Patrocinado por:

Práctico

Reparaciones: que no te timen en el taller

Reparaciones: que no te timen en el taller

Redacción Auto Bild

11/02/2011 - 13:33

¿Temes que te cobren demasiado por arreglarte el coche? Antes de acudir al taller es muy recomendable que conozcas todos los derechos y las obligaciones que este tipo de establecimientos tienen para con sus clientes. En este práctico repasamos, paso por paso, los más importantes puntos a tener en cuenta para que una reparación sencilla no termine quitándote el sueño.

Uno de los mayores inconvenientes que tienen los coches es que tarde o temprano requieren algún tipo de reparación. Ya tengan más años o menos, ninguno se libra de pasar por el taller unas cuantas veces a lo largo de su vida. Este trago nunca es algo agradable, sobre todo si no tienes un mecánico de confianza al que recurrir o si el establecimiento al que vas habitualmente te genera alguna que otra duda. Aunque no tendrías por qué estar preocupado, ya que la mayoría de estos talleres cuentan con excelentes profesionales que cumplen estrictamente con la ley, nunca está de más conocer tus derechos y sus obligaciones antes de visitar uno de ellos.

Para que no te lleves ninguna sorpresa desagradable a la hora de abonar el importe, AUTOBILD.ES te ofrece una completa guía con los problemas más habituales que te pueden surgir si tuvieses la mala suerte de no dar con el profesional adecuado. Lee con mucha atención estos 15 consejos, ya que en ellos encontrarás, cronológicamente, todo lo que debes saber para que tu coche te dé los mínimos disgustos durante su paso por el taller.

1. Tienes derecho a elegir

En 2010, la Comisión Europea aprobó una norma que despejaba cualquier duda legal (véase el número 242 de AUTO BILD) sobre las reparaciones de coches que aún se encontraran en el periodo de garantía: ¿se pierde ante una reparación en un taller independiente? La respuesta es ‘no’. La norma deja claro que el propietario, si lo estima conveniente -por razones de confianza, cercanía, precio,etc.-, puede llevar su vehículo a un centro que no sea el oficial de la marca sin que ello suponga una pérdida automática de esa ventaja.

2. Identifica el centro

Los talleres deben tener una placa distintiva en la puerta. En la parte superior se muestra la actividad que desarrolla: si tiene dibujada una llave inglesa indica que es un taller mecánico; una flecha quebrada, reparaciones de electricidad; un martillo, arreglos de carrocería; y una pistola de pintar muestra que es un taller de pintura. En la parte inferior están escritas las siglas de la provincia y el número de registro industrial, mientras que en la zona central se indica la especialidad del taller. En este punto, Internet te puede ser muy útil para buscar el que esté más cerca de tu casa, pedir cita o consultar precios. 

3. Las cosas claras

Es obligatorio que el taller tenga a la vista una lista de precios de la mano de obra de todos los servicios que ofrece, el horario de atención al público y una breve información sobre los derechos del usuario. Además, el local debe indicar que posee hojas de reclamación a disposición de sus clientes. Éste es el momento de confirmar los precios que consultaste por Internet y comprobar si algo es más caro de lo que te habían dicho.

4. Pide tu resguardo

Los talleres están obligados a entregarte un resguardo de depósito que deberías presentar luego para recoger tu coche. Si te dan un presupuesto (consejo número 5), éste debe cumplir las funciones de ese resguardo. Si le ocurriese algo a tu vehículo o fuese robado, este documento será básico para cualquier reclamación.

5. Importante: el presupuesto

Antes de arreglar tu coche, el taller deberá entregarte un presupuesto por escrito donde figuren las reparaciones que van a efectuar, los elementos que es necesario sustituir y cualquier otra tarea que tengan que realizar en tu vehículo, con indicación del precio total desglosado. El presupuesto tiene una validez de 12 días hábiles, por lo que no tienes por qué decidirlo en el momento. Puedes tomarte tu tiempo y hacer una llamada a algún amigo o familiar para que te aconseje y, así, valorar si te compensa hacer la reparación, o por el contrario, prefieres esperar a otro momento. Pide más presupuestos en otros talleres para  contrastar precios.

6. Puedes decir "no"

Aunque te hayan elaborado tu presupuesto no estás obligado a aceptarlo. Por el motivo que sea puedes rechazar hacer el arreglo. Si no aceptas, tendrías que firmar una hoja de reparación en la que ponga "Renuncio al presupuesto". Si por el contrario lo rechazas, es posible que tengas que pagar los gastos de la revisión que permitió diagnosticar la avería. 

