Noticia

Coches autónomos

El Ford Mondeo autónomo, un laboratorio rodante

El Ford Mondeo autónomo, un laboratorio rodante

Vicente Cano

17/12/2013 - 18:00

Esta semana, se ha presentado el Ford Mondeo autónomo, un prototipo que la marca de Detroit emplea para desarrollar las soluciones de movilidad del futuro de cara al plan de movilidad Ford 2025.

Como otros prototipos de conducción automática que ya se conocían –Google, Toyota, Audi o Bosch son solo algunas de las marcas que se encuentran trabajando en esta tecnología- Ford acaba de dar a conocer un Ford Mondeo autónomo, un modelo que en EEUU se denomina Ford Fusion. Se trata de un prototipo, bueno, prototipos porque son varias las unidades del Ford Fusion hybrid autónomo que se están utilizando en el estado de Michigan para testar aplicaciones para la movilidad de un futuro. Según los investigadores, al ritmo de producción actual, en un par de décadas, las vías ya no podrán acoger la ingente cantidad de vehículos que circularán por todo el planeta, salvo que se consiga encontrar nuevas soluciones.

De todas las conocidas y posibles, la conducción automática es la más cercana y prometedora en este sentido. Por este motivo, Ford se ha puesto a colaborar con dos grupos de investigadores de la Universidad de Michigan y de la firma State Farm con vistas a cumplir los objetivos del plan de movilidad Ford 2025, que el presidente de la firma, Alan Mulally, presentó a comienzo de este año durante el Mobile World Congress de Barcelona.

Este Ford Fusion automático se ha creado partiendo de diversos estudios realizados con el simulador de conducción VIRTTEX, donde los investigadores de Ford analizan la mejor manera de combinar las precisión de las máquinas con las habilidades humanas para desarrollar una nueva manera de viajar en coche en la que los fallos humanos no tendrán cabida. Por ahora, Ford y el resto de empresas involucradas en esta especie de carrera tecnológica parten de una premisa común: que el conductor sea siempre quien tenga la última palabra, aunque todo aquel que viva dentro de 20 o 30 años conocerá coches con un comando por el que, con solo programar una dirección en el navegador, podrán conducirte hasta el destino sin ninguna intervención al volante.

El prototipo de conducción autónoma de Ford emplea cuatro sensores de infrarrojos LiDAR, capaces de leer distancias con objetos, que escanean 2,5 millones de veces por segundo la superficie de la carretera en un radio de 61 metros. Con esta información, el Ford Fusion automatizado es capaz de generar una especie de mapa en 3D de todo su entorno en tiempo real. Con esta tecnología se puede distinguir una bolsa de papel de un animal pequeño a una distancia máxima de 100 metros. Es, precisamente, en este campo donde se está empujando el mayor desarrollo en todo el mundo, ya que los fabricantes de automóviles tienen bastante controlado todo lo necesario para que un vehículo pueda dirigirse solo con precisión.

Lo que hace falta ahora es que también sea capaz de tomar decisiones lógicas por sí mismo, al menos referidas a la circulación, lo que implica que además de crear sensores más precisos e inteligentes, también hay que dotar a los futuros vehículos automáticos de una especie de inteligencia artificial. De momento, el trabajo con estos prototipos traerá nuevos asistentes de atascos y aplicaciones para aparcamiento automático. Más adelante, Ford espera ir introduciendo la comunicación vehículo a vehículo (V2V), que en su caso empezarán a montar en todos sus coches nuevos en torno a 2020.

Esto hará reducir la congestión del tráfico y aumentará la seguridad vial. Por último, y una vez superadas las trabas legislativas para algo así, llegarán los coches automatizados por completo, a los que llamarás con un dispositivo y te irán a buscar a la puerta de casa, para dejarte después en la del trabajo e irse a buscar un sitio para aparcar. Esto, además de comodidad, traerá enormes beneficios en la movilidad urbana y en la reducción de las emisiones de gases contaminantes.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches