Noticia

El futuro Mercedes Clase B coge forma

Luis Guisado

08/07/2011 - 18:12

El futuro Mercedes Clase B abandona el estilo monovolumen y el suelo tipo ‘sandwich’, contará con dos motores nuevos que ofrecerán cuatro escalas de potencia, caja de cambios de doble embrague y hasta tracción integral. Toca esperar hasta noviembre para ver su versión definitiva…

Estoy al volante del nuevo Mercedes Clase B. Miro a la izquierda y veo el prototipo del futuro Clase A. El Audi A6 que llevo delante frena de repente, así que el sistema de aviso de colisión por alcance pita y envía la presión necesaria a la bomba del freno, que me ayuda a detenerme a tiempo. No ha pasado nada gracias a este sistema que será de serie cuando salga a la venta... Ya que estoy conduciendo en un simulador en Sindelfingen, a unos pocos kilómetros de Stuttgart.

Y es que la seguridad será uno de los principales argumentos del nuevo Mercedes Clase B: tendrá de serie el sistema Pre-Safe que tensa los cinturones y cierra las ventanillas en caso de accidente, airbag de rodilla y uno lateral de nuevo diseño que protege el tórax en caso de colisión lateral… Además, también cuida de la batería en caso de colisión para que haya diversas funcionalidades que no se queden sin energía. Por ejemplo, se activan las luces de emergencia, se desbloquean las puertas, se encienden las luces interiores. También podrá montar opciones como el sistema de aviso de ángulo muerto, detección de abandono involuntario de carril…

Pero el Clase B no solo es seguridad. Según los ingenieros de la marca, ofrecerá deportividad refinada: abandona la silueta monovolumen y la cambia por otra más aerodinámica (Cx=0,26; aunque pondrán a la venta un kit aerodinámico que logrará 0,24) que me recuerda a la del Clase R. La suspensión tiene un nuevo eje trasero con cuatro brazos y en total, además de rebajar algún kilo a las masas suspendidas y no suspendidas, acerca el centro de gravedad un poco más al suelo (entre 20 y 30 mm).

En cuanto al chasis, la principal novedad es que abandona la estructura tipo sandwich del modelo que todavía está a la venta. Ahora utiliza la plataforma MFA, lo que significa que la arquitectura es convencional y que llegará a alojar un sistema de tracción integral, aunque desde el principio está disponible solo como tracción delantera.

Los motores serán completamente nuevos… Al menos en la Clase B. La nueva plataforma permite utilizar propulsores que ya existen, aunque, eso sí, ligeramente adaptados. Así, la gama contará con dos cuatro cilindros, uno de gasolina y otro de gesóleo.

El primero es el M270, y tendrá dos escalones de potencia, al igual que el otro propulsor, el OM651. Comienzo por este último: utiliza la base de los 220 CDI, pero con la cilindrada reducida a 1,8 litros y dos niveles de potencia: el B180 CDI rendirá 109 CV a 5.000 rpm y el B200 CDI llegará a 136 CV entre 3.600 y 4.400 rpm.

Por su parte, el de gasolina es nuevo y tendrá dos versiones, ambas con turbo. El primero será el B180 Blue Efficiency con 122 CV a 5.000 rpm, y el más potente se denominará B200 Blue Efficiency y ofrecerá 156 CV al mismo régimen. Lo más llamativo de los M270 es que utilizan el sistema de alimentación de los bloques V6 y V8.

Según uno de los ingenieros encargado de este apartado, podría utilizar algún otro propulsor, aunque no lo tienen previsto. Tampoco llevará motores longitudinales, así que será muy extraño que llegue un V6.

Lo que sí podrá montar, pero opcionalmente, será un cambio de doble embrague que se llamará 7G-DCT (Dual Clutch Transmision) en baño de aceite. Tendrá seis velocidades, igual que la caja manual de serie y puede soportar hasta 350 Nm de par sin necesidad de refuerzos. Además, es bastante compacta: 36 kilos y 367 mm de largo. 

Lecturas recomendadas

Todo sobre Mercedes

Mercedes

Buscador de coches