Conducción acompañada: qué es, dónde está permitida...

Conducción acompañada: qué es, dónde está permitida...

22/02/2017 - 10:01

Por conducción acompañada se entiende aquella en la que el piloto no tiene permiso de conducir y conduce bajo la supervisión de un adulto experimentado que cumple una serie de requisitos. Lo hemos visto mil veces en las películas americanas, pero hay más países donde se admite.

Lo de la conducción acompañada nos suena a americanada porque estamos acostumbrados a verlo en las películas que llegan de Hollywood. Ya sabes, ese momento en que el padre sube al coche con la hija/hijo que acaba de cumplir 16 y se convierte en profesor de autoescuela normalmente con no muy buen final.

Pero lo de enseñar a conducir a amigos, familares... sin tener un título de profesor no es algo que suceda sólo en las películas o sólo en EE.UU; hay otros muchos países que abogan por la conducción acompañada como metodología de aprendizaje para aspirantes a conductores. Y en España algunos ya lo plantean como opción de futuro. 

Ventajas de la conducción acompañada

Los argumentos que defienden quienes apoyan la conducción tutelada son los siguientes:

- La mortalidad en carretera de jóvenes de entre 18 y 24 años se reduce en torno a un 25%.

- A la larga, se mejora el manejo y los conocimientos de todo el ámbito de conductores de un país.

- Los alumnos se interesan y conocen más en profundidad el conjunto de señales de tráfico y las normas de seguridad vial.

Inconvenientes de la conducción acompañada

Los detractores de esta práctica, por su parte, basan su oposición en ideas como las que siguen:

- No hay una legislación que regule si un conductor es apto o tiene buenos procedimientos para ser instructor en conducción.

- Habría que cambiar la normativa legal para que estos jóvenes sin permiso pudieran circular manejando vehículos.

- Habría que regular las zonas en las que estaría permitido realizar esta enseñanza de conducción tutelada para no crear atascos u otros tipos de impedimentos para la circulación de otros conductores.

- Cabría la posibilidad de hacer un negocio ilegal con respecto a quienes enseñan la conducción, que podrían intentar sacar partido económico.

La conducción acompañada es legal en estos países

Lo de enseñar a conducir a tu hijo o cualquier otro familiar o amigo se estila en varios países pero estos son los más representativos:

- Alemania.

Está implantada desde 2006 y está permitida para los adolescentes de 17 años.

Allí se puede realizar el examen teórico al cumplir 16 años y seis meses después de acudir a la autoescuela.

Para poder enseñar al joven, el conductor tutor tiene que ser mayor de 30 años y tener una experiencia mínima de permiso B de tres años sin tener más de tres puntos de penalización en dicho carné. Además, el conductor senior debe notificar a la compañía aseguradora la situación.

- Suecia.

Desde 1993, los jóvenes de 16 años pueden conducir acompañados del adulto.

Es un ejemplo para quienes abogan por esta práctia ya que, tras su implantación, los dos años posteriores registraron un descenso de la siniestralidad de hasta un 35%.

- Estados Unidos.

Lleva funcionando más de 20 años.

Francia, un referente

Nuestros vecinos fueron de los primeros en aprobar la conducción acompañada. Allí funciona desde 1990.

Los aspirantes a conductores que quieran pilotar con un tutor deben cumplir los siguientes requisitos:

- Superar un examen teórico en un centro capacitado de enseñanza.

- Tienen que dar, como mínimo, 20 clases prácticas en estos centros.

- Tras la certificación de la autoescuela como “aptos para comenzar la conducción acompañada”, deben conducir al menos durante un año junto al adulto y recorrer 3.000 km. Sólo entonces se puedes presentar al examen práctico.

- Durante el periodo de conducción acompañada, están sujetos a límites de velocidad en carreteras convencionales, autovías y autopistas equiparables a las de un novel.

La situación en España

En nuestro país se ha puesto varias veces sobre la mesa la posibilidad de aprobar la conducción acompañada. 

La última vez fue en 2011 con la aprobación del plan estratégico de seguridad vial.

Los requisitos que se plantearon en aquella ocasión fueron que el menor hubiera aprobado el teórico, que hubieran superado al menos 20 horas de clases prácticas en la autoescuela y que el adulto que hiciese de profesor tuviera permiso de conducir en vigor.

Pero todavía no se ha dado el paso del dicho al hecho...

En intentonas anteriores los requisitos era más estrictos.

En 2002, Carlos Muñoz Repiso, director general de Tráfico en el momento, anunciaba la muy probable aprobación de esta medida para 2003.

Entonces se habló de que el orientador en conducción debería tener un mínimo de ocho años de antigüedad en el carné. Lo hizo en respuesta a la alarma planteada por las aseguradoras que decían que en ese supuesto podría hacer de profesor un joven de 23 años considerado como 'conductor de riesgo' en las pólizas.

El actual director general de Tráfico, Gregorio Serrano, no se ha pronunciado al respecto.

Más de Espacio Toyota