Conoce el sistema de control de la presión del neumático

Conoce el sistema de control de la presión del neumático

Anota estas letras: TPMS. Tras estas siglas se 'esconde' el sistema de control de la presión del neumático de Continental. Este sistema, que funciona como una especie de ángel de la guarda de las ruedas, permanece atento a su estado y envía alertas cuando la cantidad de aire es inferior a la recomendada. Su objetivo no es otro que evitar accidentes.

Está comprobado que el 40% de las averías en los neumáticos están causadas por una baja presión, no es de extrañar que los fabricantes más entregados a la lucha por reducir la siniestralidad hasta una Vision Zero hayan puesto los medios para atajar, en la medida de lo posible, este problema.

En el caso de Continental, la solución se llama TPMS (Tyre Pressure Monitoring System) o, lo que es lo mismo, el sistema de control de la presión del neumático.

Como su nombre indica, los sistemas desarrollados por Continental monitorizan permanentemente la presión de los neumáticos y alertan de forma fiable el conductor en caso de una pérdida de presión.

Además de esto, se reducen las emisiones de dióxido de carbono y se reduce el consumo de combustible. Si los neumáticos de un coche tienen una pérdida de presión de 0,3 bar, el vehículo probablemente consumirá 1,5% más de combustible y emitirá una mayor cantidad de dióxido de carbono. 

Así funciona el sistema de control de la presión del neumático de Continental

Una serie de sensores repartidos por el neumático y conectados con el ordenador de a bordo del coche registran permanentemente la presión de las ruedas. Cuando se produce un descenso importante, el sistema envía una alerta que aparece en forma de mensaje en la pantalla de la consola central o en el salpicadero. De esta forma el conductor sabe que hay un problema en sus neumáticos y puede detener el coche antes de enfrentarse a una situación de riesgo.

En los modelos más básicos, simplemente salta una alerta en el cuadro de mandos con el icono de un neumático o bien con las letras TPMS en naranja, pero no indica cuál de las 4 es la que ha perdido presión.

En un paso más, Continental creará una aplicación para smartphone que se conectará de forma inalámbrica a un microchip instalado en el interior de la propia banda de contacto del neumático, gracias a su tecnología TPMS. La App avisará con sonidos e intermitencias cuando el neumático alcance la presión correcta.

Un sistema obligatorio en los todos los coches nuevos

Continental fue uno de los fabricantes pioneros en el desarrollo de sistemas de monitorización pero, a día, de hoy y desde 2014, esta herramienta es de obligada instalación en todos los coches que salen de fábrica.

Más de VisionZero by Continental