7. Daños ocultos

El taller se ajustará a los arreglos que figuran en el presupuesto, sin poder realizar otros trabajos no reflejados en él. Si durante la reparación surgiesen otras averías que no figuraban por escrito, el taller tiene un plazo de 48 horas para informarte de los defectos ocultos, así como del precio de su arreglo. Sólo podrán trabajar con tu consentimiento. Por ejemplo, en los coches antiguos -o en los modernos de las zonas costeras o montañosas con mucha humedad- es frecuente que haya corrosión en elementos que no se ven a simple vista. 

8. Puedes "parar"

Tienes derecho a paralizar la reparación y retirar tu vehículo por cualquier circunstancia o imprevisto que te surja. En ese caso, deberás pagar al taller el importe de los trabajos realizados hasta esa fecha. 

9. Que no te cobren de más

El taller no puede cobrarte un importe extra al precio de venta al público de las piezas y repuestos que utilice en la reparación. Además, deberá tener a tu disposición el documento que justifique su origen y coste. 

10. ¿Nuevo o usado?

Para la reparación, el centro tiene la obligación de usar única y exclusivamente piezas nuevas. Sólo si tú estás de acuerdo, podrán emplear piezas reconstruidas o de desguace. En ese caso, el taller deberá responsabilizarse por escrito de que dichas piezas están en perfecto estado. Algunos talleres no tendrán ningún inconveniente en que les lleves tú mismo la pieza que quieres que te coloquen, con lo que sólo podrán cobrarte la mano de obra.

11. Las piezas son tuyas

Un buen taller debería entregarte las piezas viejas que hayan sido repuestas. A su vez, no está de más que te muestren dónde tienen el defecto y por qué se produjo. 

12. La factura

El taller tiene la obligación de entregarte una factura tras la reparación. A veces, cuando se acude al taller de un conocido, te pueden ofrecer la posibilidad de no hacértela para no cobrarte el IVA. Recuerda que, además de ser una práctica ilegal, podrías tener problemas en un futuro ante cualquier reclamación del trabajo que te han realizado. En la factura deberán figurar en primer lugar tus datos y los del taller. Además tendrán que aparecer detalladas las operaciones y los gastos, las piezas sustituidas y las horas de trabajo, con el importe desglosado de cada uno de estos conceptos. Si la factura es para una empresa, debe figurar el IVA desglosado para poder desgravarlo cuando hagas la declaración de la Renta. 

13. Sé puntual en la llegada

Ten en cuenta que el taller puede cobrarte gastos de estancia por el depósito del vehículo una vez que hayan elaborado el presupuesto o reparado el coche y tú no hayas ido a recogerlo. Sin embargo, únicamente deberás abonarlos cuando te hayan informado de la situación y tú no te pronuncies en un plazo de tres días hábiles. Los gastos de estancia sólo procederán cuando tu coche se encuentre en locales bajo custodia del taller. Para evitar esta situación es conveniente que te informes bien de los plazos de la reparación.

14. Garantía de reparación


Todas las reparaciones tienen una garantía de tres meses o 2.000 km, que cuentan desde la fecha en la que retires tu vehículo -a no ser que hayas pactado una garantía superior-. Durante ese periodo tienes derecho a que el centro te solucione todas las averías que puedan surgir en las piezas que te arreglaron. Esto incluye los nuevos materiales  o repuestos, la mano de obra e incluso los gastos surgidos por desplazamiento.

15. Reclamaciones

Si tras una mala reparación, el taller no se quiere hacer responsable del arreglo y llegar a un acuerdo amistoso, puedes acudir a las Juntas Arbitrales de Consumo antes de recurrir a un juicio ordinario. El sistema arbitral es gratuito, pero tiene el inconveniente de que ambas partes tienen que firmar que voluntariamente acatarán el pronunciamiento de la Junta. Para ello, debes cumplimentar una de las hojas de reclamación del taller. En ella tienes que escribir tu queja y remitirla por correo certificado junto con copia del presupuesto de reparación y de la factura definitiva a los Servicios de Inspección de Consumo de la Comunidad Autónoma del taller. En  la web www.consumo-inc.es podrás encontrar todos lo detalles y resolver tus dudas sobre cómo funcionan las Juntas Arbitrales de Consumo.

EN RESUMEN

Lo más importante es no dar nada por entendido cuando se acude a un taller, es decir, que todo quede por escrito. Recuerda que es obligatorio que te entreguen un presupuesto y que se ajusten a él. Tampoco pueden cobrarte un sobreprecio en las piezas que utilicen. Y por supuesto, no caigas en la ilegalidad de no pedir factura, ya que ésta es imprescindible ante cualquier reclamación. No tienes por qué dudar del taller, pero, cuando hay dinero de por medio, es mejor conocer bien tus derechos y evitar cualquier acto de picaresca.



Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de Redacción

Redacción Auto Bild

Redacción Auto Bild

-

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Encuéntralo

Buscador de coches