Skip to main content

Reportaje

Tres ventajas y tres inconvenientes de los coches híbridos de gas

Tres ventajas y tres inconvenientes de los coches híbridos de gas

Te mostramos todo lo bueno y lo no tan beneficioso de conducir coches con motores híbridos de gas.

Hoy queremos darte tres ventajas y tres inconvenientes de los coches híbridos de gas. Como bien sabe, los sistemas de propulsión de los vehículos están evolucionando mucho; tanto, que el término "coches híbridos" hace referencia a múltiples y distintos tipos de automóvil; EV, BEV, PHEV... Pues bien, a ellos, se une un nuevo tipo de coche híbrido: aquel que está formado por un motor de gasolina que puede funcionar también con gas.

Hablamos de modelos como el Seat León ST GNC (gas natural comprimido) o el Opel Mokka X GLP (gas licuado de petróleo), por ejemplo; coches híbridos que a muchos pueden resultar interesantes... O no. Para sacarte de dudas, te contamos algunas de las ventajas y desventajas de los híbridos de gas. ¡Toma nota!

Tres ventajas de los coches híbridos de gas

1. Cuentan con la etiqueta ECO de la DGT

Una de las ventajas de los coches híbridos de gas es que pueden llevar en su parabrisas la etiqueta ECO de la DGT, lo cual les permite circular en días de alerta medioambiental (aunque no pueden aparcar en la calle).

2. Pueden beneficiarse de las ayudas a la compra de coches ecológicos

Como ya te explicábamos en este artículo sobre el Plan VEA, una de las ventajas de los coches híbridos por gas es que los compradores pueden beneficiarse de las ayudas a la compra de coches ecológicos

Te recuerdo qué coches pueden contar con esta ayuda: los vehículos eléctricos (coches y motos), coches híbridos e híbridos enchufables, de gas licuado del petróleo (GLP), de gas natural comprimido (GNC) y de gas natural licuado (GNL).

3. Consumos reducidos

Sin lugar a dudas, una de las grandes ventajas de los coches híbridos de gas es que sus consumos son reducidos. Algo que, a la larga, se nota en el bolsillo...

Desventajas de los coches híbridos de gas

1. Red de estaciones de gas limitada

Aunque esto está cambiando, lo cierto es que, a día de hoy, la red de estaciones de gas es limitada; y esto puede ser un poco molesto a la hora de tener que repostar tu coche híbrido de gas.

2. Menos espacio

Uno de los inconvenientes que supone un coche híbrido de gas es que tiene menos habitabilidad, dado el espacio que ocupa el depósito y la infraestructura para el mismo. 

3. Desconocimiento

El desconocimiento que puede suponer para el mercado (y para el usuario) el uso de un vehículo híbrido de gas hace que muchos consumidores se lo piensen dos veces antes de hacerse con uno. Temores como posibles averías, dudas ante las inspecciones de la ITV y otros temores pueden suponerle un lastre a esta tecnología.


 

Lecturas recomendadas