Skip to main content
Renting Santander

Tres decisiones más fáciles de tomar si eliges un coche de renting

Actualizado:21/07/2021 - 09:52

La tranquilidad es uno de los principales argumentos de quienes valoran estrenar coche, pero sin comprarlo. Lo es más para aquellos que ya han probado la experiencia de disfrutar de un vehículo como si fuera suyo sin serlo. Porque cuando se trata de elegir vehículo, la única preocupación debería ser: ¿qué modelo me gusta? ¿de qué color lo quiero? y, ¿de fábrica o le añado algo de equipamiento?

El renting es la forma de comprar coche de los que viven la slow life. Más que una tendencia, la vida slow supone dar un giro a nuestra forma de enfrentarnos a lo cotidiano, dejando a un lado las preocupaciones que no son tan importantes y centrándonos en lo realmente esencial. No significa que nada nos importe, ni mucho menos, sino admitir que no tenemos que hacerlo todo nosotros y que el vivir es más importante que el tener.

De acuerdo. Entonces, quiero tener un coche (perdón, disfrutar un coche), pero sin las preocupaciones que puede suponer la compra y con la tranquilidad de que todo lo que conlleva su uso estará cubierto.Voilá, aquí tienes Santander Renting Flexible.

Santander Renting 1

Las ventajas de estrenar, sin las preocupaciones de comprar

El renting o alquiler de automóviles a largo plazo permite tener un coche como si fuera propio pero sin las ataduras que supone la compra tradicional. 

La empresa de renting (Banco Santander en este caso) asume la propiedad del vehículo (ojo, justo del  que quieres: la marca, el modelo, el color y el acabado que te gusta) y según se lo entrega el concesionario te lo pasa a ti. Como propietario, es Santander Renting quien asume el pago, así como los impuestos (matriculación y circulación); también es la entidad la que se encargará de pagar la ITV (si es que tienes que pasarla en el tiempo que dura el contrato). En este punto es importante destacar que el Santander es el único banco con renting propio, lo que facilita (mucho) los trámites; especialmente ahora con el lanzamiento del nuevo Renting Flexible.

A cambio de todo esto (y más que ahora te contamos), el usuario abona una cuota mensual. La cuantía depende de varios factores, los más importantes son el coche elegido, la duración del contrato y los servicios incluidos. Lo que Santander Renting entiende como paquete básico es, en realidad, más de lo que muchos conductores contemplan cuando cierran la compra de un coche. Porque además de cubrir el alquiler del vehículo, la cuota mensual incluye impuestos, ITV y asistencia.

Santander Renting 2

Además de lo anterior, destacamos tres servicios reales incluidos en Santander Renting que nos parecen realmente interesantes.

1. Seguro

Todo vehículo en circulación debe tener, como mínimo, un seguro a terceros que cubrirá la reparación de los daños que podamos causar a otros en caso de accidente, pero no los de nuestro coche. Por eso cuando se trata de estrenar, lo habitual es contratar un seguro a todo riesgo. La duda que surge es: ¿con o sin franquicia?

Contratar el seguro con franquicia reduce el precio de la póliza, pero supone que, en caso de reparación, el cliente tendrá que abonar la cantidad franquiciada y el seguro se hará cargo del resto. A priori, es un ahorro, pero es importante echar cuentas ya que, en caso de dar varios partes, puede no ser tan rentable.

El renting es la opción de quienes practican la slow life, ¿recuerdas? Por eso Santander Renting elimina esta preocupación. Su cuota incluye seguro a todo riesgo sin franquicia, sin penalizaciones por siniestros y con cobertura a cualquier conductor desde los 18 años (normalmente, los menores de 30 años pagan plus). Dicho de otro modo, pase lo que pase, estarás cubiert@.

2. Cambio de neumáticos cada 40.000 km

Cuando compras un coche no piensas en que dentro de unos años (más o menos en función del uso) habrá que cambiar los neumáticos (la Ley obliga a hacerlo cuando la banda de rodadura es inferior a 1,6 mm, pero es recomendable hacerlo mucho antes); y que eso es un pellizco que no siempre viene bien. Para los clientes de Santander Renting esto no será un gasto extra ya que está cubierto con la cuota mensual.

Santander Renting 3

3. Mantenimiento y averías

No es habitual que un coche nuevo falle, pero a veces sucede. También hay que acudir al taller para las operaciones de mantenimiento que, una de dos o pagas en el momento de la compra (con sobrecoste) o abonas en el momento de pasar por el centro de posventa. Con Santander Renting, ni lo uno, ni lo otro: si el coche se estropea o le toca revisión, el coste está incluido.

Y, si lo contratas como empresa (que también es posible), recuerda que las cuotas se pueden incluir como gasto deducible. ¿Qué más se puede pedir? Una cosa más: que el coche que quieres esté en campaña porque entonces será todavía más barato...

Consulta condiciones en bancosantander.es

Advertisement

Más:

Branded