Reportaje

¿Qué pasa si dejan de fabricar mi coche? ¿Habrá piezas para repararlo?

El coche feo de la semana: Citroën Xsara Picasso
Noelia López

¿Habrá piezas de recambio? ¿Pierde mucho valor en el mercado de ocasión?

¿Qué tienen en común el Peugeot 206, el Citroën Xsara Picasso y el Fiat Punto? Son tres ejemplos de coches que ya no se fabrican y que en mayor o menor medida han hecho que sus propietarios sintieran inquietud al saber que el suyo dejaba de ser un modelo a la venta.

Cuando te enteras de que la marca ha decidido dejar de fabricar el coche que conduces es habitual que surjan dudas. ¿Habrá piezas de recambio? ¿Me seguirán atendiendo en el taller oficial? ¿Perderá mucho valor cuando lo quiera vender de segunda mano? Esta son las tres cuestiones que más preocupan a quienes saben que el suyo va camino de convertirse en un coche histórico, y no por la antigüedad. 

Nosotros vamos a darles respuesta una a una, pero para que no cunda el pánico antes de seguir diremos que el hecho de que una marca decida dejar de fabricar un modelo, no significa que se olvide de él.

¿Habrá piezas de recambio aunque el coche ya no se fabrique?

Rotundamente, sí.

Jaime Barea, director jurídico de Ganvam, nos explica que la Ley obliga a las marcas a facilitar piezas de recambio para los vehículos que dejan de fabricar durante un plazo de cinco años. "La mayoría de los fabricantes no solo cumplen esta ley, sino que ofrecen piezas durante un período mucho más amplio", asegura Barea que cita como ejemplos a Mercedes y Porsche dos marcas que asegura comercializan piezas para coches con cien años de antigüedad.

También sucede que cuando se anuncia el cese de la producción de un coche no solo no faltan piezas sino que suele producirse el efecto contrario pues muchos proveedores sacan al mercado las piezas de marca blanca por temor a que más adelante no haya demanda.

Si no te centras en el mercado oficial la cosa tampoco pinta mal, especialmente si se trata de un modelo que en su momento cosechó éxitos de ventas como, por ejemplo, el 206 encontrar recambios en los desguaces no será difícil.

Pero aún, ¿y si la que desaparece es la marca?

Si que anuncien el cese de producción del modelo de coche que conduces genera incertidumbre, imagínate lo que debe ser que la que desaparezca sea la marca.

Para tu tranquilidad diremos que la desaparición de una marca no es algo que se da de un día para otro y que muy mal se tienen que poner las cosas para que una fabricante eche el cierre definitivo. Aunque casos, haberlos, haylos y a todos se nos viene a la mente Saab (aunque también podríamos hablar de Rover, Mahindra, Isuzu...).

En ese momento sí que cundió el pánico. ¿Qué harían los propietarios de un Saab si se les rompía el coche? Lo que muchos no sabían es que estaban amparados por la Ley, la misma que, como ya hemos dicho obliga a todo fabricante a mantener el suministro de piezas para sus coches durante 10 años y el que la marca haya desaparecido no exime del cumplimiento de esta norma.

Sucedió también con el anuncio de la desaparición Lancia, ¿a dónde acudirían los propietarios que tuvieran problemas? La marca integrada en el grupo Fiat anunció entonces que mantendría casi un centenar de puntos de atención repartidos por todo el territorio nacional. La mayoría, establecimientos multimarca que si bien ya no venden sus modelos sí continúan atendiendo a los propietarios.

No hay que olvidar tampoco el ADN del coche; ese que hace que aunque tu coche luzca un logotipo extinto en la parrilla, sus cuerpo está formado por piezas que comparten otros fabricantes y modelos que siguen vivitos y coleando... Esta es una de las grandes ventajas del uso de plataformas comunes.

¿Qué hay de la garantía?

Mención aparte merece el tema de las garantías. Si desaparece el modelo pero no la marca, no habrá problema ya que podrás seguir acudiendo a la red oficial del fabricante para hacer uso de la garantía que contrataste en el momento de la compra. Pero, ¿si ya no hay concesionario al que acudir?

Jaime Barea nos explica que todos los fabricantes tienen contratado un seguro que hace frente a todos los imprevistos que puedan surgir. "En el improbable caso de que una marca desaparezca con coches todavía en garantía en circulación, será la compañía aseguradora quien se encargue de gestionar la garantía", afirma el director jurídico de Ganvam.

¿Bajará mucho el precio si lo vendo de segunda mano?

El temor de que el coche que ya no se fabrica no tendrá tanto valor en el mercado de ocasión sí tiene fundamento. "La desaparición de un modelo tiene un impacto innegable en el mercado de usados, pero también lo tiene cuando deja de fabricarse una versión o aparece un restyling", matiza Barea.

En el caso de que la que haya desaparecido sea la marca aparecen dos tipos de compradores: el que no quiere pagar mucho por temor a no encontrar recambios o apoyo logístico en caso de necesitarlo y el que está dispuesto a pagar de más convencido de que el coche se convertirá en una valiosa rara avis.

 

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees

Lecturas recomendadas