Skip to main content

Práctico

Motor

Cómo mantener el coche a medio gas: consejos y cuidados

mantener coche medio gas

A continuación encontrarás una serie de consejos y cuidados para mantener el coche a medio gas durante los mes de invierno y la tercera oleada de la COVID-19.

Es probable que, en estos meses de invierno, donde el frío es más acusado, llegan las nevadas y, lamentablemente, estamos viviendo la tercera oleada de la COVID-19, hagas un menor uso de tu coche. Para evitar que ocurra lo mismo que en marzo, abril y mayo del año pasado, te ofrecemos una serie de consejos y cuidados para mantener el coche a medio gas y ahorrarte un gasto innecesario cuando se retome la actividad por completo.

Kit de emergencia en el coche: esto es lo que siempre debes llevar

Y es que, en estos meses de 2020, cuando el país se detuvo casi por completo debido al confinamiento domiciliario, muchos vehículos quedaron estacionados en la calle o en el garaje varias semanas sin ser utilizados. Esto supone que muchos componentes del coche se deterioren y que después tengamos que abonar cuantiosas facturas para volverlo todo a punto. Aquí tienes algunos consejos y cuidados básicos para evitar que esto vuelva a suceder.

Vídeo: cómo desinfectar tu coche de forma casera:

Cómo mantener el coche a medio gas: consejos y cuidados

  • El primer consejo es que, si puedes, arranques el motor una vez a la semana. Esto ayudará a que los fluidos internos se muevan y vuelvan a lubricar las diferentes partes del motor, evitando que se resequen los cilindros y las diferentes juntas.
  • Arranca el coche y muévelo algunos kilómetros. Aunque no es lo más recomendable (salir de casa cuando no sea estrictamente necesario), aprovecha el momento de hacer la compra, por ejemplo, para circular algunos kilómetros con el coche y así recargar la batería.
  • Para evitar que las ruedas se deterioren cuando pierdan presión a consecuencia de estar parado el coche una larga temporada, hincha los neumáticos por encima de la presión recomendada.
  • Revisa las ventanas del coche. Elimina residuos (hojas secas, barro o resina) de las juntas, así como el hielo o la nieve que pueda caer en invierno. Así evitarás que se oxide la mecánica de los elevalunas eléctricos o que se generen fallos a corto-medio plazo.
  • Conecta el aire acondicionado de vez en cuando. A pesar de que todos creemos que el aire acondicionado es solo para el verano, en invierno nos ayuda a desempañar los cristales. Por ello, conéctalo de vez en cuando y así mantendrás todo el circuito en movimiento.
  • Es muy importante evitar la oxidación de los frenos. La falta de uso prolifera la aparición de óxido en los discos y la cristalización de las pastillas.
  • Evita que las escobillas de los limpiaparabrisas se peguen al cristal. Así, además de alargar la vida útil de éstas, nos ahorraremos algunos rallones en la luna delantera del coche.

Y además