Logo Autobild.es

Prueba Jeep Compass 2022: ¿en el medio está la virtud?

prueba jeep compass 2022

Haciendo honor a su nombre, el Jeep Compass 2022 quiere seguir siendo equidistante entre los Jeep de acceso y los de alta gama. ¿Lo logrará?

Me molestan los equidistantes, porque son los típicos que no se mojan ante ningún conflicto, que no dan la cara ante un problema ni una solución concreta, sino que quieren contentar tanto a unos y a otros que, al final, acaban resultando antipáticos para todos. 

Y por eso, cuando en 2006 la marca lanzó al mercado el primer Jeep Compass, por encima del Jeep Renegade de acceso a gama y por debajo del ya legendario Jeep Cherokee, me pareció un poco... extraño. 

Los Jeep Compass y Renegade estrenan nuevas versiones híbridas

Sin embargo, tras empezar a probar el Jeep Compass 2022, la cosa cambiaba y entendías mejor su sentido: un pionero en el exitosísimo segmento de los C-SUV para usar más por ciudad que por campo y con un toque desenfadado, guiños a los orígenes de la marca (entonces, con los faros redondos) y un toque resultón. ¿Y ahora?

El último lavado de cara de la segunda generación se encuentra a años luz en cuanto a prestancia, calidad de materiales, oferta mecánica  y, cómo no, una conectividad y unos servicios de infoentretenimiento absolutamente desconocidos hace casi 16 años. 

Diferencias con el modelo anterior

prueba jeep compass 2022

Respecto al Compass inmediatamente anterior, hay que hilar algo más fino para percibir por fuera algunas diferencias, como las firmas lumínicas delantera y trasera de LED, que tienden más a la horizontalidad, y los intermitentes -otro truco infalible para no equivocarse- quedan en el frontal integrados en los faros, dejando lugar a dos pilotos ahora redondeados. 

Por dentro, también marca distancias con esto de las pantallas digitales -especialmente, el display central de 10,1"; los puertos de carga para dispositivos multimedia; la compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto; los distintos asistentes de seguridad; un mayor equipamiento de serie... así como una oferta mecánica y de acabados distinta. 

prueba jeep compass 2022

Y como aquí seguimos viendo si este todocamino medio con toques premium de una marca ídem gana puntos con la mencionada equidistancia o, por el contrario, los pierde por convertirse en un modelo demasiado anodino, pues volvemos a sacar el compás para nuestro Compass. 

Pedimos para el test el acabado Limited (también está a medio camino entre el Compass Longitude (31.650 euros) y los 80th Anniversary y S (este último, el top, parte de los 41.000)... con el motor de gasolina 1.3 de 150 CV con cambio automático (situado entre el 1.3 de 130 CV manual -unos 2.000 euros más barato- y el 1.6 diésel de 120 CV  -casi 600 euros más caro-). 

¡Este juego de buscar la virtud en el centro de las cosas empieza a convertirse en una obsesión! Así que bajo al garaje para que el juego empiece de verdad.

Prueba Jeep Compass 1.3 150 CV

prueba jeep compass 2022

Al lado de otros SUV compactos vecinos de aparcamiento, el Compass resulta elegante y tanto su inconfundible calandra Jeep de siete rejillas verticales como su logotipo lo dotan de un aura de prestigio, acrecentados por tonalidades oscuras como esta (curiosidad: ¿sabías que todos los colores en la versión Limited  tienen sobreprecio, incluidos los sólidos -no metalizados- excepto el rojo?). 

A bordo, el Pack Cuero sube los costes otros 1.815 euros, pero hay que reconocer que da una impresión aún más lujosa que la tapicería de vinilo y tela de serie. 

El volante multifunción es completísimo, aunque quizás lo sea tanto que requiera unos días de adaptación. Igual que a la botonería física y virtual de la consola, cuyo tamaño (al igual que el de el propio cuadro, totalmente digital) es demasiado pequeño incluso para los que presumimos de ver muy bien. 

Por el diseño interior, sus dimensiones compactas, los puertos de carga mencionados, el generoso espacio de las butacas traseras, la altura del techo para las 5 plazas y un maletero de 438 litros sin abatir nada, se nota que es un coche concebido más para moverse en familia a diario por la ciudad y los alrededores que para grandes escapadas aventureras. 

Y esta sensación queda inmediatamente reforzada al pulsar el botón de arranque, engranar la directa y contar con desarrollos largos, que no haya disponible un Compass Limited 4x4 ni como opción y que el botón Sport (único modo de conducción de serie) tampoco sea capaz de dinamizar mucho una conducción, que, por otra parte, es de lo más placentera para ir tranquilo(s).

Así que si estás pensando en un silencioso y refinado gasolina como este, mi consejo es que te lo tomes con calma a la hora de darle al configurador y al conducirlo y que no bajes de los 150 CV de esta unidad. 

Por una parte, porque el hecho de que el precio de partida con promoción no se vaya mucho de los 30.000 euros es interesante, si no te empeñas en buscar extras muy caros.

Y por otra, porque las emociones, en este caso, no están en respuestas de infarto ni en pasos por curvas enlazadas en el que el chasis se pegue al suelo, sino en la vida a bordo.

El Compass es un coche para todo pero elegante, para hacer muchos kilómetros solo o en buena compañía con etiqueta C -eso sí-, con buena habitabilidad y capacidad de carga, consumos de gasolina contenidos... y ese puntito típico de Jeep que te asegura unas mínimas cualidades camperas aunque conduzcas uno de sus modelos más urbanitas y 4x2 como este Compass. 

Así que si eres de los que huye de las estridencias y valora el equilibrio de las cosas bien hechas, ya sabes. 

Mi opinión

Después de que la marca pasara a usarse por muchos como un genérico de 'todoterreno', el fabricante se inventó el eslogan de 'Jeep sólo hay uno'. Sin embargo, hay muchos ya y el Compass, fiel a su nombre, trata de ser un SUV intermedio en formas, prestaciones y precios... pero con un plus de elegancia, lujo, seguridad y confort.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUV

Valoración

Nota7

Haciendo honor a su nombre, el Jeep Compass 2022 quiere seguir siendo equidistante entre los Jeep de acceso y los de alta gama. ¿Lo logrará?

Lo mejor

Calidades, habitabilidad y confort de marcha

Lo peor

Precio, respuesta del motor