Skip to main content

Noticia

Cuatro policías fuera de servicio implicados en un accidente en la madrileña M-45

accidente tráfico
La verdad es que parece un mal chiste

El pasado sábado se registró un trágico accidente en la madrileña M-45. El conductor de una furgoneta perdió la vida tras ser arrollado por un coche patrulla de la Policía Nacional. La pregunta es: ¿qué sucedió? ¿por qué el conductor estaba fuera de su vehículo?

Ahora se sabe que los hechos sucedieron de la siguiente manera. Un policía municipal fuera de servicio circulaba por la vía madrileña cuando se percató de que una furgoneta iba haciendo eses. Para evitar males mayores, decidió darle el alto. Ambos vehículos se pararon en un arcén.

El conductor de la furgoneta resultó ser un policía nacional, también fuera de servicio, que conducía bajo los efectos del alcohol.

Minutos después, otro dos policías nacionales de la comisaría de Villa de Vallecas, también fuera de servicio, que iban con un coche particular, pasaron por la carretera y, por causas que ahora se investigan, no pudieron esquivar la furgoneta y se empotraron contra ella, resultando fallecido el conductor de la misma, de 49 años, que estaba dentro del vehículo.

Un cúmulo de malas casualidades

Según se recoge en el atestado del accidente. Los dos primeros vehículos estaban detenidos en el arcén derecho de la calzada, sin señalizar.

La furgoneta quedó totalmente destrozada por el impacto y cuando los servicios de emergencia llegaron al lugar de los hechos tuvieron que rescatar al conductor que había quedado atrapado en su interior. Los sanitarios comprobaron que estaba en parada cardiorrespiratoria y politraumatizado y aunque intentaron reanimarle durante 30 minutos no lo consiguieron.

El conductor del coche que chocó contra la furgoneta fue atendido por una luxación en el brazo. Su acompañante también resultó herido, con pronóstico reservado. El policía municipal que paró a la furgoneta resultó ileso porque había salido instantes antes de su coche.

Y además