Skip to main content

Noticia

Estilo de vida

Dale un aspecto más deportivo al coche con esta antena de aleta de tiburón

Antena Aleta de Tiburón

Amazon

En este artículo, AutoBild podría recibir una comisión por tus compras. Más información.

Hace unos años, solo eran algunos coches lo que contaban con las antenas de aleta de tiburón. Era una característica que veíamos en algunos coches icónicos. Con el tiempo, las antenas han pasado a ser cada vez más pequeñas. Y aunque es cierto que si lo que quieres es tener una cobertura de radio brutal lo mejor es contar con una antena de gran longitud, también es cierto que en muchos casos no es relevante contar con una antena en el coche. Y que para todos estos casos, una antena con aspecto de aleta de tiburón es una gran opción.

Comprar estas antenas no es algo caro. De hecho, en Amazon las puedes encontrar de diferentes colores y las puedes comprar por unos 15 euros, siendo una gran opción al contar con un precio bastante económico.

Pero además, tienen una ventaja con respecto a las antenas estándar que se enroscan, y es que es imposible robarlas. O al menos, no es tan sencillo robar estas antenas como sí ocurre en el caso de las antenas enroscables.

Estas antenas con forma de aleta de tiburón también son más aerodinámicas, generan menos ruidos, y presentan menos resistencia al aire. No es que una antena enroscable vaya a suponer una gran resistencia al aire, ciertamente, pero sigue siendo un elemento que caracteriza a los coches que vienen preparados para una conducción óptima.

Las antenas con forma de aleta de tiburón se instalan por medio de autoadhesivo. Llevan un pequeño chip en su interior que es el que se encarga de actuar como receptor de señal. Este chip se conecta por medio de un cable y un tornillo a la toma de la antena, que queda completamente cubierta por esta nueva antena con forma de aleta de tiburón.

No es que sea imposible robarla por el hecho de que esté pegada al techo del coche, que también, sino porque está fijada por medio de un tornillo a la rosca de la antena. Retirar primero la antena, y después el tornillo sin contar con herramientas es algo complejo. Uno de los motivos por los que se roban las antenas no es porque sean realmente caras, sino porque al tonto de turno le apetece ir a molestar.

Con estas antenas le complicas el trabajo, y en muchos casos consigues que se olvide de intentar quitar la antena, además de que es probable que no se dé ni cuenta de que en realidad esa es la antena del coche. Por unos 15 euros, es una buena compra para evitar que vuelvan a robarte la antena del coche.

En este artículo, AutoBild recibe una comisión de sus socios afiliados por cada compra que realices a través de los enlaces de productos que hemos incluido, algo que en ningún caso supone un coste adicional para ti. No obstante, nuestras recomendaciones son siempre independientes y objetivas. Puedes consultar nuestra política de afiliados aquí.

Y además