Skip to main content

Reportaje

¿Por qué los coches son más baratos en EE.UU. que en Europa?

Consejos para comprar un coche nuevo que te daría tu cuñado - Olvídate del dinero, para eso están las financieras

¿Por qué los coches son más baratos en EE.UU. que en Europa? Por un tema de impuestos y aranceles a la importación de productos, aunque hay truco realmente.

No te pierdas: La marca que hace los coches más seguros… según los americanos

A menudo nos hemos preguntado por qué los coches son más baratos en EE.UU. que en Europa, ya que la diferencia en precio final puede ser de unos cuantos miles de euros. Debes tener en cuenta que cada país tiene sus impuestos sobre los vehículos y que luego existen aspectos como los aranceles, el transporte y la homologación que hacen que el precio de un coche incremente. 

Mientras que Estados Unidos apenas tiene un arancel promedio del 3%, en Europa asciende al 10% esta cifra. Ya tenemos el primer causante del inflado del precio. Esto ha supuesto que muchos fabricantes decidan abrir plantas de producción específicas en cada mercado con el fin de evitar estos costes añadidos. Si no hay importación, no hay que hacer frente a estos aranceles. Además, se reducen los costes de transporte, ya que no es lo mismo transportar un coche en un mismo país que cruzar el Atlántico, mientras que la homologación es un mero trámite en el diseño inicial del vehículo.

Vídeo: 5 coches americanos que han triunfado en Europa:

Indagando sobre el tema, he decidido acceder a las dos páginas web de Volkswagen, la española y la estadounidense, para comparar los precios del Volkswagen Passat. Hay que aclarar, antes de dar cifras, que existen diferencias entre ambos modelos por un tema de preferencias del mercado, pero en esencia ambos modelos son el acabado más alto y no incluyen extras opcionales para no alterar el precio base.

El Volkswagen Passat R-Line Exclusive con motor 2.0 TDI de 150 CV y transmisión manual, sin campañas de promoción o descuentos puntuales, tiene un precio de 34.725 euros en España. Mientras tanto, en Estados Unidos, el Volkswagen Passat 1.8T SEL Premium con caja DSG automática lo puedes adquirir por 30.995 dólares. Si pasamos esa cantidad a euros con el tipo de cambio actual, el precio del Passat americano es de 26.187 euros, lo que se traduce en más de 8.500 euros de diferencia entre ambos.

El motor 2.0 TDI de Volkswagen homologa unas emisiones de 109 g/km de CO2 lo que permite, según la normativa actual, estar exento del pago del Impuesto de Matriculación por tratarse de un vehículo que emite menos de 120 g/km en España. Pero, el Passat R-Line Exclusive incluye un 21% de IVA sobre el precio de 34.725 euros, lo que supone que sin este, el precio sea de 28.695 euros.

Sin embargo, el Passat 1.8T SEL Premium del mercado de Estados Unidos no incluye título, impuestos, opciones, cargos del concesionario ni costes de instalación para los accesorios correspondientes. Volkswagen especifica en su página web que será el concesionario quien determinará el precio final del vehículo, por lo que éste se verá incrementado una vez se apliquen los cargos correspondientes.

Vídeo: los coches americanos más caros de la historia:

Por otro lado, debes tener en cuenta que Estados Unidos no tiene un impuesto directo como el IVA en sí, sino que cuenta con un tipo de impuesto denominado Sales Tax que se aplica a los productos dependiendo del Estado y se considera un impuesto a nivel regional y municipal, lo que permite a los gobernantes locales decidir si lo aplican o no. Este impuesto está regulado para impedir que supere el 7% a nivel regional y el 9,75% a nivel municipal. 

En definitiva, sin tener en cuenta el poder adquisitivo (que existen diferencias muy claras entre ambos mercados), ni los impuestos aplicables, la diferencia de precio entre ambos vehículos es, inicialmente, minúscula, de apenas 2.508 euros. Hace unos años, antes de que los fabricantes europeos y estadounidenses decidieran implantar fábricas en los otros países, existía una diferencia aún mayor de estos precios. Sin embargo, al retirar los aranceles, las cantidades se equilibran un poco, aunque el poder adquisitivo en Estados Unidos es mayor y permite hacer frente más cómodamente a la compra de un vehículo nuevo.

Lecturas recomendadas