Logo Autobild.es

Ferrari pone a prueba un nuevo artilugio para poder correr con lluvia

Imagen de Charles Leclerc en el GP de China 2024, en el que algunas sesiones se disputaron sobre mojado

Ferrari ha equipado, en colaboración con la FIA, un curioso sistema para estudiar cómo reducir la cantidad de agua que levantan los coches de F1 durante una carrera sobre mojado.

El equipo Ferrari ha probado durante un test en su circuito, Fiorano, un nuevo artilugio que podría permitir a las escuderías correr en situación de lluvia o progresar para hacerlo en el futuro. El sistema está siendo evaluado por la FIA, con el objetivo de limitar la cantidad de agua que levantan los coches durante carreras sobre mojado, haciendo en muchas ocasiones imposible su disputa.

Cuando llueve con fuerza durante una carrera de F1, los aficionados se temen lo peor. Como nos ha mostrado la historia reciente, es muy probable que Dirección de Carrera muestra bandera roja o decida sacar el safety car para neutralizar la acción en pista por motivos de seguridad. A veces, la continuidad de la prueba se llega a retrasar horas, lo cual desespera a los fans y dispara sus quejas.

En 2021, incluso asistimos a la cancelación del Gran Premio de Bélgica, tras apenas completarse dos vueltas tras el coche de seguridad. La fuerza de la lluvia y la baja visibilidad impidieron que la carrera pudiera disputarse con normalidad en el mítico Circuito de Spa-Francorchamps.

La FIA decidió hace un tiempo iniciar un estudio para ver cómo se puede reducir el impacto del spray que levantan los coches tras la evacuación del agua por parte de los neumáticos, aunque esta no es la única forma de la que esta se levanta durante una carrera, puesto que la mayor parte provendría del suelo y del difusor.

Con el objetivo de sacar conclusiones, la Federación está realizando distintas investigaciones junto a los equipos. Hace un año, Oscar Piastri y Mick Schumacher probaron un McLaren con un dispositivo que no dio resultados. Ahora ha sido el turno de Ferrari, en un test en Fiorano donde han participado Arthur Leclerc con el Ferrari SF-75 de 2022 y Oliver Bearman con el SF-24 que corrió en Miami.

Durante las pruebas con dos monoplazas sobre asfalto mojado, con el objetivo de comprobar cómo afectaba a la visibilidad el spray, los neumáticos fueron equipados con una suerte de 'cesta' o guardabarros que fue abriéndose gradualmente para comprobar en qué proporción se limitaba o reducía la estela de agua con respecto al coche de atrás.

Si bien se trata de un elemento un tanto radical, lo que parece es que Ferrari y la FIA han querido probar e investigar cuál sería el impacto del sistema para, en caso de obtener conclusiones positivas, buscar soluciones de cara a futuras mejoras. 

Solo con ver el sistema, que está anclado al buje de la rueda, surgen numerosas dudas, entre ellas cómo serían las paradas en boxes, ya que sería imposible hacerlas en los 2 o 3 segundos en los que están actualmente.

Después de este test con neumáticos de lluvia, Ferrari ha aprovechado su estancia en Fiorano para realizar un 'filming day' para su nuevo patrocinador, HP, donde también han podido montar y poner a prueba el nuevo paquete de evoluciones que Charles Leclerc y Carlos Sainz prevén estrenar el próximo fin de semana en el Gran Premio de Imola.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.