Skip to main content

Práctico

Motor

Neumáticos de segunda mano: ¿lo barato sale caro? ¡Sí!

Neumáticos cristalizados

He comprado unos cuantos coches usados desde que tengo uso de razón -o mejor dicho, el carné de conducir-. Y no importa que sean de una marca o de otra, un modelo con fama de fiable o no. Hasta que no pasa un tiempo en el que ambos "nos estamos conociendo", no sabes muy bien qué es lo que tienes que poner al día para que todo vaya sobre 'ruedas'. ¡Ay, las ruedas! Es un fantástico ejemplo y vamos a hablar precisamente de ello hoy, de los neumáticos de segunda mano: ¿lo barato sale caro? ¡Sí! 

Y perdona el 'spoiler', pero es que es necesario dejar las cosas claras desde el principio, porque se trata de un tema relacionado con la seguridad, y con eso no se juega.  

He empezado de esta forma porque las cubiertas que no son nuevas puedes comprarlas directamente o pueden venir puestas en un coche de ocasión.

Y me da lo mismo que lo mismo me da, porque en ambos casos estarás usando un producto envejecido que es un peligro en potencia y que hasta la hora de la verdad no da la cara como es debido. 

Legalidad vs seguridad

Antes de nada, tenemos que responder a la pregunta que seguro que te viene a la cabeza. ¿Es legal comprar neumáticos de segunda mano? La respuesta también es clara: sí. Pero ojo, porque la ley no prohíbe todo lo que puede atentar contra la seguridad. Si no, ¡estaría prohibido vender tabaco, comprarlo y consumirlo! 

Cómo evitar el peligro de los neumáticos cristalizados

En el tema de las ruedas, puedes comprarlas y venderlas en Internet, por ejemplo, a cualquier particular. Y también, en un desguace. 

El problema en ambos casos es que no tendrás ningún control sobre la vida pasada de este elemento, por muy bien que aparentemente esté. 

Riesgos de comprar neumáticos de segunda mano 

El precio es la única 'ventaja' de comprar un neumático de segunda mano, porque lo barato sale caro, sí. Pero enseguida verás por qué ese pequeño aliciente económico se diluye en cuanto seas consciente de sus riesgos. ¿Cuáles son? 

Consejos para comprar neumáticos online

Antigüedad: como poco, ya no será del año en curso, con lo que habrás recortado su recorrido sí o sí. Recuerda que se recomienda sustituir un neumático, como tarde e independientemente de su uso, a los 4 o 5 años de su número DOT (que indica semana y año de fabricación).  

  • Conservación: de las condiciones de su almacenaje depende mucho también su estado a la hora de montarlo, incluso si es nuevo.  
  • Cristalización: se puede dar por muchos motivos en uno nuevo, imagina en un neumático usado. 
  • Daños en la estructura: serán casi imposibles de detectar, salvo por especialistas. 
  • Dibujo: es lo más fácil de ver. Si tiene un grosor mínimo de 1,6 mm, puedes circular legalmente con él y pasarás la ITV, pero recomiendan cambiar ruedas con menos de 2 mm. 
  • Daños externos: es más difícil que se 'cuelen' pero no imposible. Y a veces las carcasas no muestran grietas o deformidades... hasta que ya es demasiado tarde. 
  • Duración. Dejamos esto en último lugar porque al lado de lo relativo a la seguridad, es mucho menos importante. Pero es que, aunque sea desde el punto de vista económico, piensa que comprar neumáticos de segunda mano, lo barato sale caro desde el principio, porque ya estás recortando su vida útil y, en el mejor de los casos, te durarán menos.
  • Desgaste prematuro de otros elementos. Y aunque no te vieras nunca implicado en un accidente, sería normal que el paso de los kilómetros acabara afectando a otros elementos como los amortiguadores, los frenos e incluso la dirección

En definitiva, que no conserven sus propiedades, por lo que no respondan correctamente ante una rodada normal, un bache, una curva, una frenada, un tramo de firme deslizante... o todo a la vez. 

¿Por qué no se prohíben? 

El argumento de quienes lo venden es siempre el mismo, que son un elemento más del coche y que si te dan garantías sobre su buen estado (algo que nadie puede certificar al 100% sin una costosísima y no menos sofisticada máquina de diagnosis como la que tienen los fabricantes en los centros de desarrollo), ¿por qué no?

Pues ya tienes la respuesta. Los riesgos son enormes y tú seguridad (y la de todos), no tiene precio

 

Y además