Skip to main content

Noticia

Motor

Las cosas que debes comprobar en tu coche de alquiler

cosas que debes comprobar en tu coche de alquiler

El alquiler de coches es una práctica común durante todo el año, pero lo cierto es que es en la temporada estival, en los destinos vacacionales (sobre todo si se va a una isla), donde y cuando más habitual es. Te traemos una serie de consejos sobre aspectos que debes comprobar en tu coche de alquiler antes de ponerte en marcha.

Es algo importante ya que cualquier tipo de desperfecto que presente el vehículo, si no has informado de él, la compañía de turno te lo achacará a ti y por norma general las políticas de estas empresas suelen ser poco amigables con los usuarios.

Antes de alquilar el coche

El precio del alquiler de los coches está por las nubes, así que conviene que mires en internet más o menos a fondo para ver que opciones tienes. Hay comparadores y a priori se trata de una búsqueda relativamente sencilla, pero ándate con ojo y atiende bien a la letra pequeña para ver qué te ofrece cada compañía.

Presta atención a detalles como los modos de recogida y entrega del coche, las condiciones que hay que cumplir respecto al nivel de combustible, si hay límite de kilometraje, etc.

 

Además, hay dos aspectos clave que deberías analizar especialmente: la fianza y el seguro.

Respecto a la primera, es posible que no te informen por internet y que te encuentres con ello en el mostrador a la hora de ir a recoger el coche: para poder llevártelo es normal que te pidan bien una fianza que suele ser bastante alta y puede ser en metálico o no, bien una tarjeta a la que asociar por si se producen gastos extra.

Como recomendación, lleva dinero extra para poder dar la fianza y evitarte cobros extraños a posteriori.

En cuanto a la segunda, el coche tiene su propio seguro, pero desde la compañía te obligarán a contratar otro para que te cubra a ti. Huelga decir que van a pintártelo para que veas el a todo riesgo como el más viable e inteligente, ya que seguramente te meterán miedo diciéndote que con uno a terceros tendrás que responsabilizarte hasta del más mínimo rasguño.

Y eso nos lleva a la revisión del coche en sí.

Revisa tu coche de alquiler antes de abandonar el lugar

Lo normal cuando tengas las llaves del coche en la mano es que quieras ponerte en marcha cuanto antes para empezar a disfrutar de tus vacaciones… algo que no es para nada recomendable si quieres evitarte quebraderos de cabeza.

Lo inteligente es tomarte tu tiempo para revisar cómo está el coche y, en caso de que algo no cuadre, poder hablar con los responsables de la compañía in situ. Ten en cuenta que bien porque se les haya pasado por alto, bien porque quieran “cargarle el marrón” a otro cliente, es posible que haya desperfectos de los que si no informas, te harán responsabilizarte.

Lo primero es el exterior. Hablamos de coches de alquiler a los que los usuarios no están acostumbrados, que cogen conductores de niveles muy distintos en zonas que no conocen, así que lo más probable es que tengan pequeños rayones, etc.

Dentro de lo que cabe, es lo normal, pero si ves arañazos importantes, desconchones en la pintura, golpes en las llantas, etc., informa a la empresa para que lo sepan y que quede reflejado para que no te hagan pagar por ello más adelante.

A continuación deberías realizar una inspección similar del interior: que la tapicería no tenga rajas o quemaduras, que esté más o menos limpia (dentro de unos estándares), que las piezas de plástico o metal no estén rotas, etc.

Por último, comprueba que todo funciona como debe, desde las puertas al maletero, pasando por las luces, el sistema multimedia, el aire acondicionado, el equipo de música…

Si todo está en orden y también tienes en tu poder la documentación en regla, estás listo para echarte a la carretera. Eso sí, conviene que durante los primeros kilómetros conduzcas con precaución, tanto por el hecho de que no conoces el coche como porque no sabes en qué estado está.

Lógicamente a nivel mecánico todo debería estar revisado y a punto, pero si en cualquier momento notas algo raro, contacta con tu compañía o, si no te queda más remedio, acude al lugar donde recogiste el coche para que le puedan echar un vistazo.

Etiquetas:

Verano

Y además