Noticia

Las cinco principales tecnologías de ahorro para 2020

Las cinco principales tecnologías de ahorro para 2020

Enrique Trillo

19/08/2014 - 12:32

Según un estudio publicado por la revista Autocar se avanza cómo podrían ser los coches en el año 2020. Concretamente se refiere a las cinco principales tecnologías de ahorro de combustible con las que estarán equipados los coches en el año 2020.

Los coches de la próxima década serán los más eficientes que jamás se hayan fabricado, gracias a una serie de tecnologías de vanguardia, según la información publicada por la revista Autocar. Esta conocida publicación británica ha desvelado las cinco tecnologías de ahorro que serían las más utilizadas en los coches de serie a partir de 2020.  Avances que supondrían una reducción de las emisiones de CO2 para dejarlas por debajo de los 90 g/km y consumos medios que podrían incluso bajar de 1,0 l/100 km. Datos que no dejan de sorprender teniendo en cuenta que la media actualmente ronda los 130 g/km.

Las exigentes medidas que la Unión Europea ha impuesto a los fabricantes para reducir su nivel de emisiones entran en vigor a partir de 2020 y según la información referida los encargados de mantenerlas a raya serían nuevos volantes de inercia, turbocompresores eléctricos, aerodinámica inteligente...

Aquí tienes las cinco principales tecnologías de ahorro para los coches a partir de 2020

1. Volantes de inercia

Un sistema de volante de inercia diseñado por ingenieros británicos, que sería empleado para mover las ruedas traseras de un automóvil de tracción delantera. Se cree que podría convertirse en mucho más utilizado en los coches de serie en la próxima década, ya que pueden almacenar energía y luego emplearla de la misma manera que lo hacen un motor eléctrico y la batería. Además, este sistema cuesta aproximadamente una cuarta parte que el de un híbrido, es mucho menos complejo y más ligero. 

2. Motores con relación de compresión variable

A principios de este año, se anunció que los fabricantes estaban desarrollando motores con relación de compresión variable. Aunque los detalles de cómo este sistema funcionará no fueron revelados, el principio que hay detrás ha sido durante mucho tiempo uno de los objetivos perseguidos por los diseñadores de motores. Esto, sin duda, sería un significativo avance en materia de eficiencia. 

3. Navegación a vela

Esta tecnología que permite circular con la propia inercia que ya tiene el vehículo ya existe en algunos modelos de gama alta o en modelos que recurren a energías alternativas, pero con toda probabilidad extenderá su uso a todo tipo de modelos. Se espera que su llegada se complete en varias fases. En primer lugar, cuando un coche circule por debajo de 7 km/h y seguidamente se pasaría a una fase en la que se desacopla la transmisión  y el motor se apaga cuando se circula a mayor velocidad, cuesta abajo o al acercarse a los semáforos. 

4. Turbocompresores eléctricos

Algunos fabricantes han comenzado ya a investigar con versiones de sus propias mecánicas, pero con turbos eléctricos. Uno de los modelos avanzados por Audi utiliza un ventilador de gran alcance en el sistema de inducción del motor. Este ventilador sopla aire a través del turbo cuando el motor está en fase de desaceleración con el fin de que el turbo coja impulso y pueda ofrecer todo su potencial tan pronto como el conductor vuelve a pisar a fondo el acelerador. Este sistema es especialmente útil para los motores de menor cilindrada, los que ahora se enmarcan dentro del famoso 'downsizing', ya que generan poca energía con sus gases de escape, especialmente cuando circulan a baja velocidad. 

5. Ruedas carenadas

Sin lugar a dudas con los coches de gran producción resulta más complejo lograr grandes mejoras en materia de aerodinámica. Sin embargo, se cree que carenando los pasos de rueda se podrían reportar grandes avances, debido a la reducción de la resistencia aerodinámica. Algunos fabricantes, como BMW, ya están trabajando en este sentido dirigiendo el flujo de aire tanto a la entrada como a la salida de las ruedas. El siguiente paso natural es cerrar el hueco por completo, de modo que el flujo de aire no quede atrapado mientras el coche está en movimiento.  

Evidentemente, aunque estas medidas serán las más extendidas, dada la necesidad de reducir los niveles de gasto medio de consumo de combustible, los fabricantes no solo se van a conformar con estas, sino que pondrán en marcha otras muchas en las que ya se están trabajando. 

Fuente: Autocar

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Enrique Trillo

Enrique Trillo

Dame un coche, un circuito, barra libre y no necesito nada más en la vida.

Buscador de coches