Skip to main content

Noticia

Motor

Vicios ocultos en el coche: qué son y cómo reclamar su reparación

Vicios ocultos

Compras un vehículo y en poco tiempo empieza a fallar. Encontrar vicios ocultos en el coche no es algo habitual pero suceder, sucede.

Un vicio oculto es un defecto grave que afecta al vehículo y que, como su nombre indica, no está a la vista. Puede suponer un grave problema para el uso del vehículo e, incluso, reducir su vida útil. El problema es que no es fácil demostrar que un coche se ha puesto a la venta con vicios ocultos.

Ahora bien, eso no significa que el comprador esté completamente desamparado, el artículo 1.484 y siguientes del Código Civil, dice, textualmente: “el vendedor estará obligado al saneamiento por los defectos ocultos que tuviere la cosa vendida, si la hacen impropia para el uso a que se la destina, o si disminuyen de tal modo este uso que, de haberlos conocido el comprador, no la habría adquirido o habría dado menos precio por ella". La pregunta es: ¿cómo demostrar que un coche tiene vicios ocultos?

¿Defecto, avería o vicio oculto?

La empresa de peritación Invarat explica qué requisitos debe cumplir el defecto para que sea considerado un vicio oculto:

  • El primero es que sea previo a la entrega
  • Otra posibilidad es que el origen del desperfecto sea anterior y que el vendedor no lo conociera o lo ocultará
  • En ambos casos, no debe ser un fallo evidente a simple vista
  • Además, debe ser un fallo grave. Es decir, los defectos leves no serán considerados vicios ocultos. "Este tipo de daños deben implicar un efecto negativo sustancialmente grave para el correcto funcionamiento del vehículo", explica Invarat
Cómo evitar averías en el turbo de un motor diésel

Cómo reclamar la reparación de los vicios ocultos al vendedor

La Ley establece que la reclamación de la avería debe hacerse durante los seis meses siguientes a la entrega del coche. Pasado este tiempo no se podrá considerar como vicio oculto debido a la imposibilidad de demostrar que el vendedor no entregó el automóvil conforme a lo pactado previamente con el comprador.

Dicho esto; lo fundamental para conseguir que sea el vendedor quien asuma la reparación de un vicio oculto es demostrar que lo tiene. La manera más sencilla es contar con la declaración de un gabinete pericial que identifique el fallo y certifique que es anterior a la venta. Conseguida esta certificación, el comprador podrá demandar al vendedor la devolución del precio, el coste de la reparación o una compensación económica. "En casos graves el vendedor puede ser condenado al pago de intereses por daños y prejuicios", puntualizan los expertos de Invarat.

Etiquetas:

Averías coche

Y además