Reportaje

Los coches del Titanic: 102 años de la tragedia

Vicente Cano

14/04/2014 - 11:11

El 14 de abril de 1912, se fue a pique el barco más famoso de todos los tiempos. La tragedia del Titanic cumple 102 años, y muchos especulan aún con la posibilidad de que en su interior hubiera decenas de coches de lujo. Estos son los coches del Titanic.

El día 14 de abril de 1912 se fue a pique el barco más famoso y efímero de todos los tiempos. En el hundimiento de Titanic, del que se cumplen ahora 102 años, murieron oficialmente 1.514 personas y solo se salvaron 710, que llegaron a Nueva York tres días después a bordo del Carpathia. 

Maqueta del Titanic.

Aunque a lo largo del siglo XX se produjeron varios desastres marítimos con un mayor número de víctimas -en su mayor parte, causados por las dos guerras mundiales-, el recuerdo de la tragedia del Titanic ha permanecido como el más vivo en las mentes de millones de personas de todo el planeta. 

Evidentemente, las decenas de documentales, libros y, sobre todo, la película que dirigió James Cameron en 1997 con el mismo nombre del barco han tenido mucho que ver en ello. Sin embargo, como muchas veces sucede con los acontecimientos históricos más conocidos a través de la ficción, el relato de los hechos reales termina distorsionándose irremediablemente.

Lo malo es que el Titanic ha pasado a ser Patrimonio de la Humanidad según la Convención Internacional de la UNESCO para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático y eso significa que ya no se podrá corroborar si había realmente coches del Titanic y cuál su estado actual de conservación; además, los restos ya no podrán ser explotados ni expoliados, como venía sucediendo desde los años 90.

La realidad y la ficción, entremezcladas

“James Cameron me dijo que era su dinero, había invertido todo lo que tenía en la superproducción y eso le daba al menos derecho a tomarse algunas licencias”, afirma Jesús Ferreiro -presidente de la Fundación Titanic- para AUTO BILD. Como podrás comprobar a continuación, la aparición de un Renault BK de 1911 en la cinta seguramente solo lo fue en parte, aunque quizá su repercusión sea un hecho tanto de estudio como curioso de por sí.

 

El Renault AX Limousine de 1908, casi idéntico al usado por James Cameron en la película Titanic.

 

No creo que hubiera ningún coche en el barco, salvo unas cajas de repuestos de Renault recogidas en el manifiesto de carga, lo que, quizá, podría tratarse incluso de un automóvil desmontado…”, asegura Ferreiro, que también basa esta afirmación en las 39 entrevistas a supervivientes del Titanic que ha hecho a lo largo de años. “Ninguno de ellos vio un automóvil a bordo, ni tampoco siendo subido al barco”, concluye.


De hecho, una unidad como la de la foto que ves bajo estas líneas, un Brush Runabout Model BC de 1911 -subastada en 22.000 dólares en 2010- fue donada a la Fundación Titanic. Este coche, que debía haber viajado en el buque pero que nunca llegó a subir a bordo, se encuentra en España.



Pero también hay otros expertos e investigadores en la materia que afirman lo contrario. Sobre todo, y de vuelta casualmente al oscarizado largometraje de Cameron, respecto al Renault BK Limousine de 1911, en el que se desarrolla una de las escenas entre Jack y Rose -interpretados por Leonardo di Caprio y Kate Winslet- en la película. Según muchos afirman, en la vida real, el automóvil en cuestión existió y fue propiedad de Mr. William E. Carter.
Esto se debe a que el señor Carter tuvo la suerte de sobrevivir al hundimiento junto a su familia para poder reclamar a la aseguradora los dos perros que perdió en el naufragio, y también su coche, por la colosal fortuna de 5.000 dólares. En su reclamación, este millonario de Philadelphia aseguró que el automóvil quedó “registrado en el manifiesto de carga como una caja, por no estar completamente ensamblado”, lo que confirma en parte la opinión de Ferreiro y termina por dejar (en la realidad) a Jack y a Rose sin su nidito de amor.

