Skip to main content

Reportaje

Coche eléctrico

Híbridos y eléctricos: ¿Cuál elijo?

Híbridos y eléctricos
Dos vías hacia la electrificación.

El sector de la automoción está en pleno proceso de electrificación y ante esta transformación, que todavía arroja sus luces y sombras, los conductores tienen dudas sobre cuál es el siguiente paso a dar, sobre qué tipo de mecánica debe montar su próximo coche. Hablamos de híbridos o eléctricos, ¿cuál hay que elegir?

Ambas alternativas tienen una serie de pros y de contras asociadas, a lo que hay que sumar que los híbridos además se subdividen en tres grupos, cada uno con sus propios puntos fuertes y débiles. Vamos a poner todas las cartas sobre la mesa para intentar algo de luz sobre el asunto.

Ventajas de los coches híbridos y los coches eléctricos

Empecemos por lo bueno y, concretamente, por los puntos fuertes de los coches híbridos. Sean del tipo que sean ofrecen un rendimiento algo mejor que un modelo térmico por el apoyo eléctrico, algo que también redunda en una rebaja de las emisiones y en un consumo más contenido. Si entramos en casos concretos, microhíbridos (MHEV) e híbridos autorrecargables (HEV) tienen la etiqueta ECO de la DGT, mientras que los híbridos enchufables (PHEV) tienen la más preciada la CERO.

En cuanto a los eléctricos, hablamos de coches 100% limpios, al menos durante su funcionamiento. Su coste de uso es mucho menor que en cualquier otro tipo de sistema de propulsión, su mantenimiento también es más barato y además son capaces de entregar toda su potencia y par de manera inmediata, por lo que su respuesta es muy rápida. Además, tienen etiqueta CERO y todas las ventajas fiscales que ello conlleva.

Desventajas de los coches híbridos y los coches eléctricos

Si pasamos a los puntos negativos, todos los híbridos son más caros que un coche de combustión, variación que puede ir desde ínfima en el caso de los MHEV a bastante cuantiosa si hablamos de PHEV. Además, el apoyo eléctrico en MHEV y HEV solo se nota en una conducción relajada y momentos más puntuales. En el caso de los híbridos enchufables, operando solo como eléctrico algunos modelos pecan de un motor de cero emisiones poco potente que da como resultado un comportamiento perezoso. Además, la presencia de baterías hace que eleven su peso. Así, una vez acabada la electricidad, su media de consumo se eleva de manera considerable.

El coche eléctrico también tiene unos cuantos puntos negativos. El primero es que su comportamiento suele ser algo peor que el de un coche térmico, por el peso de las baterías, que deriva en inercias mayores. El segundo es que hay que instalar un punto de recarga en casa para poder hacer un uso regular adecuado del vehículo. El tercero es que la infraestructura de carga pública, aunque en expansión, todavía es bastante limitada. El cuarto, aunque cada sea algo que está más solucionado, existen limitaciones de alcance. Por último, son automóviles caros, algo que deberá ir cambiando con el tiempo, pero a día de hoy implican un desembolso considerable.

Qué coche comprar, ¿hibrido o hibrido enchufable?

Teniendo claro ya que tu próximo vehículo debería contar con algún tipo de electrificación, ya sea coches híbridos o eléctricos, parece que optar por un híbrido es la alternativa más viable en la actualidad (precio, etiqueta, sin problemas de recarga, etc.). Dejando fuera de la ecuación a los MHEV, que posiblemente se vean afectados por las reformas que la DGT quiere hacer de sus pegatinas, surge la duda: ¿híbrido o híbrido enchufable?

Nuestra recomendación aquí es optar por un PHEV, porque hoy en día reúnen ventajas tanto de los motores de combustión como de los eléctricos puros, paliando las posibles desventajas de ambos. Cierto es que son más caros que un híbrido autorrecargable, pero pueden funcionar tanto con combustible como en modo 100% eléctrico, además, en éste, si se organizan bien las cargas es posible hacer todos los trayectos diarios sin gastar gasolina. A esto se suma un rendimiento mejorado cuando el sistema funciona en conjunto y el hecho de contar con la etiqueta Cero, que trae consigo múltiples beneficios.

Y además