Skip to main content

Reportaje

Motor

Cuando tus prisas matan (a otros)

Repartidor

Hay días en los que lo de que los repartidores tienen que luchar contra viento y marea es literal. Días en los que llueve, hace frío, las rachas de viento superan los 100 km/h y los que mandan recomiendan no salir de casa. Y como, en realidad, no apetece nada salir de casa, hacemos caso del consejo, pero si a cambio, un repartidor nos trae comida rica y calentita. Días en los que tus prisas matan... a otros.

'Plus' por trabajar en días de borrasca

Los españoles no sabíamos lo que era una DANA hasta hace unos meses, cuando la sufrimos en nuestras carnes (como se suele decir). Y no una, sino varias veces. A la peor, le pusieron de nombre Gloria. Dejó pueblos inundados, poblaciones arrasadas, carreteras cortadas...

Gloria obligó a suspender las clases en muchos colegios, mantuvo durante días a enfermos alejados de asistencia médica... pero a pocos repartidores sin trabajo. Aunque es cierto que hubo aplicaciones que anunciaron que no harían entregas en las zonas más castigadas por el temporal, otras (no daremos nombres), no solo mantuvieron el servicio, sino que hicieron negocio con ello.

Hubo una empresa en concreto que incentivó el trabajo de sus riders con un incremento del 30% en sus ganancias. En su defensa dijeron que lo hacían para garantizar la seguridad de sus repartidores. "Al compensarles con un 30% procuramos que no corran más para que sus ingresos no se vean afectados", dijeron. Eso sí, el incentivo corría por cuenta del cliente, que en su factura debía abonar un suplemento en concepto de "extra al repartidor por mal tiempo". 

5 consejos conducir lluvia intensa

Los días con mal tiempo, los de más pedidos

Sin dar cifras, los riders saben que los días de mal tiempo hay más pedidos. También que cuando llueve, graniza, nieva o hace viento, tienen más posibilidades de sufrir una caída. Y no solo por las condiciones climatológicas adversas, también porque "hay motos que no están en condiciones, frenan menos de lo que deberían y el agarre de los neumáticos es bastante pobre".

En días de lluvia tienen más trabajo, pero no lo quieren. "Es mil veces mejor que no llueva, porque al final trabajo siempre hay", enfatiza.

La culpa no es solo de la empresa. "En determinados días, como clientes no deberíamos demandar más que situaciones extremas, como un pedido de farmacia", afirma José de las Morenas, coordinador de salud laboral de UGT. "Tenemos que ser racionales como usuarios", afirma.

La misma racionalidad y solidaridad pide Ramón Ledesma, asesor de Pons Seguridad Vial. "Vivimos en un momento de todismo vial, lo queremos todo, a todas horas y de cualquier manera", asegura.

Como experto en tráfico y seguridad vial, Ledesma cree que es necesario regular el sector "con restricciones similares a las que ya se imponen a las camiones y que les impiden circular algunos días y por determinadas zonas". Hasta que esto llegue, aboga por una "pacificación vial" que comience con reducir la velocidad máxima en vías urbanas a 30 km/h. "No hará que los coches tarden más en llegar a su destino, pero sí que los ciclistas y motoristas estén más protegidos", defiende.

Casi 20.000 accidentes en 2019

Los datos que maneja UGT hablan de que en 2019 se registraron un total de 18.478 accidentes de tráfico en jornada laboral. El dato no incluye los siniestros in itinere, es decir, los que se producen en los traslados de ida y vuelta del domicilio al punto de trabajo. "Es la segunda causa de muerte en horario de trabajo, tras los infartos", explica José de las Morenas.

El representante del sindicato atribuye a varias causas la elevada siniestralidad de este colectivo. Habla del estado de los vehículos, pero sobre todo de las malas condiciones laborales. Explica que cada vez se encuentran con más casos de trabajadores que tienen que duplicar jornadas, porque las limitaciones que empresas como Amazon esgrimen como argumento de cuidado a sus repartidores es, en realidad, una forma de obligarles a buscar otra ocupación para llegar a un sueldo digno. "Lo llaman economía colaborativa, pero en realidad es explotación", asegura de las Morenas.

Una escuela para reducir la siniestralidad de los repartidores

Hace tres años, UNO Logística (plataforma que agrupa a varias empresas del sector de transportes como SEUR, MRW, UPS y Fedex, entre otras) dió respuesta a una de principales demandas de sus asociados. "Con el boom del ecommerce el negocio del reparto ha cambiado; ya no se trata de llevar algo del punto A al punto B, hay que hacerlo con nuevas normativas, nuevas tecnologías... y nuevos actores en el mercado".

Escuela de repartidores

Nacía así la Escuela de Repartidores, una iniciativa para facilitar la formación y aumentar la seguridad de los trabajadores de reparto, que cuenta con el beneplácito del Ministerio de Transportes (antes Fomento) y la Dirección General de Tráfico. De eso hace tres años. En abril, la escuela abrirá su tercera edición. 

Los trabajadores reciben, de forma completamente gratuita, un curso de 50 horas (repartidas en dos tardes por semana). Aprenden a manejar los vehículos en situaciones especialmente complicadas gracias a un curioso vehículo llamado Scoobic y al simulador de conducción de la Fundación Pons que reproduce conducción con lluvia, viento, nieve... También clases teóricas sobre la normativa de transportes, prevención de riesgos laborales...

En las dos ediciones anteriores se han formado medio centenar de repartidores. El problema es que la mayor parte de los riders si siquiera tienen un vínculo laboral con la empresa que les paga. Eso no solo les aleja de iniciativas como esta, además les obliga a volver a repartir incluso malheridos y con más prisa (aún) para recuperar el tiempo y el dinero perdido. Piénsalo el próximo día de lluvia que pidas una pizza...

Y además