 

Pero la especulación supera a la ficción

Sin embargo, William Carter no fue el único que reclamó un vehículo tras la tragedia. Esto ha llevado a más de uno a conjeturar sobre los coches del Titanic, ya que había 125 hombres cabeza de familia entre los 350 pasajeros de primera clase, donde cada billete costaba aproximadamente el doble que cualquiera de los modelos más lujosos de la época.

 

Reproducción de la lujosa escalinata de los camarotes de la primera clase.

 

Es algo casi imposible de comprobar. Primero, porque el barco se partió y la parte más grande está en un estado de conservación muy malo, por el enorme impacto que sufrió al colisionar contra el fondo marino. De existir automóviles en su interior, estos habrían sufrido la misma suerte. Además, antes de pensar en recuperar los restos de estos coches, convendría recordar que se encontrarían a nada menos que 3.800 metros de profundidad. Así que se trataría de una tarea, en el mejor de los casos, titánica...

Entrevista exprés a Carlos Cabrera, arqueólogo marino

 
¿En qué estado podría encontrarse los coches que llevara el Titanic? 

Si tenemos en cuenta solo los factores ambientales, los materiales orgánicos como la madera se han preservado muy bien, porque a esa profundidad la temperatura del agua es muy baja -entre -1ºC y 4ºC- y no hay organismos xilófagos -que se alimentan de madera-; los metales de hierro sí estarían sufriendo un proceso de corrosión, característico del Titanic. Lo que quede será difícil de reconocer en un principio por estar saturado de ‘rusticles’ o carámbanos de óxidos de hierro. Pero más importante que esto es el hecho de que el pecio se fue hasta el fondo en una caída libre de 3.800 metros. Teniendo en cuenta ese terrible impacto, que también debió afectar a los coches, no creo que estén en muy buen estado desde el punto de vista estético. 

 

¿Por qué no se ha tratado de rescatar alguno de los coches... si hay?

Probablemente por varios motivos: deben encontrarse en un estado muy deteriorado por el choque y, de haber vehículos en el pecio, para poder rescatarlos tendrían que estar localizados en una bodega accesible desde un sumergible, cosa que desconozco; Además, aunque estuvieran como el día que salieron de fábrica y fueran accesibles, el desafío tecnológico de una operación de rescate semejante en esas condiciones haría que su coste fuera tan elevado que creo que no sería viable y en ningún caso rentable.

 

¿Qué pasará a partir de ahora con los restos del Titanic? Porque, si no se extraen, terminarán desapareciendo completamente...

 

Cuando los restos de un naufragio cumplen 100 años pasan a estar preservados por la Convención Internacional de la UNESCO para la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático. En consecuencia, ya no pueden ser explotados legalmente y, por supuesto, expoliados para fines comerciales, pues son Patrimonio de la Humanidad. Extraer el barco no es una opción, ya que es completamente inviable desde el punto de vista técnico. Y sí, con el paso de los siglos, lo que queda del Titanic terminará desapareciendo, pero por ese motivo, y con el fin de salvaguardar su historia, recientemente un equipo internacional lo ha documentado tomando fotografías y vídeo en 3D de alta resolución. Con esto se puede hacer toda clase de reconstrucciones de su estado y documentar su deterioro. 


Estado de conservación

Con la ayuda de un experto, a continuación se indica cómo podrían estar las diferentes partes de un coche de 1912, de llevar 102 años sumergidas entre los restos del Titanic.

Los neumáticos habrán desaparecido al reventar por la presión ya durante el descenso. Las llantas se destruirían durante los impactos, pero si no, estarían intactas. Los pasos de rueda de algunos modelos eran de goma, así que se conservarían. La carrocería y los demás componentes metálicos -en su mayoría de hierro- presentarán estalactitas de óxido -'rusticles'-. Todos los vidrios y cristales sobrevivirían a la perfección.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches