Reportaje

Conducción en Marruecos: un viaje en el tiempo

[title]

Redacción Auto Bild

07/12/2010 - 12:00

AUTO BILD viaja a Marruecos para mostrarte cómo son sus carreteras y que conducir allí siempre es una experiencia inolvidable. Las comunicaciones en nuestro vecino han mejorado, y por suerte, sigue siendo un destino barato. A pesar de que ha progresado muchísimo en los últimos diez años, circular con un coche por el país puede llegar a ser toda una aventura.

AUTO BILD viaja a Marruecos para mostrarte cómo son sus carreteras y que conducir allí siempre es una experiencia inolvidable. Las comunicaciones en nuestro vecino han mejorado, y por suerte, sigue siendo un destino barato. A pesar de que ha progresado muchísimo en los últimos diez años, circular con un coche por el país puede llegar a ser toda una aventura. 

Conducir en Marruecos te trae inmediatamente recuerdos de la infancia, si ya tienes cierta edad, claro. Los que superan la treintena quizá no hayan olvidado la anarquía que imperaba en cualquiera de nuestras carreteras hace años.

Las Medinas en muchas ciudades están en muy buen estado: vista general de la de Ouarzazate

La que hay allí, sin embargo, no se parece en nada a la de aquellas familias que paraban en el arcén para comerse la tortilla y los filetes empanados. En gran parte de nuestro país vecino las carreteras y su entorno parecen estar desolados. En el paisaje, cuando hay algo de vegetación, siempre resalta tan exageradamente que atrae la mirada como un imán.

Aunque no lo creas, en Marruecos hay todavía mucha gente que vive en casas de barro y que no dispone de agua corriente ni de ningún otro servicio; evita los hospitales

Dependiendo de la zona del país en la que estés, puedes pasar horas conduciendo sin ver otra cosa que montes pelados cubiertos de polvo, piedras o grava. Si no te cruzas con suficientes vehículos, esto puede producir una sensación completamente hipnótica.

El autostop es una práctica común, aunque si no entiendes adónde va la persona que encuentres, no la subas

El arcén, protagonista de las carreteras
Por suerte, el arcén de las carreteras está poblado con toda una suerte de personas que pululan afanadas, casi siempre, sin que puedas averiguar o ni siquiera imaginar hacia dónde van ni de dónde vienen.

El agua de esta acequia era para el riego, porque bajaba de una zona minera y venía con demasiada sal

En cuanto a las carreteras en sí, te encontrarás con una red sorprendentemente buena. Evidentemente, no caben las comparaciones con las vías de Europa, pero Marruecos ha mejorado muchísimo en los últimos diez años.

En las ciudades hay gasolineras parecidas a las de aquí, pero en el entorno rural, lo más moderno que puedes ver se parecerá a ésta

De los 60.000 km que tiene la red, 11.000 son autopistas y 10.000 carreteras secundarias, de las que están asfaltadas más de la mitad. En cuanto entres en vías terciarias, ir por lo negro es más difícil: de los 39.000 km que hay, sólo están asfaltados 13.000 km.

Así, si hasta hace unos diez años era casi imprescindible viajar a Marruecos en un TT, ahora puede llegarse a la mayoría de los sitios con un turismo. Por poner un ejemplo, si vas en coche desde Madrid, puedes hacer el trayecto hasta Tarifa, allí coger el ferry que te deja en Tánger y luego seguir por la autopista hasta Casablanca. Todo el viaje (el ferry tarda 35 min.) no dura más de catorce horas.

En las ciudades, hay muchos coches personalizados así

Una vez en territorio marroquí, conviene no pasarse con la velocidad, a menos que quieras arriesgarte a que te paren los policías locales. Los agentes de seguridad son amables pero no pasan ni una en cuanto a las multas. Así como el regateo, e incluso el trueque, es el pan de cada día en Marruecos en cualquier transacción, cuando te para la policía no sólo tienes que pagar lo que te digan, sino que además tendrás que hacerlo en el acto.

Aquí no valen las prisas, admirar el paisaje es mejor que adelantar

En el interior del país, mejor siempre lleva una rueda de repuesto completa, si puedes. Esto, además, es lo primero que hay que comprobar en cualquier coche de alquiler. Por mucho que hayan mejorado las carreteras, llevar un vehículo a un taller local sigue siendo poco aconsejable.

La bicicleta, sin afanes deportivos, es un medio muy usado fuera de las ciudades

Regatea siempre que te lo ofrezcan
Los marroquís suelen ser muy honrados, pero su afición y exageración con el regateo, cuando no es bien entendida ni aprovechada, puede provocar muchos equívocos y que tengas que pagar una monumental factura finalmente.

La carretera es el mejor lugar para comprar recuerdos. Hay puestos de casi todo, son más baratos y, sobre todo, no tendrás doscientos niños agobiándote al darte media vuelta

La comunicación con los paisanos es un tema que debes tener en cuenta. En Marruecos prácticamente todo el mundo habla francés, hay algunas zonas en las que todavía se usa algo el español pero, si encuentras gente que hable nuestro idioma, seguramente será porque han vivido o tienen familiares en España. El dialecto del árabe que se usa en el país es difícil. Si viajas por el norte del país, puede sucederte que te tropieces con algún vehículo que te haga señales o te adelante intentando que pares en el arcén. No te asustes, es una práctica habitual entre los vendedores de la zona. Sé educado, pero también muy tajante con ellos.

Al regresar, y esto no es ningún tópico porque pasa unas cuantas veces al año, no pierdas de vista tu coche y, si lo has hecho, revísalo cuidadosamente antes de pasar la aduana. Se dan casos de ciudadanos a los que paran y que resultan llevar sustancias ilegales o incluso personas, que se han colado sin que ellos lo sepan.

Hay lugares con tanto polvo que conducir así es una buena idea, porque los filtros pueden terminar obstruyéndose

Ojo cuando regreses
No es un peligro como para asustarse y descartar viajar a Marruecos, que es un país maravilloso, pero al igual que sucede con las maletas en los aeropuertos, simplemente hay que tener un poco de cuidado. De la misma manera, Marruecos es tan seguro como cualquier lugar de Europa para el caravaning.

No es que el país esté plagado de autocaravanas, pero durante la semana que circulé por allí, vi tres o cuatro cada día. Siempre de jubilados franceses o alemanes. Me dieron una buena idea para mi próximo viaje a Marruecos.

Te hartarás de ver burros por todas partes. Un animal muy entrañable

VOCABULARIO ÚTIL

Hola
Asalamo alaikum

Gracias
Chukrán

Cómo se va a…
Kifash yemkan tussal L…

Cuántos kilómetros faltan para….
Ch´hal dial al kilometrat bakjyién besh…

Me he perdido, ¿dónde estoy?
Tua ddart. Ená deba fin?

Necesito llamar por teléfono
jasni n´hayet fi teléfon

El coche se ha estropeado
jasrat lya atonobil

Tengo que cambiar un neumático
jasni n´bdel el pneu

Es una urgencia
hedshi urgant

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Buscador de coches