Reportaje

AC Schnitzer en Nürburgring: vamos al infierno... verde

AC Schnitzer en Nürburgring: vamos al infierno... verde

Redacción Auto Bild

26/01/2011 - 20:25

El mundo de las preparaciones es complicado. ¿Cómo explicas a tu familia y amigos que un M3 te parece poco? ¿De qué manera justificas su precio? Llévatelos a Nürburgring.

Nurburgring

El mundo de las preparaciones es complicado. ¿Cómo explicas a tu familia y amigos que un M3 te parece poco? ¿De qué manera justificas su precio? Llévatelos a Nürburgring.

Eso pensó AC Schnitzer: ¿Cómo conseguimos que entiendan que nuestros coches son lo más? Fácil, vámonos adonde los ponemos a punto.

Son las 4.30 de la madrugada y me suena el despertador. Me pregunto si verdaderamente merece la pena dormir un puñado de horas para ir a uno de los lugares santos del automovilismo. Para un loco de los coches como yo, no hay duda de que es un lugar al que hay que ir un par de veces... ¡Al año! Yo tengo 31 y nunca he estado, así que ya voy tarde.

Lo más sorprendente era ver al X6 gestionar las curvas con total soltura a pesar de rondar las dos toneladas... y tener llantas de 20 pulgadas.

En el aeropuerto me encuentro con el responsable de AC Schnitzer en España (lo lleva el concesionario Herranz, de BMW). Le pregunto por los coches en los que voy a montar. Me suena a música celestial: M3 de 450 CV, Z4 sDrive 35i de 360, X6M de 478... Y un serie 5 GT 3.0d de 286. He de reconocer que este último modelo me provoca escalofríos, y no precisamente por su belleza. Aún así, también estoy deseando ver cómo se las gasta este cómodo (no se puede negar) salón rodante.

Llego a la sede Schnitzer en Aquisgrán. Seguro que te suena: es el lugar donde murió Carlomagno y, mucho más trascendental, donde se dice que se inventó el Sándwich.

Recuerdo que tengo hambre. Hambre de curvas. Como el Karrusel o Advan-Bogen. Pero antes, un briefing en la central de la marca, donde me dicen que las preparaciones tienen dos años de garantía mecánica, los parámetros de seguridad dictados por la marca se respetan escrupulosamente y que las piezas de la carrocería se hacen con el mismo material plástico que BMW, por lo que luego al pintarlas son idénticas. También que los escapes duran entre 10 y 15 años, lo que no está nada mal.

Pero mi cerebro no está para esos datos. Quiero un poco de Infierno Verde. Y a eso vamos. La caravana consta de cuatro coches. Por las autopistas alemanas sin límite de velocidad, los 150 kilómetros que me separan del circuito se hacen en algo menos de una hora y en el “complicado” 5 GT con un nivel de confort muy elevado.

De los tres coches de abajo, sólo el X6 (en el centro) pudo entrar a la pista: hubo que desalojarla por una fuga de aceite en un Caterham.

Llego al circuito. Entran los coches de dos en dos: el M3 y el X6M. Éste último lo lleva Manfred Wollgarten, encargado del desarrollo de las suspensiones. Su máxima es “Mejor rápido que duro”. La verdad es que al montar en el SUV se nota cómodo. Pero yo voy detrás, en el M3. El coupé puede alcanzar 321 km/h (300 el SUV), pero el piloto de “mi” coche no puede adelantar a Manfred, que se sabe el circuito más que de memoria. Y el X6 es un tiro. Tanto, que los 911 GT3 RS y compañía parecen tortugas a su lado. Los 20,8 kilómetros que tiene una vuelta se quedan en nada, lo mismo que las 73 curvas. Los coches se notan hasta cómodos, frenan curva tras curva sin piedad, empujan con soberbia contundencia.

El M3 a punto de adelantar a un ‘simple’ 911

Delante, un coche pierde aceite. Toca retirada, puesto que la dirección del circuito decide cerrar el trazado por seguridad. Otra vez será. Por ahora,  me conformo con una buena cena en el mítico restaurante Pistenklause y el consuelo de que el circuito, salvo invasión extraterrestre, permanecerá en el mismo lugar y a menos de una hora de la sede de AC Schnitzer.

El roadster aumenta 54 CV la potencia... Y también la sed. Pero merece la pena. Sin duda

¿Por qué digo esto? Porque Enrico Fois, Export Manager de AC Schnitzer, me invitó a volver cuando quisiera a probar sus coches. Y lo dijo en un perfecto español, así que no hay duda: lo entendí bien... Y le tomo la palabra. ¡A un pez gordo no hay que contradecirle!

El M3 rodando a fondo

Fotos: Fabricante

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Buscador de coches