinos europeos, los españoles todavía no somos muy expertos en neumáticos de invierno y es normal que el cambio de estación plantee dudas a aquellos que han montado neumáticos de invierno, empezando por cómo guardarlos durante el verano.

La goma de los neumáticos puede envejecer mal, endurecerse y cuartearse si no se toman las precauciones adecuadas al almacenarlos. Así pues, es importante guardarlos en un lugar ventilado, protegidos de la humedad y de la luz solar directa, alejados de sustancias químicas o disolventes y a una temperatura ambiente de entre 10 y 25oC. 

Una cuestión importante a la hora de guardar los neumáticos de invierno es el sentido de almacenamiento de los mismos, que va a depender de si los neumáticos están o no sobre la llanta. Cuando los neumáticos están montados sobre la llanta, estos deben almacenarse colgados o apilados pero nunca de pie. En cambio, cuando los neumáticos se almacenan sin llanta, deben almacenarse de pie y darles la vuelta una vez al mes, pero nunca colgarlos ni apilarlos.

Otra posibilidad es acabar los neumáticos de invierno durante el verano, especialmente cuando la profundidad de la banda de rodadura de los de invierno es inferior a los 4 mm recomendados por los fabricantes. Legalmente, esta solución es posible siempre y cuando los neumáticos no hayan alcanzado el límite de desgaste de 1,6 mm, pero hay que sopesar los pros y los contras de esta solución.

La goma de los neumáticos de invierno está diseñada para seguir siendo flexible a bajas temperaturas pero se desgasta más rápido sobre asfalto caliente. No obstante, puesto que se trata de terminar los neumáticos de invierno durante el verano, este factor tiene poca importancia.

Desde el punto de vista de la seguridad, según los organismos de test, los neumáticos de invierno frenan peor en asfalto seco que los neumáticos de verano. Además, en carretera mojada, el fenómeno del aquaplaning se produce a menor velocidad con neumáticos de invierno. No obstante, los tests de neumáticos se realizan con neumáticos nuevos y, con el desgaste, las prestaciones en suelo seco de los neumáticos de invierno se aproximan a las de los neumáticos de verano

Por lo tanto, utilizar neumáticos de invierno en verano es posible siempre y cuando los neumáticos estén semidesgastados y el conductor reduzca la velocidad para compensar la pérdida de prestaciones.