Reportaje

El Hyundai de ‘La Roja’ en el Mundial de Sudáfrica

El Hyundai de ‘La Roja’ en el Mundial de Sudáfrica

Pablo Lucas Medina

11/07/2011 - 11:08

Cuando se cumple un año desde que la Selección Española de fútbol alcanzara la gloria en el Mundial de Sudáfrica, tras vencer en la final 1-0 a Holanda, AUTOBILD.ES se sube al autocar que utilizó 'La Roja' para sus desplazamientos en el país africano, un vehículo que al que envuelve una atmósfera muy especial.

Hay coches que han ganado el Mundial de Fórmula 1, como el Red Bull de Sebastian Vettel en 2010. Otros han alcalzado la gloria en los rallys, como el Citroën C4 pilotado por Sébastien Loeb. Pero si hubiese un vehículo que fuese campeón del mundo de fútbol, ese sería el Hyundai Universe, el autocar que condujo a la selección española a lo más alto en Sudáfrica 2010. Una nave de sueños en la que he tenido el honor de subir.

Decorado con los colores de la selección española, tiene como lema: "Ilusión es mi camino, victoria mi destino".

Estar delante de esta máquina impresiona y no sólo por sus casi 12 metros de largo. La bandera de España, la decoración roja y amarilla y los logotipos de la última cita mundialista te hacen revivir esa ilusión que desprendía este país el verano del año pasado, cuando se estaba disputando aquella competición. Subo la vista y me paro boquiabierto a leer un lema que me pone los pelos de punta: "Ilusión es mi camino, victoria mi destino".

Sus 39 plazas no destacan por su comodidad ni amplitud. Tampoco por su tapizado o diseño. Son como las de cualquier otro coche de línea.

Después de contemplar su imponente fachada, me decido a inspeccionar su interior. Subo al Hyundai Universe y echo una primera mirada general. Parezco revivir aquellos trayectos de la Selección por Sudáfrica, con los cánticos y el buen ambiente que siempre acompañaban a un grupo tan unido. Sobre todo, pienso en el último viaje desde Potchefstroom, ciudad en la que se alojaba el combinado nacional, hasta el Soccer City Stadium, donde se proclamó campeón del mundo con aquel gol de Iniesta. La concentración, los ánimos, los nervios de aquel viaje de ida y la alegría de la vuelta con la copa presidiendo el autocar.

Tan sencillo como los propios jugadores

Una pequeña pantalla es casi la única excentricidad que se puede encontrar aquí.

Salgo de mi estado de shock y puedo comprobar que, en realidad, su interior es bastante sencillo. Se podría decir que no se diferencia demasiado del de un coche de línea normal: hay 39 plazas con una buena separación entre sus filas; no encuentro una zona de ocio donde jugar a las cartas, ni espacio para utilizar ordenadores portátiles, ni asientos de piel... Una pequeña nevera y una pantalla de 32” es lo más glamuroso de un vehículo sin excentricidades, tan humilde como el espíritu de La Roja, pero -eso sí- envuelto de una atmósfera muy especial.

Llevar a bordo a la selección ganadora de un Mundial no debe de ser nada fácil. ¡Demasiadas emociones para mantener la concentración!

Ahora me pongo a sus mandos, con el volante situado a la derecha, ya que en Sudáfrica se circula por la izquierda. Pero lo que verdaderamente me llama la atención no es eso, sino el hecho de que este autocar sea una pieza casi única. Hyundai fabricó sólo 32 unidades y las repartió entre las diferentes selecciones nacionales que participaron en el Mundial, para que lo utilizasen en sus desplazamientos por el país. El eslogan que corona la parte alta del vehículo también tiene su historia: como el resto de los lemas, fue elegido mediante un concurso que organizó el portal de la FIFA, en el que los internautas pudieron hacer sus propuestas y votar sus favoritas.

Después de cumplir con su trabajo en el sur de África, este colorido autocar tuvo un merecido homenaje: Hyundai Motor España lo adquirió para hacer una gira por el país de los campeones. Lo mostró en su red de concesionarios hasta el 19 de marzo de este año, para que los aficionados pudieran conocer más sobre el Mundial a través de una exposición conmemorativa (los lugares de la gira del autocar de la Selección Española en el Mundial de Suráfrica). Un gran final para todo un campeón del mundo sobre ruedas.

Texto: José Muñoz. Fotos: Míkel Prieto

Lecturas recomendadas

Buscador de coches