Reportaje

Estilo de vida

La música clásica, peligrosa para conducir

La música clásica, peligrosa para conducir

jmmspuch

09/03/2015 - 14:08

Un estudio elaborado por el RAC Foundation revela las cinco canciones que tienes que evitar escuchar al conducir. Curiosamente entre ellas se encuentran dos piezas clásicas como son 'La Cabalgata de las Valquirias' y el requiem de Verdi 'Dies Irae'. Ello se debe a que la música tiene la capacidad de alterar nuestra percepción del tiempo e incluso de crear una realidad alternativa temporal. Este trabajo de investigación se apoya en otro más amplio elaborado por la universidad St. John’s de Newfoundland, Canada.

Un estudio elaborado por el RAC Foundation, cuyas conclusiones puedes leer aquí, revela las cinco canciones que tienes que evitar escuchar al conducir. Curiosamente entre ellas se encuentran dos piezas clásicas como son 'La Cabalgata de las Valquirias' y el requiem de Verdi 'Dies Irae'. Este trabajo se apoya en otro más amplio elaborado por la universidad St. John’s de Newfoundland, Canada.

Para realizar esta investigación, la universidad canadiense sometió a un grupo de estudio a diferentes pruebas de concentración con diferentes tipos de música y valores comprendidos entre los 53 decibelios y los 95. Tras las pruebas se determinó que las personas que escuchaban la música más alta y con 'tempos' más acelerados, tenían un 20% más de probabilidades de sufrir un accidente de tráfico.

Cómo afecta la música a nuestra capacidad de percepción

Para entender el estudio de las cinco canciones que tienes que evitar escuchar al conducir, realizado por el RAC Foundation es necesario que sepas que el tiempo, para nosotros, es subjetivo. Pongamos un ejemplo:

Seguro que al escuchar alguna canción has notado como, sin querer, ibas más deprisa. Ello se debe a que la música tiene la capacidad de alterar nuestra percepción del tiempo e incluso de crear una realidad alternativa temporal. Como parte de nuestro sistema de supervivencia, el cerebro nos permite ajustar o alterar la percepción del tiempo, por lo que se genera un componente de subjetividad.

Estudio europeo de sistemas de rentención infantil

Prueba de esta subjetividad es que todos hemos experimentado la sensación de una clase de historia que se nos hacía eterna en el colegio y cómo una noche de fiesta se pasaba volando. Esto se debe a que el ser humano tiene una especie de medidor psicológico que gestiona toda la parte subjetiva del tiempo y es por ello que no parece que pase el mismo tiempo en una acción o en otra. A ello también ayuda que las personas entendemos el tiempo como algo continuo, cuando en realidad, se sustenta en elementos separados; de ahí la expresión el tiempo vuela o se hace eterno.

El funcionamiento de la música es muy similar ya que hay unidades de 'tempo' que chocan y por lo tanto alteran el tiempo 'real' de un reloj. Esto ocurre debido a que cuando escuchamos música durante un cierto tiempo la actividad en el cortex prefrontal de nuestro cerebro se detiene. Esta parte es la encargada de regular, permitir o inhibir determinadas acciones o comportamientos selectivos. En los casos más extremos se produce un aislamiento y desconexión total que vulgarmente se conoce como 'dejarse llevar por la música'; aunque lo más habitual es una alteración de nuestra percepción temporal.

Aquí te dejamos el ranking con las cinco canciones que tienes que evitar escuchar al conducir:

'La Cabalgata de las Valquirias' - Wagner

Lecturas recomendadas

Buscador de coches