Logo Autobild.es

Prueba Audi Q4 e-tron 40: podría ser el primer coche de la familia y razones no le faltan

Amplio, equilibrado, bonito... y se puede acoger al Plan Moves 3

Prueba Audi Q4. Con la economía de escala que impera en el mundo del automóvil sucede lo mismo –salvando las lógicas distancias– como con los partos múltiples: que aunque a todos los hijos se les quiere por igual, unos resultan más guapos que los otros. 

En el caso que nos ocupa, el Audi Q4, la novísima criatura de la familia e-tron de Audi, comparte plataforma (MEB) y genes con el Volkswagen ID.4 y el Skoda Enyaq. Para gustos, los colores, pero en mi humilde opinión, de los tres cuatrillizos conocidos –en breve conoceremos más detalles del Cupra Born, el cuarto hermano–, el ID.4 es el menos agraciado... Las comparaciones es lo que tienen, que son odiosas.

Sea como fuere, y esta es mi humilde opinión, el Audi Q4 goza de un aspecto muy atractivo, a lo que contribuye su imponente aspecto exterior, en especial su frontal y sus líneas de tensión.

Prueba Audi Q4 e-tron Madrid

En el interior, el Audi Q4 despliega su saber hacer, con un habitáculo que destila calidad, modernidad y buenos acabados, es decir, un Audi con todas las de la ley.

En este sentido, me gusta especialmente el puesto de conducción, muy tecnológico, enfocado hacia el conductor, con dos enormes pantallas: de 10,25'' del Virtual Cockpit, con control de voz natural, y de 11,6'' del sistema de infotainment MMI táctil. Incluye servicios de Audi Connect y Audi phone box, sin olvidar Apple Car Play y Android Auto.

No te lo pierdas: VÍDEO prueba del Audi Q4 e-tron 50

Asimismo, el volante –con diseño achatado y nuevo diseño del logo de los cuatro aros– cuenta con controles táctiles de respuesta háptica, que funcionan de maravilla, tras haberlos podido probar durante el recorrido con el Audi Q4.

Prueba Audi Q4 e-tron Madrid

Otro detalle que me gusta del puesto de conducción es la consola central flotante en la que se ubica el selector de las marchas, el botón de arranque y otros controles. Debajo hay un enorme hueco portaobjetos en el que cabe de todo. En total, en todo el habitáculo hay huecos portaobjetos con un volumen total de 24,8 litros.

Un aspecto que destaco en el Audi Q4 como en sus hermanos de plataforma MEB es el enorme espacio interior. En las plazas traseras no voy cómodo, sino lo siguiente.

Prueba Audi Q4 e-tron Madrid

Hechas las presentaciones es hora de poner a prueba el Audi Q4. Accedo a su interior y como buen Audi encuentro la postura idónea con solo sentarme. Tengo por delante un recorrido de unos 120 km, sobre todo con mucho tramo por puertos de montaña.

Para esta primera toma de contacto, elijo el motor que, según los responsables de Audi en España va a acaparar la mayoría de las ventas: Q4 e-tron 40 de 150 kW (204 CV), tracción trasera, batería de 82 kWh y hasta 519 km de autonomía (ciclo WLTP). Es decir, con esta autonomía podría convertirse en el primer coche de la familia sin problemas. Y, además, el primer coche eléctrico.

Tras abandonar los tramos urbanos, y entrar en la autopista, empiezo a detectar uno de las aspectos a mejorar a mi juicio del Q4: el botón de los modos de conducción. Y es que está situado junto al botón de arranque, y más de una vez al intentar cambiar de modo, se me fue el dedo al botón de arranque. ¿No sería más lógico colocarlo en el volante?

El control de los modos de conducción se halla por encima del botón de arranque
El control de los modos de conducción se halla por encima del botón de arranque

Detalle nimio, porque hasta ese momento el Audi Q4 me está gustando mucho. Y el buen sabor de boca se confirma cuando empieza el rock&roll en el puerto de montaña de la Morcuera, en la sierra madrileña. Además de ser una carretera para enlazar curva a curva y en donde la tracción trasera del Q4 incluso da su punto de diversión, es una vía de entorno muy bello. 

Circulo en modo Dynamic y al mismo tiempo que la autonomía va cayendo con rapidez –aire acondicionado activado mediante–, también noto en los cambios de apoyo y al salir de las curvas cierta pesadez, como si le pesaran... las baterías. 

La dirección, por su parte, es precisa, durita y lleva el Q4 donde se le dice, y las suspensiones filtran todo y más, pero son firmes. 

Prueba Audi Q4 e-tron Madrid

Al contemplar el estado de la autonomía, es hora de tomar medidas: pasar a modo Eco, con máximo nivel de retención de los cuatro que hay (One Pedal). Y funciona. Recupero más de un 20% de lo perdido, sin perder brío.

Con todo, termino la primera parte del recorrido con un consumo de 20,4 kWh (su consumo medio oficial es de 17,3 kWh) y 316 km de autonomía (partí con 481 km).

Prueba Audi Q4 e-tron Madrid

En la segunda parte de la prueba del Audi Q4, opto por el motor e-tron 50, con la misma batería de 82 kWh pero 220 kW (299 CV) de potencia y 487 km de autonomía. Y lo más importante, dos motores y tracción quattro.

Sin duda se notan sus 70 kW adicionales no solo en brío en carretera abierta, sino sobre todo en la salida de las curvas: la tracción quattro aporta control total y la potencia extra le da el impulso necesario para salir airoso y con mucha alegría de cualquier entuerto.

A ello se suma que con esta unidad de pruebas he podido probar el head-up display de realidad aumentada. Con ligeros toques Audi funciona igual de bien –me parece un gran invento– que en el VW ID.4 y el Skoda Enyaq. Eso sí, con gafas polarizadas, la experiencia pierde enteros, pues no se distingue bien la información.

Conclusión

Llega el momento de discernir: ¿valen la pena los 70 kW extra o me quedo con el motor e-tron 40? Hay una diferencia de menos de 5.000 euros en favor de este último (58.160 euros frente a 53.560, ambos con acabado Advanced), y para una familia normal considero que el extra de autonomía es más valioso que la potencia. Además, el Audi Q4 e-tron 40 sí puede acoger al Plan Moves 3, un factor determinante.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUV, SUV compacto, SUV deportivo, SUV de lujo

Valoración

Nota8

Prueba Audi Q4 e-tron. tras el e-tron y el e-tron GT, ahora llega el SUV compacto eléctrico que demuestra un gran equilibrio dinámico y una calidad típicamente Audi.

Lo mejor

Diseño interior, amplitud del habitáculo, acabados, equilibrio dinámico

Lo peor

Ubicación botón modos de conducción, le falta un poco de empuje al motor 40 e-tron