Las imágenes más impresionantes del Mirai

Las imágenes más impresionantes del Mirai

16/02/2017 - 10:29

Las que le han hecho pintado en cromo delante del Castillo de Leeds son, probablemente, las fotos más bonitas del Toyota Mirai. Un enclave de cuento para recrear la inolvidable frase de: "espejito, espejito..."

Como para gustos están hechos los colores, añadimos el 'posiblemente' a la afirmación de que estas son las fotos más bonitas de cuántas se ha hecho el Toyota Mirai.

Va un adelanto...

Y ahora, la historia.

Toyota quería hacer algo especial con motivo del lanzamiento del Mirai en Reino Unido. Se le ocurrió pintarlo de cromo para convertilo en un espejo y, después, llevarlo a la entrada de uno de los castillos más hermosos del país y recrear el cuento de Blancanieves con la mítica frase: "espejito, espejito..."

El enclave elegido para tan especial de fotos fue el Castillo de Leeds en Kent, conocido como "el castillo más hermoso del mundo".

Con unos 1000 años de historia, la antigua casa de Enrique VIII, es un castillo de cuento rodeado por un lago. "Un lugar ideal para yuxtaponer pasado, presente y futuro", explican desde Toyota.

El encargado de la tomar las imágenes más bonitas del Toyota Mirai (posiblemente) fue el fotógrafo Phil Steinhardt.

Decidió que el momento ideal era el amanecer: "los rayos de sol sobre las paredes del este del castillo harían que el Mirai tomase un aspecto aún más mágico en este lugar de ensueño", explicó.

Poniendo a punto el Mirai para la sesión de fotos

El Castillo de Leeds estaba a unas 70 millas (algo más de 112 kms) de donde esperaba el coche por lo que, la noche antes del rodaje, el equipo lo llevó a repostar a la estación de Air Products, junto al aeropuerto de Heathrow.

Llenar el coche con el hidrógeno no es tan diferente de llenado con un coche normal con gasolina o diesel. El tapón de llenado está en la parte trasera izquierda del vehículo. Después de introducir el código PIN de la manguera del combustible, se inserta la boquilla en el coche y se aprieta el gatillo de la boquilla del mismo modo que se hace en un coche de gasolina normal.

Unos minutos más tarde, el Mirai de espejo tenía todo su tanque de 5 kg de hidrógeno y estábamos listos para partir.

El despertador sonó a las 3:30 de la mañana. El día amaneció algo nublado pero no empañó una sesión bastante complicada en la que la mayor dificultad era conseguir un enfoque que evitara que los miembros del equipo quedaran reflejados en la carrocería de espejo.



Más de Espacio Toyota